Elecciones EE.UU. 2016

Piongyang, Moscú y la extrema derecha, los escasos aliados internacionales de Donald Trump

“Sabio” o “brillante” son piropos de los actores políticos que le apoyan fuera de Estados Unidos.

Donald Trump ha recibido apoyo explícito de pocos líderes políticos internacionales.

Donald Trump ha recibido apoyo explícito de pocos líderes políticos internacionales. Reuters

El último actor político en unirse a los pocos apoyos que acumula el prácticamente seguro candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos es el archienemigo de Washington, Piongyang. Los halagos y apoyos extranjeros provienen de políticos xenófobos o autoritarios.

Un político sabio con visión

El portal estatal de la hermética Corea del Norte, DPRK Today, dedicó este miércoles un editorial no sólo alabando a Trump como un “político sabio” y “un candidato presidencial con visión”, sino que abogó claramente por que fuera el próximo elegido para dirigir Estados Unidos. “Hay muchos aspectos positivos en las políticas incendiarias de Trump”, rezaba el texto.

La BBCha señalado que el autor del editorial no es conocido y que el portal es uno de varios canales de propaganda del régimen, aunque no se considera directamente representativo de la opinión de Piongyang. El propio autor señalaba que se trataba de su “opinión personal”.

Sin embargo, la libertad de prensa está completamente capada por el régimen norcoreano, que no permitiría la publicación de un editorial que no compartiera. En el ranking mundial de la libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras ocupa el penúltimo puesto, sólo por delante de Eritrea.

"El candidato que los estadounidenses deberían elegir no es la (demócrata) Hillary Clinton, quien aspira a aplicar el modelo iraní al asunto nuclear de la península de Corea, sino Trump, cuyo objetivo es conversar directamente con nosotros", reivindicó el editorial recogido también por la agencia Efe.

Trump había indicado anteriormente su disponibilidad para dialogar con Kim Jong Un, el presidente norcoreano, una apuesta completamente contraria a la política de Washington, que esta misma semana ha endurecido las ya de por sí grandes sanciones internacionales a ese régimen.

Si fuera americano, votaría a Donald Trump… Pero que Dios le proteja

Son las declaraciones vía Twitter del pasado 27 de febrero de Jean-Marie Le Pen, con unas 1.100 personas que pincharon en "me gusta". 

El fundador del Frente Nacional francés fue repudiado por su hija y actual líder del partido ultraconservador tras un cúmulo de declaraciones que incluso Marine consideró excesivas -como su reiteración de que las cámaras de gas nazis fueran sólo “un detalle” de la historia-, lo que acabó en su expulsión del partido en agosto de 2015.

Sin embargo, en esta ocasión la formación de extrema derecha no parece andar tan distanciada de las declaraciones de quien fuera su presidente durante años. Marine Le Pen no ha apoyado a Trump públicamente, pero un grupo de eurodiputados de ultraconservadores -incluido un representante del FN- visitó Washington a principios de abril con la esperanza de reunirse con el candidato republicano a la Casa Blanca (a falta de la confirmación formal en la convención de este verano), informó Politico.

No se llegaron a reunir con él, si bien sí lo hicieron con Ben Carson -antiguo contrincante que ahora le apoya- y con un grupo de jóvenes seguidores del multimillonario empresario reconvertido en político.

Desestiman sus capacidades

El líder del partido británico euroescéptico UKIP, Nigel Farage, aseguró en marzo de este año que Trump sería un “gran presidente”, informaron los medios británicos. Farage comentó que la gente que le juzga por sus exabruptos está “desestimando sus capacidades”. El político británico considera que Trump sería más probritánico que Obama, que apoya la campaña por la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

En diciembre el propio Farage le había criticado por pretender cerrar Estados Unidos a la llegada de inmigrantes musulmanes, lo que el británico definió como “un error político” con el que había ido “demasiado lejos”, recogió The Independent. “Es alguien que no para de forzar los límites del debate y eso puede ser algo sano en política”.

Es brillante, un líder absoluto

El piropo a Trump proviene de Vladimir Putin. Sucedió en diciembre de 2015 durante una rueda de prensa del presidente ruso: “Es brillante, con mucho talento, el líder absoluto de la carrera presidencial de EEUU”.

Trump respondió entonces en una entrevista con la cadena estadounidense MSNBC sentirse halagado. “Cuando la gente dice que eres brillante siempre es bueno, especialmente si esa persona dirige Rusia. En un comunicado ya había manifestado que “siempre es agradable ser halagado por un hombre que es tan altamente respetado en su país y fuera”, recogieron los medios estadounidenses.

Recientemente el precandidato republicano aseguró en una entrevista con el Washington Post: “Creo que me llevaré bien con Putin”.

Los escasos socios de Trump en las posibles relaciones diplomáticas que tendría que entablar como presidente de Estados Unidos coinciden no sólo con aquellos con quien puede compartir ideología política como la antinmigración, sino con aquellos a quienes ha tendido la mano para abrir el diálogo. De todas formas, su política exterior no se encuentra entre sus prioridades y se resume en “Estados Unidos, primero”, como reza su eslogan de campaña y ya detalló EL ESPAÑOL.