Austria

El ecologista Alexander Van der Bellen derrota a la ultraderecha en Austria por un escaso margen

El voto por correo ha terminado por otorgar la victoria al candidato 'verde' tras el empate técnico del domingo. Hofer ha reconocido la derrota en su Facebook. 

Van der Bellen y Hofer se disputan la presidencia austriaca

Van der Bellen y Hofer se disputan la presidencia austriaca

  1. Austria
  2. Elecciones
  3. Alexander Van der Bellen
  4. Europa
  5. Norbert Hofer
  6. FPÖ (Partido de la Libertad de Austria)

Reñida carrera por la presidencia en Austria con emoción hasta el final. El voto por correo ha terminado por decantar la balanza a favor de Alexander Van der Bellen, apoyado por Los Verdes, que será presidente por la mínima tras un empate técnico con el candidato ultranacionalista Norbert Hofer, que ha reconocido la derrota en su Facebook. 

El resultado provisional del domingo mostraba a Hofer (Partido de la Libertad, FPÖ) supera en votos, con el 51,9%, con tres puntos de margen sobre Van der Bellen (48,10%). Pero el recuento de votos por correo ha pospuesto hasta este lunes el resultado definitivo.

En la primera vuelta de las elecciones, celebrada el pasado 24 de abril, el voto por correo favoreció claramente al candidato ecologista. En esta segunda ronda, ha incrementado a un récord del 14% del censo, entre 700.000 y 800.000 votantes.

Ambos candidatos se mostraron sorprendidos por el empate y, al mismo tiempo, optimistas de ser el vencedor final de los comicios. Según el ministerio del Interior, el recuento de los votos por correo será anunciado el lunes por la tarde, aunque no se ha precisado una hora concreta.

La participación subió en esta segunda y decisiva ronda electoral hasta el 71,9%, frente al 68,5% en la primera vuelta, cuando Hofer se impuso con un 35,1% a Van der Bellen (21,3%).

"Todavía tengo confianza", señaló el candidato derechista antes de reconocer que pasará una mala noche esperando los resultados definitivos. "Nunca he vivido una noche electoral así", dijo en una entrevista a la emisora ORF. Van der Bellen, por su parte, se mostró en una primera reacción "moderadamente optimista" y reconoció que la campaña electoral "abrió brechas" en la sociedad.

El nuevo presidente asumirá a principios de julio para un mandato de seis años.

Auge del nacionalismo

Las funciones del presidente de Austria son en gran medida ceremoniales y, sobre todo, se circunscriben a la esfera nacional. Sin embargo, estos comicios han generado una expectación poco habitual debido al incremento de los movimientos euroescépticos y que se oponen a la inmigración y a la acogida de refugiados en Europa.

Si finalmente Hofer logra la victoria, sería el primer jefe de Estado de la derecha radical populista en un país de la Unión Europea. El tono de la campaña para suceder al presidente Heinz Fischer, que termina su mandato en julio, ha estado marcado por la polarización de ambos candidatos. En el caso de Hofer, su eslogan ha girado sobre la idea "los austriacos primero" y el candidato ha centrado en la defensa de los valores del país alpino frente a lo que asegura son las imposiciones de la UE, la amenaza de los inmigrantes y el peligro que supone el islam. En opinión de Hofer, sin importar quien gane la contienda, el nuevo presidente deberá unir a un país dividido.

Su partido, el FPÖ, se posiciona como euroescéptico y anti-inmigración e integra el grupo de Identidad, Tradición y Soberanía que aúna a las formaciones de ultraderecha en el Parlamento Europeo. Durante los meses de campaña, Hofer ha sido capaz de transmitir de forma llana y asequible para los ciudadanos las agresivas posturas de su partido en cuanto a inmigración, el rechazo a la comunidad mulsulmana y la necesidad de controlar las fronteras, lo que habría impulsado su resultado electoral al tiempo que allana el camino al partido para los próximos comicios.