Crisis migratoria

Una cadena de televisión para los refugiados en Alemania

Deutsche Welle Arabia informa sobre "posibilidades y caminos posibles para la integración" en Europa.

Niños refugiados en un centro refugiado de la ciudad alemana de Manching.

Niños refugiados en un centro refugiado de la ciudad alemana de Manching. Reuters

  1. Crisis refugiados
  2. Refugiados
  3. Alemania
  4. Cadenas de televisión
  5. Televisión
  6. Asilo politico
  7. Conflictos fronterizos
  8. Inmigración ilegal

La televisión alemana de difusión internacional Deutsche Welle ha encontrado en su servicio en árabe el canal perfecto para dirigirse a los refugiados. Alemania es el país que más solicitantes de asilo ha recibido en la crisis migratoria que azota a Europa desde hace año y medio. La mayoría de ellos son araboparlantes. Para trasladar mensajes e información a estos recién llegados y a los más de un millón que pisaron suelo germano en 2015, la Deutsche Welle en árabe puede sintonizarse desde hace unas semanas en Europa. En Alemania ya se conoce a esta cadena como la “televisión de los refugiados”.

Deutsche Welle Arabia, la televisión pública alemana en árabe, se realiza en la tercera planta de la moderna sede berlinesa del servicio de difusión de radio y televisión internacional de Alemania. Al mando está Naser Schruf, un palestino natural de la localidad de Hebrón doctorado en Literatura por la Universidad de Maguncia (suroeste germano) de 46 años. En su amplio y diáfano despacho, apenas separado por un corto pasillo de la redacción donde se produce la programación de la televisión árabe de Alemania, Schruf explica a EL ESPAÑOL cuál es la nueva misión que ha surgido para Deutsche Welle Arabia debido a la crisis de los refugiados.

“Queremos ofrecer a estos solicitantes de asilo, a estos nuevos habitantes de Alemania, un poco de ayuda para que comprendan el país, la cultura y la lengua”, por eso “informamos sobre las posibilidades y caminos posibles para la integración”, dice Schruf. Desde el pasado 15 de julio, Deutsche Welle Arabia puede sintonizarse en toda Europa vía el satélite Astra. Esta novedad es una prueba, según Schruf, “de que el Gobierno alemán y de que Deutsche Welle en su conjunto quieren ayudar a los refugiados”. Incluso cuando hay modificaciones legislativas para limitar el derecho de asilo – como la última según la cual se considera países “seguros” a Marruecos, Argelia y Túnez y a cuyos nacionales les será más difícil ser considerados refugiados –, “lo que nosotros hacemos es un paquete de información, con reportajes, documentales o talk shows para que los aspirantes al estatus de refugiado puedan comprender la ley”.

Una perspectiva europea al mundo árabe

Hace once años que existe Deutsche Welle Arabia. Fue creada como una herramienta más del soft power germano para dirigir contenidos con una perspectiva alemana y europea al mundo árabe, algo que también hace actualmente vía los satélites Nilesat y Arabsat. Forma parte de un elenco compuesto por otras cadenas de televisión como Deutsche Welle, Deutsche Welle Amerika, Deutsche Welle Latinoamérica. Los contenidos de la primera son en inglés aunque también tiene una versión para Asia en alemán. Los destinados a Iberoamérica están en español y los que encuentran a su público en Norteamérica también se emiten en inglés.

Naser Schruf está al frente de Deutsche Welle Arabia.

Naser Schruf está al frente de Deutsche Welle Arabia.

La crisis de los refugiados ha implicado un cambio sustancial en Deutsche Welle Arabia. “Ahora un 20% de los contenidos de la señal de Astra está dedicado a aclarar aspectos de la vida en Alemania”, subraya Schruf, precisando que los contenidos de su canal “también ponen problemas de preocupación pública sobre la mesa”. Uno de sus programas más célebres es Shabab Talk, un programa de debates que dura ya más de cuatro años y que modera Jafaar Abdul Karim.

Este periodista alemán de origen libanés se ha convertido en la principal cara y estrella de Deutsche Welle Arabia. “En el metro la gente le para constantemente para hacerse fotos con él”, cuenta Schruf. Esa condición tiene especial mérito para un periodista treintañero que se dedica, según los términos del propio Karim, a que se hable en su programa “de temas que son controvertidos o que son tabú” en el mundo árabe. De ahí que en Shabab Talk se haya hablado de asuntos como la homosexualidad, una orientación sexual castigada con la pena de muerte en algunos países de Oriente Medio.

"Una televisión puede ser una herramienta"

Para Petra Becker, experta en el mundo árabe y musulmán del Instituto Alemán para Asuntos Internacionales y de Seguridad (SWP, pos rus siglas alemanas), “en la actual situación, en la que muchísima gente esta tratando de llegar a Alemania, una televisión alemana en árabe también puede ser una herramienta para aportar una visión sobre aquello que la gente puede esperar de Alemania”. Esto incluye, según esta investigadora, el “que la vida tampoco es fácil aquí”. Obviamente, esa no es la misión original de Deutsche Welle Arabia. La idea fundamental que explica la existencia de esta cadena, según aclara su responsable de contenidos, es la posibilidad de aportar algo que no ofrezcan los servicios en árabe de cadenas europeas como BBC, France 24 o las panárabes Al-Jazeera o Al-Arabiya.

“Tratamos temas que puedan interesar al público araboparlante y buscamos darle una perspectiva alemana y europea, por ejemplo, sobre la guerra en Siria, un tema que está todos los días en la prensa árabe, lo que hacemos en es, ante todo ser objetivos, informativos y contar con expertos alemanes, periodistas y también refugiados para aportar valor añadido”, explica un Schruf consciente de las limitaciones de los medios de Deutsche Welle frente a la competencia. “La BBC es una gran marca y desde 1950 tiene servicio en árabe, France 24 tiene una gran influencia sobre el Magreb, nosotros nunca llegaremos a las masas, pero no competimos con ellos, no podemos competir con Al-Jazeera, por ejemplo, porque tiene información 24 horas al día y nosotros no somos un canal de informativos”, expone el responsable de Deutsche Welle Arabia.

Con todo, frente a la competencia internacional, la cadena de Schruf tiene la ventaja de venir de Alemania y, como todo producto alemán, el suyo goza de la tradicional buena reputación de cuanto se hace en el país de la canciller Angela Merkel. “Ya sea fútbol, coches, electrodomésticos o tecnología, Alemania tiene fama por hacer productos de calidad y esto nos fortalece, yo he escuchado mucho por el mundo árabe: 'una cadena así hay que creerla'”, asegura Schruf. Algo que también contribuye, sino a la credibilidad de Deutsche Welle Arabia, a que la cadena pueda ganarse la simpatía del público araboparlante es la tradicional buena imagen de Alemania en el mundo árabe.

Los resultados de la cadena

“Esto no es en sí un mérito de Alemania, es resultado de la historia”, expone Bekcer, la investigadora del SWP. “Francia y el Reino Unido fueron potencias colonizadoras de la región y tienen una peor imagen en el mundo árabe, donde Alemania se ve como esa potencia internacional que luchó en la I y la II Guerra Mundial contra los colonizadores”, agrega esta experta.

Si la crisis de los refugiados puede cambiar para mal este sentimiento respecto a Alemania es algo que aún está por ver. Lo que sí parece más claro es que Schruf y su equipo van a seguir trabajando desde el ámbito televisivo y en total independencia para que eso no ocurra. La cadena de la que él es responsable es un producto, en principio, para las “elites, la gente formada, académicos y periodistas”, según su responsable. Ahora, sin embargo, Deutsche Welle Arabia tiene que dirigirse al masivo número de demandantes de asilo que están llegando a Europa, y especialmente a Alemania.

De momento, los resultados observables a través de la página de Internet de la cadena satisfacen visiblemente a Schruf. “Desde el principio de la crisis de los refugiados, el número de visitas, de clics en la web y de likes en redes sociales ha aumentado, especialmente los procedentes de Alemania, que se han multiplicado por diez”, subraya el responsable de la cadena alemana en árabe. “Antes los clics y los likes procedían sobre todo de Arabia Saudi, Jordania o Egipto, pero ahora los de Alemania están al mismo nivel que los de Egipto, ésto es por los refugiados, que son un colectivo hambriento de información”, concluye Schruf.