Crisis humanitaria

Puertas rojas para marcar las casas de los refugiados en Inglaterra

Es el código usado en un pueblo británico para distinguir las viviendas de este colectivo, lo que lo convierte en un blanco fácil. 

Refugiados llegan a Europa.

Refugiados llegan a Europa. Reuters

En el norteño pueblo inglés de Middlesbrough, los refugiados son alojados en casas con puertas rojas. Pero esta marca, que puede parecer inofensiva, permite a racistas identificarlos con facilidad, lo que los ha convertido en un blanco frecuente de ataques y acoso, revela una investigación del periódico The Times.

Un antiguo parlamentario local ha llegado a comparar el código de las puertas rojas a las estrellas de David que los judíos tenían que llevar en la Alemania nazi.

Entre otras agresiones, los refugiados de Middlesbrough han visto cómo les lanzaban piedras a sus casas, huevos o incluso cómo cubrían sus puertas con excrementos de perro, informa el rotativo.

El Gobierno británico ha abierto una investigación urgente sobre este régimen de apartheid en el noreste de Inglaterra. "Si encontramos pruebas de discriminación contra solicitantes de asilo actuaremos de inmediato, ya que no toleraremos ese tipo de comportamiento", ha afirmado el ministro de Inmigración, James Brokenshire.

Las viviendas pertenecen a Jomast, una empresa subcontratada de la multinacional británica G4S. Ante la polémica, G4S ha asegurado que se repintarán las puertas de las casas que albergan refugiados. 

The Times relata, sin embargo, cómo los habitantes de una de las viviendas decidieron pintar de blanco la puerta por su cuenta al verse sobrepasados por la discriminación. Pero cuando un empleado de Jomast la vio, se volvió a pintar de rojo porque iba "contra la política de empresa".

Uno de los directores de G4S, John Whitman, aseguró la semana pasada que esa política de empresa no existía y que menos del 20% de las propiedades de Jomast acogen a asilados.

Así lo ha reiterado la compañía en su cuenta oficial de Twitter minutos antes de anunciar que se repintarían las puertas.

El rotativo dice haber identificado 168 casas en Middlesbrough pertenecientes a Jomast de las cuales 155 tenían puertas rojas.

Pero la empresa también posee propiedades que alojan a refugiados en el municipio de Stockton-on-Tees, dice el Times

Por su parte, The Guardian informa que las autoridades de Newcastle están investigando también las viviendas de Jomast en la ciudad para comprobar si las puertas de las casas en que viven asilados están marcadas.