Ciberseguridad

El FBI pagó a 'hackers' para piratear el iPhone del terrorista de San Bernardino

El FBI buscó esta vía tras la negativa de Apple a romper sus códigos de seguridad y privacidad para sus usuarios.

Reuters

El FBI contrató a piratas informáticos en un pago único para que ayudaran a entrar en el teléfono iPhone del terrorista del tiroteo en San Bernardino, según han revelado fuentes cercanas al caso a The Washington Post.

El móvil en cuestión era el de Rizwan Farook, quien junto a su mujer mató a 14 personas en diciembre pasado en esa localidad californiana. Ellá había declarado su "lealtad" al grupo terrorista autodenominado "Estado Islámico", que después reivindicó el ataque.

Después de que Apple se negara a ayudar al FBI para acceder al contenido del teléfono, el órgano policial decidió recurrir a hackers profesionales que detectaron al menos un defecto en el software del aparato desconocido anteriormente, asegura el diario estadounidense.

Esa nueva información fue la que aprovechó el FBI para crear una nueva pieza de hardware que ayudó a tumbar el PIN del móvil superando una barrera de seguridad que habría borrado todos los datos, según las personas consultadas por The Washington Post. 

Ahora el Gobierno debe decidir si revelar a Apple el defecto (o defectos) detectados, una decisión que puede llegar a las más altas esferas hasta un grupo liderado desde la Casa Blanca.