Calais

Un niño afgano salva con un sms a 14 refugiados de morir asfixiados en un camión

Pidió ayuda a través del móvil desde el camión en el que pretendía entrar ilegalmente en el país procedente de Calais.

Un niño afgano salva con un sms a 14 personas de morir asfixiadas en un camión

Un niño afgano salva con un sms a 14 personas de morir asfixiadas en un camión

  1. Calais
  2. Crisis refugiados
  3. Refugiados
  4. Tráfico de personas
  5. Delitos
  6. Sucesos y Acontecimientos
  7. Afganistán
  8. Reino Unido

Un niño de 7 años fue rescatado este jueves por la Policía británica del contenedor de un camión en el que se estaba quedando sin oxígeno después de que pidiera ayuda con un mensaje de móvil desde el propio vehículo. Ahmed, que así se llama el niño, viajaba con otras 14 personas que, al igual que él, intentaban entrar de manera ilegal en Reino Unido procedentes del campo de refugiados de Calais (Francia).

Al parecer, Ahmed y su hermano mayor, de 20 años, se introdujeron en el camión con destino al Reino Unido cargados con un teléfono móvil que había proporcionado al niño una organización de ayuda a los refugiados llamada 'Help Refugees', que trabaja en Francia.

Tras varias horas de trayecto en el contenedor de carga del camión, el oxígeno comenzó a escasear, el conductor no paraba y la situación era cada vez más peligrosa para ellos, por lo que Ahmed utilizó su teléfono móvil y envió un mensaje de texto a Liz Clegg, una de las voluntarias de la organización benéfica.

Clegg, que en ese momento participaba en una conferencia en Nueva York, recibió un mensaje, escrito en un pobre inglés lleno de faltas gramaticales, en el que se podía leer: "Necesito ayuda, el conductor no para, no hay oxígeno en el coche. No hay señal, estoy en el contenedor. No estoy bromeando. Lo juro por Dios".

La voluntaria alertó inmediatamente a su colega Tanya Freedman, otra trabajadora de la organización en el Reino Unido, que explicó a la BBC que su compañera llamó al niño "y pudo escuchar su angustia y darse cuenta de la gravedad de la situación".

"Le asesoró sobre cómo permanecer lo más quieto posible y conservar energía", agregó Freedman, que, por su parte, llamó a la Policía de Kent (sur de Londres) y, con la ayuda de otras agencias y un traductor, volvió a hablar con el niño para lograr identificar y localizar el camión.

El cuerpo de Leicestershire dio con el vehículo, rescató a los migrantes y detuvo a un hombre bajo la sospecha de ayudar a cometer actos de inmigración ilegal.

"El niño estaba en una situación muy peligrosa. Hoy se han salvado vidas", opinó Freedman, quien añadió que se trata de "una historia extraordinaria. Una red mundial, liderada por ese niño, que unió sus fuerzas para salvar vidas".