Atentados del 13-N

Los terroristas de París usaron un nombre falso español para alquilar un piso franco

Los investigadores descubren tres apartamentos en Bélgica utilizados para preparar los atentados del 13 de noviembre

Abdelhamid Abaaoud, presunto autor intelectual de los atentados

Abdelhamid Abaaoud, presunto autor intelectual de los atentados

Fernando Castillo. Es el nombre falso español que utilizaron los terroristas de París para alquilar uno de los pisos francos en los que se escondieron antes de los ataques, según ha desvelado este miércoles la fiscalía belga. En total, los investigadores han descubierto tres apartamentos en Bélgica que se usaron para preparar los atentados del 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas. Los pisos francos están en las ciudades de Bruselas, Charleroi y Auvelais.

En los tres casos, los terroristas recurrieron a identidades falsas. Pero sólo usaron una vez el nombre español de Fernando Castillo. En las otras dos ocasiones recurrieron a nombres árabes: Ibrahim Maaroufi y Soufiane Kayal. El alquiler y las respectivas garantías se pagaron en efectivo a sus respectivos propietarios. La investigación ha permitido determinar además que el Seat León que sirvió posteriormente para cometer los atentados de París estuvo cerca de los escondites de Charleroi y Auvelais. Además, un coche BMW alquilado por uno de los detenidos por su relación con los atentados, Mohamed B, pasó cerca de los tres lugares. Estas son las pistas que ha encontrado la policía en cada uno de los apartamentos.

1.El piso del barrio bruselense de Schaerbeek. Este es el apartamento que fue alquilado bajo la identidad falsa de Fernando Castillo. El contrato se firmó el 1 de septiembre de 2015 para un periodo de un año. La policía belga lo registró el 10 de diciembre y descubrió material para la preparación de explosivos, una balanza de precisión, trazas de explosivo TATP, cinturones y un dibujo de una persona llevando un gran cinturón. Las fuerzas de seguridad sospechan que en este piso se fabricaron los cinturones explosivos que utilizaron los kamikazes de París. También se ha encontrado una huella digital de Salah Abdeslam, el octavo terrorista de París que sigue huido, así como un rastro de ADN de Bilal Hadfi, uno de los kamikazes que se inmoló en el estado de Francia. En el local no se localizó ninguna arma.

2.El apartamento de Charleroi, una localidad a 60 kilómetros al sur de Bruselas. Fue alquilado para un año el 3 de septiembre, por una persona que utilizó la identidad falsa de Ibrahim Maaroufi. La policía belga lo registró el 9 de noviembre y halló colchones y huellas digitales de Bilal Hafdi y también de Abdelhamid Abaaoud, considerado el cerebro de los atentados de París y que murió durante el asalto policial a un apartamento en la localidad de Saint-Denis el 18 de noviembre. En este piso franco no se han localizado ni armas ni explosivos.

3.La casa de Auvelais, a 70 kilómetros al sur de Bruselas. Se alquiló el pasado 5 de octubre, para un año, con el nombre falso de Soufiane Kayal. Esta identidad falsa ya había sido utilizada por una de las dos personas a las que Salah Abdeslam fue a buscar a Budapest el 9 de septiembre, y que todavía no han sido detenidas. En el apartamento, registrado el 26 de noviembre, se encontraron varios colchones, pero no armas ni explosivos.