Referéndum en Reino Unido

20 respuestas a lo que vendrá tras la consulta del 'brexit', según sus protagonistas

Desde Cameron hasta Margallo, ésta es la 'bola de cristal' sobre las consecuencias de la votación de este jueves. 

Reino Unido acude a las urnas para escoger su futuro mientras Europa observa.

Reino Unido acude a las urnas para escoger su futuro mientras Europa observa. Reuters/Efe/Getty/EE

La consulta popular celebrada este jueves en el Reino Unido ha dado la victoria a aquellos que defendían que el país se fuera (leave) de la Unión Europea, un referéndum que ha mantenido a líderes políticos y financieros alerta. En el Reino Unido, el debate previo a la votación se había centrado en las supuestas ventajas e inconvenientes económicos de cada una de las dos opciones, así como en una encendida discusión sobre la inmigración en el país.

La campaña a favor de la permanencia en el club de los 28, liderada por el primer ministro David Cameron, enarbola el lema de que los británicos son “más fuertes, les irá mejor y están más seguros” si continúan su asociación con Bruselas. La campaña que defiende el brexit, y cuya mayor cabeza visible es el también conservador y exalcalde de Londres Boris Johnson, asegura que una salida de la UE les permitiría controlar sus fronteras, tener tratados comerciales independientes y definir su gasto público libremente.

Este jueves 23 de junio el Reino Unido toma una decisión que afectará al resto del mundo, con las últimas encuestas ligeramente inclinadas de nuevo a favor de la permanencia y las casas de apuesta británicas -un buen termómetro en elecciones- votando en un 85% por que el remain saldrá ganador.

Éstos son los argumentos que han expuesto los protagonistas políticos y financieros tanto dentro como fuera de las fronteras británicas sobre lo que sucederá tras el referéndum:

1. David Cameron: “Tendría que comenzar a recortar en cosas como la seguridad social o nuestro sistema de pensiones”

El primer ministro presume del acuerdo que consiguió pactar en febrero con la UE para que el Reino Unido goce de un “estatus especial” en el Club de los 28, con medidas como poder activar un freno a las ayudas sociales de ciudadanos europeos no británicos o una cláusula de salvaguarda para la City de Londres (aquí, las claves de aquel pacto). El líder conservador advierte de que si los británicos optan por salir de la UE, habrán alcanzado un “punto de no retorno”.

“Lo que obtenemos si nos quedamos son mis cambios para el bienestar, de forma que si alguien viene de la UE para trabajar en Reino Unido, no cobran los beneficios del desempleo mientras estén en Reino Unido, si no consiguen un trabajo en seis meses se les puede pedir que se vayan, y si consiguen un trabajo, tienen que trabajar durante cuatro años pagando a nuestro sistema antes de obtener un acceso total a nuestro sistema de bienestar”, argumentó en el programa de Andrew Marr de la BBC.

En una entrevista al dominical The Observer aseguró que en caso de brexit, “tendría que comenzar a recortar en cosas que la gente realmente valora, ya sea el dinero que va al NHS [seguridad social] o el apoyo a nuestro sistema de pensiones”, aseguró. Su ministro de Finanzas, George Osborne, fue más concreto: cifró en 39.000 millones de euros el ajuste que exigiría una salida, algo que afectaría a asuntos como las pensiones o la Sanidad, además de exigir una subida de impuestos.

“Lo que realmente pasará si nos vamos es que aún querremos vender a ese mercado único, por lo que aún tendríamos que cumplir todas las normas y regulaciones de Bruselas pero sin estar en la mesa [de negociación]”, dijo en un debate televisado discutiendo con el líder del antieuropeo UKIP, Nigel Farage. “Yo diría que no es una forma de comportarse para la quinta economía del mundo”,

2. Boris Johnson, exalcalde de Londres: “Podemos conseguir un acuerdo como los canadienses”

El que fuera primer edil de la capital británica hasta hace poco más de un mes encabeza la campaña por el leave (irse) de la UE en el partido conservador. Los argumentos giran en torno a la gestión interna sin interferencias desde Bruselas, una economía independiente y sin problemas con la inmigración

“Si nos salimos [de la UE] podemos recuperar el control y si apostamos por la democracia, defenderemos los millones de personas en toda Europa que no tienen voz", defendió en el último debate televisado de la campaña este martes. “Creo que podemos conseguir un acuerdo como han hecho los canadienses, basado en el comercio y librándose de los aranceles. Es un futuro muy, muy próspero el que veo”, apuntó cuando aún era alcalde de Londres el pasado marzo.

Como concluyó en un sonado discurso el pasado mayo, para él se trata de “una elección entre ser arrastrados cada vez más a un ‘Superestado’ federal o posicionarnos ahora”.

3. Sadiq Khan, alcalde de Londres: “Nuestros trabajos, prosperidad y seguridad están en juego”

El laborista musulmán de origen paquistaní que sustituyó a Johnson al frente de la capital británica tras las elecciones municipales de mayo representa los valores opuestos a su antecesor sobre el brexit. En una de sus primeras intervenciones tras ser elegido ya dejó claro que se comprometía a frenar la salida del Reino Unido y ha hecho campaña codo con codo con su adversario político en otras lides, el primer ministro.

“La inmigración ha traído grandes beneficios económicos, culturales y sociales a nuestro país”, argumentó Khan en el debate, defendiendo que el Estado del bienestar tal como lo conocen los británicos es gracias a la UE. “Esta decisión tendrá un impacto sobre nuestros trabajos, nuestra prosperidad y nuestra seguridad durante décadas (...). Ésta es la lucha de nuestras vidas”.

4. Jeremy Corbyn, líder laborista: “¿Damos un paso hacia un futuro desconocido?”

El líder del Partido Laborista votó en contra de permanecer en la Comunidad Económica Europea en el referéndum británico de 1975 y ha reconocido que su defensa actual por permanecer en la Unión es de un 7/ 7,5 sobre 10, lo que se ha reflejado en su escasa implicación en la campaña a favor de ella. Su defensa a favor de quedarse ha sido tan tímida, que ya anticipó en una entrevista con ciudadanos en Sky News que él no se piensa responsabilizar de los resultados si el Reino Unido se decide por el brexit: “No me declararé culpable de la decisión de la gente”.

“¿Nos quedamos para proteger el empleo y la prosperidad del Reino Unido, que depende del comercio en Europa, o damos un paso hacia un futuro desconocido si salimos?", ha dicho esta misma semana el líder del Partido Laborista. Se suma a la idea de Cameron sobre el estado de bienestar dentro de la UE.

“Un voto por el leave (salida) es un voto que pondría nuestro NHS (sistema de seguridad social) en riesgo (...). Lo pondría en manos de aquellos que quieren acabar con él, para poner fin a este servicio gratuito”, dijo en un encuentro con el sindicato nacional TUC, según recogieron los medios británicos.

5. Gordon Brown, ex primer ministro: “Votar por quedarnos es mantener nuestra voz en el escenario mundial”

Es el exmandatario laborista quien ha encabezado la bandera por el ‘IN’ en su partido. Y es que a él atribuyen los medios británicos gran parte de la responsabilidad de que Escocia votara quedarse en el Reino Unido cuando en septiembre de 2014 celebró su referéndum por la independencia. Aunque su entrada en escena tampoco se produjo -salvo un apasionado discurso en la London School of Economics el pasado mayo- hasta que las encuestas pasaran de estar siempre ligeramente a favor de la UE a virar a favor del brexit hace unas semanas (esta semana han vuelto a inclinarse en sentido proeuropeo).

Fue el 13 de junio, a diez días de la consulta y por sorpresa. Reemplazó a Cameron en un mitin en Leicester “en el último momento”, según la BBC. “¿Qué mensaje lanzaremos al resto del mundo? Deberíamos ser un líder en Europa, no dejarla (...). Votar por quedarnos es (votar por) un futuro positivo, más fuerte y la alternativa a un brexit tory (conservador). Es más fortaleza para el empleo, los derechos laborales y para mantener una voz británica en el escenario mundial”.

6. Nigel Farage, UKIP: “Retomaremos el control de nuestras fronteras”

El líder del partido antieuropeo UKIP ha centrado su campaña en uno de los temas más controvertidos del debate: la inmigración en el contexto de la crisis económica de los últimos años y avivado por la crisis de refugiados que estalló el año pasado en la Unión Europea.

“Lo único que hemos dicho en esta campaña del referéndum ha sido que queremos volver a tomar el control de nuestras vidas, volver a tomar el control de nuestras fronteras y poner un marcha una política de inmigración responsable”, justificó ante el polémico póster que mostraba personas entrando en Europa durante la crisis de refugiados bajo el lema “La UE nos ha fallado”.

“Quedarnos significaría continuar siendo parte de una unión política que hace la mayoría de nuestras leyes, que está hundida en una eurozona de crisis calamitosa y que tiene claras ambiciones para una integración más profunda, incluidos planes para un Ejército de la UE”, expuso en un artículo publicado en The Independent.

7. Nicola Sturgeon, Escocia: “Propondremos otro referéndum si sale el brexit

La ministra principal de Escocia y líder del Partido Nacionalista Escocés es una de las grandes defensoras de la permanencia. Tanto es así, que si el referéndum de este jueves resulta en una salida de la UE, Escocia volverá a convocar una consulta popular sobre su propia permanencia al Reino Unido.

“Nuestro manifiesto fue muy claro: el Parlamento escocés debería tener el derecho de proponer otro referéndum bajo estas circunstancias. Incluso si no tomáramos la decisión directamente, sin duda pasará en un espacio de tiempo; tendremos que empezar a hacer ciertas cosas para mantener esa opción abierta”, ha explicado esta semana en una entrevista concedida a The Guardian.

En opinión de Sturgeon, el asesinato de la diputada laborista Jo Cox la semana pasada influirá “inevitablemente” en el referéndum (Farage también lo cree). No necesariamente de forma directa, pero sí como una muestra de que el debate se había “envenenado” en torno a la inmigración, en lugar de abordar el tema migratorio de forma “legítima” en el contexto del posible brexit.

8. Jo Cox, diputada asesinada: “No abandonéis la Europa por la que luché”

La cita no es estrictamente suya. Pertenece a una carta de un veterano de la Segunda Guerra Mundial publicada por The Guardian el día antes de que asesinaran a esta diputada laborista, que era muy activa en la campaña por el ‘IN’ (dentro) pues consideraba que ofrecía “enormes beneficios”. Un enlace a esta petición por permanecer en la UE fue su último tuit.

“La inmigración es una preocupación legítima, pero no es una buena razón para salir de la UE. Abandonar la UE no resolverá el problema. Más de la mitad de todos los migrantes vienen de fuera de la UE (...). La libre circulación de los ciudadanos de la UE no se pararía automáticamente si nos fuéramos (...). Dejar la UE dañaría nuestros propios bolsillos”, escribió en un artículo de opinión en el periódico local Yorkshire Post pocos días antes de su muerte.

9. Isabel II se pronuncia según lo que diga el Gobierno… que sufre divisiones internas

A las puertas del referéndum saltó la polémica de la mano de Daily Beast por un artículo del biógrafo real Robert Lacey, que contaba que “aparentemente” la reina de Inglaterra había pedido a sus invitados a una cena que le dieran “tres buenas razones por las que el Reino Unido debería ser parte de Europa”. Son rumores que no se han podido confirmar, y el hermetismo en torno a la Corona británica ha evitado que la bola creciera. Lacey defiende que la Reina únicamente habría pretendido impulsar el debate.

Un portavoz del Palacio de Buckingham se ha limitado a recordar que la monarca “está por encima de la política y actúa según el asesoramiento de su Gobierno en asuntos políticos”, ha informado The Independent. Lo que no ha recordado es que aunque Cameron está a favor de la permanencia, 6 de los miembros 24 que conforman su gabinete defienden el brexit, según un repaso de la BBC. Entre quienes disienten con el premier está el ministro de Justicia, Michael Gove.

La familia real tradicionalmente no acude a las urnas y guarda silencio sobre sus preferencias. El sensacionalista diario The Sun, que ha pedido expresa y repetidamente a sus lectores votar a favor del brexit, publicó una portada en la que aseguraba que Isabel II “apoya” la salida de la UE. Fue obligado a retractarse por los reguladores de la prensa británica por no ser veraz.

Durante las recientes celebraciones por su 90º cumpleaños, la reina de Inglaterra dijo que hay “muchos beneficios que puede fluir cuando la gente se junta con un propósito común, como familia, amigos o vecinos”, según Lacey. Y los británicos siguen preguntándose si su jefa de Estado está a favor o en contra de permanecer en la Unión.

LA VISIÓN DESDE FUERA DEL REINO UNIDO

En la Unión Europea las instituciones decidieron guardar silencio y no intervenir en la campaña para dejar que los británicos resolvieran el asunto en casa. Fue por petición expresa de los políticos británicos, según fuentes parlamentarias, como informó EL ESPAÑOL. Por eso sus pronunciamientos al respecto son escasos.

10. Donald Tusk: “El brexit podría ser el principio de la destrucción de la civilización occidental”

El presidente del Consejo Europeo es el líder más preocupado por las repercusiones del referéndum británico en Bruselas. “En tanto que soy historiador, temo que el brexit podría ser el principio de la destrucción no sólo de la UE sino también de la civilización occidental en su conjunto”, ha dicho al periódico alemán Bild

“Hago un llamamiento a los ciudadanos británicos: quedaos con nosotros. Os necesitamos. Juntos podremos afrontar los retos futuros. Separados será más difícil”, ha afirmado.

11. Jean-Claude Juncker: “Los desertores no serán bienvenidos con los brazos abiertos”

El presidente de la Comisión Europea es partidario de castigar a los británicos si deciden irse de la UE. “Estoy seguro de que los desertores no serán bienvenidos con los brazos abiertos. (…) No es una amenaza, pero nuestras relaciones ya no serán las mismas que ahora”, ha afirmado en Le Monde.

“Espero que los británicos se guíen por el pragmatismo, ya que es una virtud británica. Los británicos necesitan a la UE y la UE necesita el pragmatismo británico”.

12. Martin Schulz: “Si dejan la UE, habrá más peticiones de referendos para salir”

El presidente del Parlamento Europeo cree que el brexit desencadenaría un efecto dominó que conducirá a la desintegración de la UE. “Si los británicos dejan la UE, habrá peticiones de más referendos para salir”, ha explicado Schulz al Frankfurter Allgemeine Zeitung.

“En el globalizado siglo XXI necesitamos a Reino Unido más que nunca, y estamos convencidos de que Reino Unido estará mejor como parte de la Unión Europea”, sostiene Schulz.

13. José Manuel García- Margallo: “Al día siguiente hablaremos de Gibraltar”

El ministro de Exteriores español opina, como otros políticos europeos, que Cameron cometió un error al convocar un referéndum innecesario. Pero le ve una ventaja si finalmente se produce la salida que no desea: cree que reivindicar Gibraltar sería más factible, aunque la fórmula por la que apuesta es una de “co-soberanía”.

“Si el Reino Unido se fuese, que Dios no lo quiera, (...) por lo menos los 19 países que compartimos moneda tenemos que dar un salto gigantesco en la federalización de los Estados Unidos de Europa para que la salida no se interprete como un principio de deshielo del proyecto europeo. Es verdad que nos da la oportunidad de tener un papel todavía más importante del que tenemos con los Estados Unidos y no se olvide usted de una cosa: hablaríamos de Gibraltar al día siguiente”, dijo en una entrevista en marzo pasado con RNE, unas declaraciones que no sentaron nada bien al ministro principal del Peñón, Fabian Picardo. Gibraltar tiene un fuerte movimiento a favor de quedarse en la Unión Europea.

14. Mariano Rajoy: “El brexit sería la peor noticia en términos económicos en muchos años”

El presidente en funciones del Gobierno también trató la polémica en los micrófonos de Radio Nacional la semana pasada, tras anunciarse la visita de Cameron al Peñón para hacer campaña en contra del brexit (lo que se anuló tras la muerte de Jo Cox). Rajoy afirmó: “Gibraltar es español, y así seguirá siéndolo gane el brexit o pierda”.

Por otra parte, el líder del PP opina que la salida del Reino Unido de la UE sería una “catástrofe” para la economía de los británicos y del resto de europeos. Para Rajoy supondría "la peor noticia en términos económicos que podría haber en muchos años".

Defiende que el Reino Unido permanezca en la UE y en un acto de campaña en Zaragoza el pasado día 15 recordó que cada año vienen a España 15 millones de británicos, 400.000 viven en este país y “muchos españoles” trabajan en el Reino Unido.

15. Luis de Guindos: “Se ha abierto la caja de Pandora, pero hay un plan B”

Para el ministro de Economía en funciones la aparición en escena del referéndum británico se ha convertido en una piedra en el camino por reconstruir la confianza inversora en España y en la deuda pública que necesita emitir para refinanciar la deuda pública, debido a que se incrementa el riesgo financiero.

"A España le están pagando por prestarle dinero. Es una señal fundamental de confianza. Eso no se puede perder, más aún en un momento de nerviosismo por el brexit, la desaceleración económica mundial y la limitación de la política monetaria”, dijo en declaraciones recogidas por EL ESPAÑOL en Santander.

En su opinión, si Reino Unido sale de la UE hay un plan B en la recámara, pero no desveló cuál. "Evidentemente los 'planes B' están ahí y no se desvelan porque a lo mejor no hay que aplicarlos". Asimismo considera que, sea cual sea el resultado de la votación, "el referéndum sobre el brexit ha abierto la caja de Pandora del populismo en Europa, y esperemos que seamos capaces de cerrarla", señaló al diario Expansión.

16. Fabian Picardo pide que Inglaterra se vaya sola si los otros reinos y Gibraltar deciden quedarse

El ministro principal de Gibraltar aseguró en una entrevista con EL ESPAÑOL que en el Peñón hay “unanimidad partidaria” a favor de la permanencia. Considera que en un mundo globalizado “lo único que tiene sentido” para Reino Unido es “formar parte del bloque más importante de mercado”, especialmente con el acuerdo comercial del TTIP con Estados Unidos a la vista.

“Si solamente los ingleses son los que votan para salir [porque en Gales, Escocia e Irlanda del Norte las encuestas indican que la mayoría está a favor de la permanencia], entonces es posible imaginar que busquemos que Inglaterra salga y todos los demás reinos de Reino Unido y Gibraltar sigan como parte de la Unión”, propone, un escenario que sin embargo no está contemplado.

En caso de que se produzca el brexit, destaca que el Reino Unido podría negociar un acuerdo de libre comercio con la EFTA [Asociación Europea de Libre Comercio, integrada por Noruega, Suiza, Liechtenstein e Islandia] o EEA [Área Económica Europea].

17. Barack Obama, “Reino Unido tendrá que ponerse a la cola para nuevos acuerdos comerciales”

El presidente de Estados Unidos es el único mandatario extranjero que ha hecho campaña activa en el debate sobre el brexit, y lo ha hecho para apoyar claramente la permanencia del Reino Unido en la UE, pues el mercado europeo es el “principal socio comercial” de Washington.

"Podrían pasar cinco años a partir de ahora, podrían ser diez años antes de que pudiéramos llegar a algo (sobre un nuevo acuerdo comercial con el Reino Unido...). El Reino Unido no podría negociar algo con EEUU con mayor rapidez que la UE”, advirtió  en una entrevista con la BBC durante su reciente visita a Londres. Un par de días antes en una rueda de prensa junto a David Cameron en la capital británica había sido más tajante asegurando que Londres quedaría “a la cola” en negociaciones comerciales.

18. Mario Draghi: "El BCE proveerá de la liquidez necesaria"

El presidente del Banco Central Europeo es el único que tiene un plan claro entre las instituciones europeas para el día siguiente del referéndum: inyectar liquidez si gana el brexit para estabilizar los mercados.

“El BCE está preparado para todas las eventualidades tras el referéndum sobre la UE en Reino Unido (...), para proveer de la liquidez necesaria a los mercados (...). Es muy difícil prever las diferentes dimensiones en las que puede impactar en los mercados y las economías de la eurozona”, ha dicho en la Eurocámara.

19. George Soros: “Podría desencadenar un éxodo generalizado”

Fue declarado el enemigo público 'número uno' de Reino Unido en 1992 cuando apostó (y ganó) a que la libra sería expulsada del Sistema Monetario Europeo (SME), el primer gran cisma en la construcción de la UE. Para el multimillonario de origen húngaro, el brexit provocaría un desplome súbito de la libra y el principio de la desintegración europea.

“Si Reino Unido abandona la UE, al menos tendrá un efecto clarísimo e inmediato sobre cada hogar: el valor de la libra caerá de forma vertiginosa. Podría desencadenar un éxodo generalizado, y la desintegración de la UE sería prácticamente inevitable", dijo en sendas entrevistas con The Guardian y The Wall Street Journal.

Soros se ha convertido en una de las voces más críticas con la zona de euro, especialmente, a raíz de la crisis de deuda que se inició en 2010.

20. Sol Daurella, Coca-Cola: “Puede afectar negativamente a los negocios”

La presidenta y principal accionista de la gigantesca embotelladora europea de refrescos acaba de colocar en bolsa la empresa que dirige y el brexit se ha convertido en uno de sus primeros desafíos. “Si el resultado del referéndum es un voto a favor de que el Reino Unido abandone la Unión Europea, eso puede afectar negativamente a la operativa, a la regulación, la moneda, los seguros y a los impuestos a los que está sujeto ‘Orange’ (denominación de su negocio británico para Coca Cola)”, como publicó este diario. “De ocurrir, los activos de ‘Orange’ en un país que reintrodujera la moneda local pueden estar sujetos a cambios en su valor cuando se exprese en euros”.

Daurella es consejera de Banco Santander, la segunda mayor fortuna femenina en España y socia histórica de la multinacional de refrescos en España, además de Nestlé en la distribución de su marca de cafés Nespresso.

Este 23 de junio 46,5 millones de británicos decidirán si quieren seguir formando parte de la Unión Europea o prefieren emprender su propio camino. De votar a favor del brexit, el divorcio de Bruselas tardaría dos años en producirse (plazo que se puede prorrogar), como explicó en EL ESPAÑOL el exjefe de los Servicios Jurídicos de la UE, Jean- Claude Piris. Para cerrar nuevos acuerdos comerciales entre la nueva UE y Londres podría pasar una década.