Sáhara

Fallece entre mínimas señales de pésame el líder histórico del Frente Polisario

Mohamed Abdelaziz llevaba 30 años defendiendo los derechos del pueblo saharaui.

Mohamed Abdelaziz dirigió el Frente Polisario durante tres décadas.

Mohamed Abdelaziz dirigió el Frente Polisario durante tres décadas. Reuters

El líder de Izquierda Unida Alberto Garzón ha sido el primer líder político español en expresar sus condolencias públicamente por la muerte de Mohamed Abdelaziz, secretario general del Frente Polisario desde 1976 y presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui (RASD).

"Consternado por el fallecimiento de M. Abdelaziz, presidente de la RASD. Ánimo a la familia y al pueblo saharaui", manifestó al poco de conocerse la noticia en su cuenta de Twitter. Y después se hizo eco por la misma vía de un mensaje del Partido Comunista de Andalucía en el que reivindicaban: "¡Viva la lucha del pueblo saharaui!".

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias* fueron los siguientes en expresar sus condolencias públicamente, tres horas más tarde que Garzón. Un breve comunicado del PSOE asegura que la secretaria de Relaciones Internacionales de los socialistas, Carme Chacón, ha trasladado su pésame a familiares y amigos de Abdelaziz. Ha destacado el compromiso del líder polisario con una "solución pacífica" al conflicto.

El líder de Podemos expresó su "cariño y solidaridad" con el pueblo saharaui también sobre las 21:00 horas. Abdelaziz había muerto a medio día, según indicó la representante del Frente Polisario en España, Jira Bulahi, si bien la noticia trascendió públicamente en torno a las 17:00 horas.

Aunque en 2002 todo el espectro político español apoyó la convocatoria de un referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui frente a la defensa de Estados Unidos de darle autonomía a su territorio, este martes las señales de luto eran bien escasas o tardaron en llegar entre los políticos españoles. Ni Albert Rivera, ni Mariano Rajoy han llegado a expresar su pésame públicamente en las horas inmediatas al anuncio de su fallecimiento.

En 2002, Abdelaziz agradeció "la posición del Estado español y la unanimidad de sus fuerzas políticas" a favor de la consulta, recogió el centro de investigación barcelonés CIDOB. Este martes, el Ministerio de Asuntos Exteriores español ha lanzado un escueto comunicado de dos párrafos con el aséptico encabezado "fallecimiento de Mohamed Abdelaziz". 

El comunicado asegura que el Gobierno "lamenta" el fallecimiento de este "líder histórico del Frente Polisario" y transmite sus condolencias con un paso atrás de distanciamiento: "a sus allegados y a los dirigentes y simpatizantes del Frente Polisario".

Sin entrar en detalles, Exteriores recuerda "los vínculos históricos y actuales con la población saharaui" y pide una "solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental". Para ello, constata que son necesarios los "esfuerzos de la comunidad internacional" para ayudar a "las partes" (evitando citar a Marruecos) a un acuerdo estancado a pesar de los treinta años de lucha de Abdelaziz como dirigente del Frente Polisario.

A principios de marzo, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, visitó los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) y se reunió con Abdelaziz. Fue una visita que la representante del Frente Polisario en España interpretó como un importante impulso a su causa durante una entrevista con EL ESPAÑOL.

"Debería marcar un antes y un después. Él mismo ha declarado que viene para reactivar este proceso, reanudar las negociaciones directas para llegar a una solución justa, duradera y mutuamente aceptable. De hecho, viene después de una serie de obstáculos de meses de impedir su visita", expresó Bulahi.

Sin embargo, pasadas varias horas de la muerte de este líder histórico de un movimiento que las resoluciones de Naciones Unidas también han apoyado, Ban Ki Moon no había hecho declaración pública alguna al respecto. Su oficina de prensa publicó un comunicado ya pasadas las 03:00 hora peninsular española en el que decía: "El señor Abdelaziz fue una figura central en la búsqueda para una resolución del conflicto del Sáhara Occidental", recogió Reuters.

La frialdad en el comunicado de Exteriores y en los líderes políticos tanto de España como del teórico máximo aliado internacional de la causa saharaui muestra que la lucha de Abdelaziz y su pueblo se mantiene marginal a pesar de todos los apoyos diplomáticos recibidos con el paso de los años.

El recato español parece deberse a la necesidad de conservar las buenas relaciones con el aliado marroquí, especialmente teniendo en cuenta el enfado de Rabat cuando Ban Ki Moon se solidarizó en un viaje ciertamente simbólico en apoyo al pueblo saharaui.

Bulahi cree que es "prematuro emitir un juicio" sobre el silencio de los políticos, aunque haya fallecido a medio día y sean casi las 21:00 horas cuando atiende a este periódico. Cuenta a EL ESPAÑOL que el Ministerio de Exteriores ha llamado a la delegación saharaui para expresar su pésame, además de diferentes instancias y embajadas. Pero reconoce que en ningún caso ha recibido la llamada de un líder político. 

El líder del Frente Polisario murió en un hospital argelino a los 68 años -por una enfermedad que las autoridades saharauis han preferido no especificar- habiendo dedicado prácticamente la mitad de su vida a dirigir la causa de su pueblo.

Después de 40 días de luto decretados por las autoridades polisarias, será su sustituto. Su aliado, el Gobierno argelino de Buteflika, ha decretado ocho días de luto oficial. Cuba también ha decretado dos días de duelo oficial. Ningún pésame público más ha trascendido de líderes políticos internacionales, excepto una escueta reacción de Estados Unidos en respuesta a una llamada de la agencia EFE, limitándose a "expresar nuestro más sentido pésame a su familia". Bulahi cuenta que para ella es un ejemplo a seguir y para todos los saharauis, un "símbolo de su lucha". 

Las portadas digitales de los medios internacionales de prestigio como la BBC, New York Times, The Guardian o Frankfurter Allgemeine no se hicieron eco del fallecimiento de Abdelaziz. Sólo el francés Le Monde le concedió un pequeño destacado en la parte baja de su portada con un breve titular en la tarde del martes: "Sáhara Occidental: el jefe del Frente Polisario ha muerto".

Bulahi le admira por su "paciencia, perseverancia [y] férrea voluntad de afrontar todas las dificultades". Y es que hace más de 40 años desde que los saharauis luchan con el apoyo teórico de la mayor parte de la comunidad internacional para poder votar en referéndum por su autodeterminación. Y siguen esperando a que el apoyo internacional se materialice.

La delegación saharaui en España abrirá un libro de condolencias a partir de las 12:00 de este miércoles en su sede de la calle Príncipe de Vergara, 83 de Madrid.

*En una primera versión de este artículo cerrado a las 21:00 horas del martes 31 de mayo de 2016 figuraba que Pablo Iglesias tampoco había expresado su pésame públicamente en las horas inmediatamente posteriores a conocerse el fallecimiento, pues fue poco después cuando lo hizo.