Guerra en Siria

¿Será la reconquista de Palmira el principio del fin del EI en Siria?

El Ejército sirio considera que esta última victoria sobre los yihadistas "supone un contundente golpe".

Soldados del Ejército sirio junto a uno de los palacios de Palmira

Soldados del Ejército sirio junto a uno de los palacios de Palmira Reuters

La ciudad de Palmira se encontraba en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) desde mayo de 2015. Durante casi un año los terroristas tuvieron bajo control un enclave estratégico que se encuentra ubicado geográficamente en el cruce entre varias regiones del centro, norte, sur y este del país. Por eso la recuperación de Palmira por parte del Ejército sirio supone un duro golpe al EI.

En este sentido, la Comandancia General del Ejército y las Fuerzas Armadas sirias ha emitido un comunicado en el que declara que la recuperación de la ciudad de Palmira es una "prueba más" de que son ellos la única fuerza capaz de luchar contra el terrorismo en Siria y erradicarlo.

Aunque lo cierto es que las fuerzas sirias estuvieron apoyadas por milicias sirias, árabes y asiáticas, así como por consejeros rusos. Asimismo, aviones y helicópteros de los ejércitos sirio y ruso respaldaron a las tropas con bombardeos a las posiciones de los extremistas, según el Observatorio sirio de Derechos Humanos.

"Este logro supone un contundente golpe al grupo terrorista EI, afectará enormemente a la moral de sus mercenarios y supondrá el inicio de su derrota", señala la nota oficial del Ejército.

El patrimonio histórico

La ciudad también tiene una gran carga simbólica, ya que cuenta con un riquísimo pasado histórico y es uno de los principales centros turísticos del país. Por eso uno de los mayores temores durante estos diez meses de dominio por parte del EI era que sus ruinas grecorromanas, Patrimonio Mundial de la Unesco, cabaran completamente destrozadas, informa Efe.

Tras la reconquista, las fuerzas sirias han podido comprobar que los yihadistas han dinamitado tres torres funerarias del siglo I d.C., el templo de Bel, el templete de Bal Shamin y el arco del triunfo. Afortunadamente, las autoridades sirias, en colaboración con la Unesco, planean restaurar en breve esos tres últimos monumentos, según anunciaron el sábado las autoridades sirias.

Tras hacerse el sábado con el control de la ruinas grecorromanas y este domingo con el dominio completo de la ciudad, el ejército sirio irrumpió después en el aeropuerto de la localidad, según informa también el Observatorio.

Una fuente militar citada por la agencia oficial siria de noticias, SANA, confirmó que las fuerzas progubernamentales "acabaron con las últimas agrupaciones de terroristas del grupo 'Dáesh' (acrónimo árabe del EI) y sus escondites". La misma fuente precisó además que, para recuperar el control de la localidad, ubicada en la provincia de Homs, los artificieros del Ejército sirio debieron peinar toda la ciudad en busca de minas y artefactos explosivos.

"Palmira hay una sola"

Con respecto a la recuperación de esta simbólica ciudad, el presidente sirio, Bachar al Asad, señaló que este "logro" de sus tropas es una "nueva evidencia de la eficacia de la estrategia del ejército sirio y sus aliados en la guerra contra el terrorismo", informó SANA.

Además, indicó que esa estrategia es más efectiva que la de la coalición internacional liderada por EEUU que bombardea posiciones yihadistas en Irak y Siria. Y entiende que la alianza "carece de seriedad a la hora de luchar contra el terrorismo y ha logrado muy poco desde su creación hace un año y medio", cuando comenzó a bombardear objetivos del EI en suelo sirio.

En palabras de Al Asad, "es evidente que se libra una batalla por el petróleo, pero petróleo hay por doquier y Palmira hay una sola".

Según el Observatorio sirio de Derechos Humanos, más de 400 yihadistas y de 180 miembros del régimen sirio y sus milicias afines han muerto en la ofensiva de Palmira.

Una reconquista importante

La jefatura castrense indicó que Palmira constituye además una base de apoyo para ampliar las operaciones militares contra "Dáesh" en varios frentes, especialmente en los de las provincias de Deir al Zur y Al Raqa, en el este de Siria.

También precisó que esta reconquista es importante para estrechar el cerco al EI y cortar la línea de abastecimientos en las zonas bajo su control.

La recuperación de esta ciudad coincide con un alto el fuego en Siria entre el Gobierno de Damasco y la Comisión Suprema para las Negociaciones, la principal alianza opositora, del que está excluido el EI.

La reconquista de Palmira se produce en paralelo al desarrollo de una operación a gran escala del ejército de Irak contra los yihadistas en la provincia de Nínive, cuya capital, Mosul, es el principal feudo de los radicales en el territorio iraquí. Según explicaba el coronel José María Gutiérrez del Olmo a EL ESPAÑOL el pasado mes de febrero, se le empieza a ganar la guerra al EI. En Irak ya han comenzado a retroceder y en Siria se está consiguiendo. Como apuntaba Gutiérrez del Olmo: "El escenario es complicado, pero pueden ser derrotados en un tiempo prudencial".