Propaganda yihadista

Facebook, Twitter y Google bloquearán en 24 horas los mensajes de odio en internet

Firman un código de conducta promovido por Bruselas cuyo objetivo es combatir la radicalización terrorista a través de la red.

Facebook pide a sus usuarios que le avisen de contenidos que inciten a la violencia

Facebook pide a sus usuarios que le avisen de contenidos que inciten a la violencia

  1. Delitos odio
  2. Exaltación del terrorismo
  3. Terrorismo islamista
  4. Facebook
  5. Comisión Europea
  6. Redes sociales

Las grandes empresas de internet no quieren convertirse en plataformas que faciliten la difusión viral de mensajes de odio por parte de grupos terroristas o de organizaciones racistas. Facebook, Twitter, Google y su filial YouTube y Microsoft han firmado este martes un código de conducta (en pdf) promovido por la Comisión Europea con un compromiso claro. Bloquearán cualquier contenido que incite a la violencia en un plazo máximo de 24 horas tras haber recibido un aviso válido.

El Ejecutivo comunitario lleva ya meses trabajando con los gigantes tecnológicos estadounidenses con el fin de acabar con la propaganda yihadista en internet, que a su juicio constituye una de las principales vías de radicalización de los terroristas. Los esfuerzos se intensificaron tras los ataques del 22 de marzo en Bruselas y han dado como resultado este código de conducta, que acelerará el borrado de los mensajes de incitación a la violencia online.

“Los recientes atentados terroristas nos han recordado la urgente necesidad de hacer frente al discurso del odio en internet. Desafortunadamente, las redes sociales son una de las herramientas que los grupos terroristas utilizan para radicalizar a los jóvenes y que los racistas utilizan para difundir la violencia y el odio”, ha dicho en un comunicado la comisaria de Justicia, Vera Jourova.

Defensa de la libertad de expresión

El código de conducta define los mensajes de odio que deben ser suprimidos como “cualquier conducta que incite a la violencia o al odio dirigido contra un grupo de personas o un miembro de ese grupo definido por su raza, color, religión u origen nacional o étnico”. Al mismo tiempo, las empresas tecnológicas se comprometen a “defender el derecho a la libertad de expresión”, incluso de mensajes que “ofendan, escandalicen o molesten al estado o a algún sector de la población”.

“Mantenemos nuestro compromiso de permitir que continúe el flujo de tuits. Sin embargo, existe una clara distinción entre la libertad de expresión y las conductas que incitan a la violencia y al odio”, ha dicho la responsable de Twitter para Europa, Karen White. Por su parte, Facebook anima a los usuarios a utilizar sus instrumentos de notificación para avisar de cualquier contenido que crean que vulnera las normas. Google ya dispone de “sistemas eficientes” para examinar las denuncias en menos de 24 horas. Y Microsoft ha anunciado medidas adicionales para prohibir la publicación de contenidos terroristas.

De acuerdo con el código de conducta, las empresas de internet se comprometen a revisar en un plazo máximo de 24 horas todos los avisos que reciban sobre contenidos que incitan a la violencia, y a suprimir o bloquear el acceso a los mismos si es necesario. Para ello, mejorarán sus procedimientos internos y la formación de su personal. Para considerarse válidas, las notificaciones deberán ser suficientemente precisas y estar debidamente fundamentadas.

Facebook, Google, Twitter y Microsoft reforzarán su colaboración con las organizaciones de la sociedad civil con el fin de que les ayuden en la señalización de contenidos que promuevan la incitación a la violencia y al odio. Finalmente, las empresas tecnológicas y la Comisión han acordado fomentar los “contradiscursos” independientes contra la retórica del odio.