Abusos sexuales

Soldados franceses y georgianos, en el punto de mira por abusos sexuales a menores

Pequeños de hasta 7 años han contado que soldados de ambas nacionalidades, y una tercera sin desvelar, los forzaron. Naciones Unidas pide una investigación profunda y urgente.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha declarado este viernes estar muy alarmado por las alegaciones de explotación y abusos sexuales a menores en República Centroafricana (RCA) cometidos por militares extranjeros. Los presuntos crímenes se habrían cometido en 2014, pero han sido descubiertos estas últimas semanas, explica un comunicado del Alto Comisionado.

El organismo ha hablado con varios de los niños que denunciaron la situación. Una niña de 7 años y su hermano de 9 años en el momento de los sucesos, han declarado que sufrieron abusos por miembros de las tropas francesas. La pequeña cuenta que tuvo que practicar sexo oral con soldados a cambio de una botella de agua y un paquete de galletas. Ambos niños aseguran que otros menores sufrieron abusos en 2014 de la misma manera, implicando a varios soldados franceses.

Además, cuatro niñas indicaron que sus acosadores pertenecían a los contingentes de las fuerzas de la Unión Europea (EUFOR). Dos han declarado que fueron violadas y otras dos recibieron dinero para mantener relaciones sexuales con soldados. Aunque las nacionalidades de los sospechosos no están claras, apunta el comunicado, tres de las niñas creen que los soldados eran georgianos. En aquel momento contaban con entre 14 y 16 años.

El comunicado señala que aún podría haber soldados de una tercera nacionalidad implicados por una alegación similar, "pero para la cual de momento son necesarias corroboraciones". Los países respectivos ya han emprendido investigaciones o han hecho llegar los casos a sus autoridades judiciales.

"Estas acusaciones son extremadamente graves y es crucial que estos casos sean objeto de una investigación profunda y urgente", ha solicitado el Alto Comisionado. "Estoy animado por las respuestas iniciales recibidas por los países implicados y por la Unión Europea. Demuestran que se toman estas terribles alegaciones seriamente".