Memoria Histórica

Amnistía Internacional se querella por los crímenes de la Guerra Civil en México

La organización busca iniciar una investigación ante, dice, la inmovilidad de España respecto al derecho a "la verdad, la justicia y la reparación" de las víctimas.

Anaïs Huerta, la demandante.

Anaïs Huerta, la demandante.

Amnistía Internacional (AI) ha presentado junto a otras organizaciones una querella en México para que se investigue una desaparición ocurrida durante la Guerra Civil española.

"España ni investiga ni permite a otros países investigar estos terribles crímenes (...) por lo que es necesario explorar otras vías", afirma Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España, en un comunicado.

Se trata del caso de Félix Llorente, de 27 años, que fue visto por última vez en Medina del Campo en agosto de 1936. Llorente, ferroviario de profesión, había sido detenido unas dos semanas antes y desapareció cuando lo trasladaron a otra prisión.

Las autoridades españolas nunca realizaron pesquisas al respecto, asegura la organización, por ello la denunciante, Anaïs Huerta, que vive en México, ha recurrido a la Procuraduría General mexicana. “Desde hace años venimos buscando la verdad y esperamos que la justicia mexicana nos ayude a encontrarla, ya que, como miles de familias de desaparecidos en España, no hemos contado con el apoyo de las instituciones españolas para obtener información”, dice en un comunicado de AI.

Aminstía ha explicado a EL ESPAÑOL que la querella va dirigida contra las personas que en aquel momento ordenaron el traspaso de Llorente a otra cárcel. El propósito, sin embargo, es iniciar una investigación en el contexto de los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo y, añade, es muy probable que los responsables de la desaparición estén muertos.

Las organizaciones que han presentado la querella critican a España por no arrojar luz sobre los crímenes acontecidos durante la Guerra Civil y el franquismo y exigen a las autoridades que colaboren en el proceso y adopten medidas para "garantizar la imprescriptibilidad de los crímenes de derecho internacional”.

Amnistía considera que “por la especial gravedad y el contexto en que se cometieron” los hechos constituyen “crímenes de lesa humanidad” que “deben ser investigados en otros países”.