Brexit

Boris Johnson: “El jueves será nuestro día de la independencia”

El exalcalde de Londres defiende la ruptura con la UE en el último debate antes del referéndum del jueves 23 de junio.

Boris Johnson, Gisela Stuart y Andrea Leadsom durante 'El Gran Debate' del martes en la cadena BBC One

Boris Johnson, Gisela Stuart y Andrea Leadsom durante 'El Gran Debate' del martes en la cadena BBC One Reuters

  1. Brexit
  2. Reino Unido
  3. Referéndum
  4. Unión Europea
  5. David Cameron
  6. Boris Johnson
  7. Sadiq Khan
  8. Londres

Los defensores de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y los de su permanencia se enfrentaron este martes por la noche en el último gran debate televisado de la BBC antes del referéndum.

Participaron por el lado del brexit el exalcalde de Londres, el conservador Boris Johnson; la diputada laborista Gisela Stuart; y la ministra de energía, la conservadora Andrea Leadsom. La permanencia estuvo representada por el nuevo alcalde de Londres, Sadiq Khan; la líder de los conservadores escoceses, Ruth Davidson; y la secretaria general de la federación de sindicatos Frances O’Grady. Era la última gran oportunidad para los políticos de tratar de influir en el 10% de indecisos que aún quedan y que podrían ser determinantes en la votación del jueves.

Los mensajes por ambos lados fueron muy claros. Los defensores de la salida se mantuvieron el argumento de recuperar el control de las fronteras, de la justicia y de la economía, mientras que los partidarios de la continuidad insistieron en señalar los riesgos que comporta la ruptura con la UE.

Desde el lado del brexit acusaron a sus rivales de proyectar el miedo con el panorama tan aciago que pintan fuera de la UE, mientras que desde la permanencia recriminaban a Johnson y compañía que mintieran sobre los inmigrantes, tema en el que se ha centrado en gran medida la campaña a favor de la salida.

Johnson dijo: "Están infravalorando tristemente lo que este país puede hacer; si nos salimos podemos recuperar el control y si apostamos por la democracia, defenderemos a los millones de personas en toda Europa que no tienen voz". "Este jueves será nuestro día de la independencia", clamó el político conservador, líder de la plataforma del brexit.

Por su parte, Ruth Davidson recordó que "no hay vuelta atrás el viernes por la mañana, vuestra decisión puede costar el trabajo de otras personas". "Debéis estar cien por cien seguros", lanzó.

Economía, inmigración y seguridad

El debate estuvo dividido en tres secciones: la economía, la inmigración y el lugar en el mundo que debe ocupar el Reino Unido. Ante una audiencia de 600 personas en el Wembley Arena que formuló seis preguntas a los panelistas, la representante sindical, Frances O’Grady, en el lado de Europa, aseguró que los derechos de los trabajadores estarían más seguros bajo el amparo de la UE y que desde el brexit tan sólo se quieren "deshacer de los derechos de los trabajadores". En el otro lado, Gisela Stuart, le recriminó: "me cuesta entender que digan un sindicato no pueda garantizar los derechos de los trabajadores y que sólo pueda hacerlo la UE".

Khan intervino para rectificar a su colega. "Gisela, estás muy equivocada, cada vez que tú y yo nos hemos sentado en un lobby para votar a favor de los derechos de los trabajadores ellos (los conservadores, en referencia a Johnson y Leadsom, que la flanqueaban) estaban en el otro lado".

Sobre el efecto que podría tener el brexit en los pequeños negocios, la conservadora Ruth Davidson aseguró que si el Reino Unido se marchaba, el resto de la UE le impondría aranceles y tasas. Su colega Boris Johnson señaló que le parecería "extraordinario" que Alemania pusiera aranceles a Reino Unido cuando es uno de sus principales mercados de vehículos.

Respecto a la inmigración, Khan denunció que desde el brexit habían estado engañando y asustando a la gente con "la gran mentira" de la entrada de Turquía en lo que dijo que era un intento desesperado por conseguir votos. Y mostró un panfleto del brexit en el que aparecía la silueta de Turquía pintada de rojo. "Los dos únicos países que enumeran son Siria e Irak", le recriminó Khan, y añadió: "Turquía no entrará, simplemente no está en la baraja". Johnson le recomendó que escuchara a la gente.

Ruth Davidson, la líder de los conservadores en Escocia, fue una dura contrincante para sus colegas tories en el lado del brexit. Criticó a Boris Johnson por no saber si se perderían puestos de trabajo en caso de salir de Europa y rectificó a Andrea Leadsom por afirmar que Bruselas controla el 60% de las leyes y regulaciones británicas. “Sólo son un 13 por ciento”, matizó Davidson.

En otro momento del debate, cuando Johnson afirmó que fuera de la UE sería más fácil para el Reino Unido hacer negocios con otros países, la líder de los conservadores en Escocia le preguntó: “¿Puedes darme sólo el nombre de un país en el mundo que dijera que sería mejor hacer negocios con nosotros? Incluso Obama dijo que nos pasaríamos al final de la cola para hacer negocios con Estados Unidos”. Cuando Davidson afirmó que “no hay nada patriótico en poner en riesgo los puestos de trabajo de la gente”, Johnson la acusó de insistir con “el proyecto del miedo”.

Ante la cuestión de la seguridad en la UE, la laborista Gisela Stuart, desde el lado del brexit, dijo que más allá de asegurar la paz, la UE estaba desautorizando a la OTAN y desestabilizando el Reino Unido destruyendo empleos y provocando el caos en su frontera por su incapacidad de lidiar con la crisis de los inmigrantes. Desde el lado proeuropeo, Khan señaló a la UE como garante de la paz en Europa. Su colega laborista Gisela Stuart precisó que fueron los Estados Unidos los que trajeron la paz a Europa, no la UE.

Entonces Davidson explicó que la Interpol, los servicios secretos británicos y otros altos mandos militares habían dicho que el Reino Unido estaría más seguro dentro de la UE. Y apuntaló: "si tengo que elegir entre los expertos o estos tres [sus oponentes del brexit) votaré a los expertos". Frances O’Grady sacó el asunto de Irlanda del Norte y se mostró preocupada ante la posibilidad de que el brexit obligara a imponer controles en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. "Deberíamos construir puentes y no muros", proclamó.