Matanza en Orlando

El autor de la masacre de Orlando fue investigado dos veces por yihadismo por el FBI

Un ataque a un bar gay causa 49 víctimas mortales / Obama insiste en la necesidad de un control de armas / El padre del autor del tiroteo apunta a motivos homófobos / Daesh reivindica el ataque.

Investigadores estudian el lugar en el que se produjeron los hechos.

Investigadores estudian el lugar en el que se produjeron los hechos.

El terror atenazó de nuevo Estados Unidos en la madrugada de este domingo. El peor tiroteo masivo en la historia del país se cobró la vida de 49 personas en una popular discoteca gay en Orlando (Florida) y dejó otros 53 heridos. El tirador también resultó abatido, ha informado la Policía de Orlando. La matanza llevada a cabo por un simpatizante del grupo terrorista 'Estado Islámico' que después también ha reivindicado el tiroteo, es el mayor ataque de signo yihadista por detrás de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los que murieron 3.000 personas. 

El autor de la matanza, identificado como Omar Mateen, nació en Nueva York hace 29 años, aunque su familia es de origen afgano. Según su padre no era una persona muy religiosa. Su exmujer lo confirma, pero añade que tampoco era una persona estable y que durante su breve matrimonio abusó de ella por el simple hecho, por ejemplo, de no haber realizado la colada.

El vínculo de Mateen con el terrorismo yihadista está aún por determinar, pero las autoridades cuentan con una llamada que realizó al 911 antes del tiroteo en el club en la que juraba su lealtad al Estado Islámico. Son, precisamente, estos dos caminos los que impiden por el momento a las autoridades determinar si se trata de un atentado terrorista o de un ataque movido por la homofobia. La hipótesis del yihadismo parece cobrar enteros con el paso de las horas, al conocerse que el FBI tuvo en su mira a Mateen en 2013 y 2014.

El motivo de las pesquisas sobre sus intenciones estuvo en, según un portavoz de la agencia de inteligencia, "comentarios incendiarios a sus compañeros de trabajo que dejaron entrever su posible lazos con terroristas", lo que llevó a las autoridades a hacer un registros de sus antecedentes, revisar cámaras de videovigilancia y entrevistarlo hasta en dos ocasiones. El oficial confirmó que las investigaciones se cerraron por falta de pruebas y la imposibilidad de confirmar la veracidad de esos comentarios.

Posteriormente, en 2014, apareció en el radar de las autoridades federales por su presunta relación con Moner Mohammad Abusalha, un terrorista con nacionalidad estadounidense que murió en un ataque suicida en Siria. El FBI realizó una investigación y nuevamente entrevistó a Mateen, tras lo cual se determinó que "el contacto fue mínimo y no constituyó una amenaza en ese momento".

En todo caso, y aunque se estudia que se trate de un anuncio oportunista, a última hora del día el grupo terrorista Estado Islámico reivindicó la autoría del atentado en una información distribuida por la agencia Amaq de la que se hizo eco el canal catarí Al Jazeera.

Vínculos con otros ataques yihadistas

Las similitudes de este ataque con los ataques en la sala Bataclan de París en noviembre de 2015 y de Bruselas en marzo de este año han llevado a las autoridades a investigar si el terrorismo islámico estaría detrás de este tiroteo, indicó una fuente de la inteligencia estadounidense a la CBS. El republicano Peter King confirmó a CNN que el tirador era de origen afgano y tenía entrenamiento en armas. "Era de Afganistan y fue entrenado para el uso de armas, esto es todo lo que sé", dijo King este domingo. Dada la magnitud del ataque, la ciudad de Orlando se ha declarado la situación de emergencia.

Mateen entró a Pulse sobre las 2 de la madrugada, portando una pistola semiautomática de 9 mm y un fusil de asalto del tipo AR-15 de 223 calibres, similares a los de las imágenes distribuidas por redes sociales por el Departamento de Justicia de EEUU, ha informado EL ESPAÑOL.

Comenzó a disparar contra el público atraído por la fiesta de música latina convocada para esa noche. En las tres horas que estuvo atrincherado en el interior del club antes de que los SWAT entraran al local y le abatieran, mató a 50 personas y dejó otros 53 heridos. Según la policía, un robot antibombas estaba analizando un dispositivo que Mateen tenía pegado a su cuerpo para determinar si se trata de un dispositivo bomba real o falso, fabricado para dar esa impresión.

En su comparecencia desde la Casa Blanca, el presidente Barack Obama calificó el ataque como "acto de terrorismo y de odio" y aseguró que todos los recursos están puestos en la investigación para esclarecer el motivo que llevó a Mateen a cometer la masacre. El mandatario evitó dar por sentado que se trate de un ataque vinculado al terrorismo islámico, pese a que hay fuentes policiales que aseguran que Mateen realizó una llamada al 911 jurando su lealtad al Estado Islámico antes de perpetrar la masacre.

Horas más tarde el grupo terrorista reivindicó la masacre como propia, de forma similar a lo que ocurrió en la matanza de San Bernardino (California) en diciembre de 2015 perpetrada por una pareja afin al Estado Islámico, aunque sin contacto directo el grupo.

Las armas, un problema por solucionar

"No están claras las motivaciones para el ataque, lo que está claro es que era una persona llena de odio", dijo Obama defendiendo que el club Pulse no se trataba solo de una discoteca, sino de un lugar de libre expresión de los derechos civiles. Se trata de un popular club entre la comunidad gay de la turística ciudad estadounidense. "El de hoy es el tiroteo más letal en la historia de Estados Unidos", dijo el presidente visiblemente afectado al tiempo que envíaba sus condolencias a los familiares de las víctimas.

El presidente Barack Obama reitera la necesidad de controlar las armas

El presidente Barack Obama reitera la necesidad de controlar las armas

Obama aprovechó la instancia para reiterar su llamado al control de las armas en el país. La Policía indicó que el autor de la matanza portaba una pistola y un fusil de asalto cuando lo encontraron en el interior del club tras abatirlo. Un rifle semiautomático de este tipo puede adquirirse por menos de mil euros en cualquier armería del país.

El mandatario repasó otros ataques con armas que han ocurrido en el país, como la masacre de Aurora en Colorado, en el que un hombre enmascarado mató a doce personas e hirió a otra decena en una sala de cine en 2012; el tiroteo en California, en 2014, en el que murieron siete personas; o el tiroteo en una iglesia de Charleston en el que murieron 9 personas el año pasado. "Tenemos que pensar si este es el tipo de sociedad que queremos", sostuvo Obama.

Un posible crimen de odio

Mir Seddique, padre de Omar Mateen, está en shock. "Al igual que todo el país", declaró el domingo tras conocerse que se habría identificado a su hijo como el autor de la matanza en el club Pulse. Según Seddique, el ataque de Mateen estaría motivado más por la homofobia que por la religión. Hace dos meses su hijo había mostrado abiertamente su enfado al ver a una pareja homosexual besándose en Miami. "Esto no tiene nada que ver con la religión", declaró el padre a la cadena NBC News. "Pedimos disculpas. No éramos conscientes de que estuviese planteando ningún tipo de acción".

Su exmujer explicó a el diario Washington Post que Mateen era una persona muy reservada y poco religiosa, pero que tampoco era estable. "No era una persona estable. Me pegaba. Se limitaba a volver a casa y golpearme porque no estaba hecha la colada o cosas así", declaró la exesposa al diario estadounidense bajo condición de anonimato.

Primeras identificaciones de las víctimas

El paso de las horas también ha servido para conocer los primeros nombres de las víctimas. Se trata de los primeros identificados y cuyas familias ya fueron notificadas. Sus nombres son Edward Sotomayor Jr., Stanley Almodóvar III, Luis Omar Ocasio-Capo, Juan Ramón Guerrero, Eric Iván Ortiz-Rivera, Peter O. González-Cruz y Luis S. Vielma.

La discoteca Pulse había organizado para este sábado una 'Noche latina', dedicada a ritmos como bachata y reguetón, por lo que es muy probable que un alto porcentaje de las víctimas sean hispanos, una comunidad que representa el 29 % de la población de Orlando, famosa en todo el mundo por sus parques temáticos y de atracciones. 

 El alcalde de la ciudad de Orlando, Buddy Dyer, declaró que de las 50 personas muertas como consecuencia de la matanza en una discoteca gay de Orlando, 39 de ellas perecieron en el local y las otras 11 en el hospital. En el centro permanecen decenas de heridos de diversa gravedad.