TERRORISMO YIHADISTA

Putin amenaza a los terroristas del EI con armas nucleares

En una reunión con su Ministro de Defensa, el mandatario ruso ha destacado en clara advertencia a los yihadistas que los misiles lanzados contra objetivos en Siria "pueden llevar tanto cabezas convencionales, como cabezas nucleares".

Vladimir Putin junto al ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu

Vladimir Putin junto al ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu Reuters

  1. Estado Islámico
  2. Vladimir Putin
  3. Rusia
  4. Armas nucleares
  5. Siria
  6. Grupos terroristas
  7. Terrorismo islamista
  8. Yihadismo
  9. Misiles
  10. Aviones combate
  11. Turquía
  12. Política

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha lanzado una advertencia sin precedentes a los terroristas del Estado Islámico concentrados en Siria e Irak. En una reunión a puerta cerrada con su Ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, el líder del Kremlin dio a entender que no descarta usar armas nucleares para acabar con los yihadistas.

Al escuchar el informe de Shoigu sobre lanzamientos de los recién estrenados misiles Kalibr disparados desde un submarino emplazado en el Mediterráneo contra los objetivos en Siria, Putin de repente dijo: "Quiero destacar que estos misiles pueden llevar tanto cabezas convencionales, como cabezas nucleares. Espero que no lo vamos a necesitar en la lucha contra los terroristas".

Las palabras del presidente sonaron como una clara advertencia no solo a los yihadistas, sino también a la OTAN a la que el Kremlin pretende demostrar la calidad de sus armas de alta precisión en el marco de su operación militar en Siria. El reciente despliegue del sistema antiaéreo ruso S-400 en Siria ha causado gran preocupación en Bruselas."Rusia está desplegando sistemas militares avanzadas en Siria y la parte oriental del Mediterráneo, es una de las causas por las que hemos intensificado nuestra presencia militar en el este de la alianza", dijo recientemente el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una reunión de los cancilleres de los países miembros de la Alianza. Actualmente, militares estadounidenses mantienen consultas con colegas rusos para prevenir el uso del sistema S-400 contra aviones de la coalición liderada por EEUU.

El Ministerio de Defensa rusa ha publicado un vídeo en el que se ve cómo el submarino Rostov na Donu, de la Flota del mar Negro, lanza misiles de la última generación rumbo a Siria. "Es la primera vez que los misiles de crucero Kalibr son lanzados por el submarino Rostov na Donu desde el mar Mediterráneo", dijo Shoigú a Putin. El titular de la Defensa rusa destacó de manera especial el hecho de que los misiles Kalibr han demostrado una vez más su “gran eficacia en ataques a grandes distancias”.

Como resultado del ataque fueron destruidos importantes objetivos de los terroristas en la ciudad siria de Raqqa. Rusia informó a Israel y EEUU de los planes de atacar objetivos del Daesh desde un submarino emplazado en el mar Mediterráneo. Militares rusos intensificaron desde el pasado 5 de diciembre sus ataques aéreos contra las posiciones de Daesh y otros grupos terroristas en Siria lanzando 1.920 bombas en cuatro días, informó el Ministerio de Defensa.

La caja negra

Además, Shoigú informó a Putin de que las fuerzas rusas lograron recuperar la caja negra del bombardero ruso Su-24 derribado por las cazas turcas el pasado 24 de noviembre y liberar el territorio donde fue abatido uno de los pilotos.

El presidente ruso pidió empezar a descifrar los datos del registrador en la presencia de especialistas extranjeros. "Hemos de invitar a todos quienes estén dispuestos a tomar parte en esta labor", indicó Putin. Sin embargo, el presidente advirtió que la información obtenida de la caja negra no cambiará su postura sobre el ataque turco. "Sepamos lo que sepamos, nuestra postura ante lo que hicieron las autoridades turcas no cambiará", dijo Putin al reiterar que Rusia nunca ha esperado "un vil golpe y una puñalada por la espalda" de Turquía.

El bombardero ruso que cumplía una misión de combate cerca a la frontera turco-siria fue derribado por un misil aire-aire turco. Ankara asegura que el avión violó el espacio aéreo del país, mientras que las autoridades rusas sostienen que la aeronave se encontraba en territorio sirio, lo que confirman los datos de los radares sirios. Tras el ataque, los dos pilotos del Su-24 lograron eyectarse; uno de ellos murió tras ser atacado desde tierra.