Alerta terrorista

El octavo terrorista de París escapa a una vasta operación policial en Bélgica

Cinco nuevos detenidos en redadas este lunes en Bruselas y Lieja, que elevan a 21 la cifra total de arrestados desde la tarde del domingo

La policía belga, durante las redadas en el barrio bruselense de Molenbeek

La policía belga, durante las redadas en el barrio bruselense de Molenbeek

Actualizada el 23/11/2015 a las 13:30 horas

El octavo terrorista de París, Salah Abdeslam, el enemigo público número uno de Bélgica, ha logrado escapar a una vasta operación policial llevada a cabo durante las últimas horas en las ciudades de Bruselas, Charleroi y Lieja. Este lunes se ha detenido a cinco personas en siete redadas, que se se suman a los 16 arrestados durante los registros domiciliarios que se realizaron el domingo por la noche.

En total, son ya 21 los detenidos que están siendo interrogados por la policía. Durante los registros no se han encontrado armas ni explosivos. En uno de los domicilios, las fuerzas de seguridad se han incautado de una suma de 26.000 euros en efectivo, según ha informado la fiscalía belga.

En el BMW huido en Lieja no viajaba Abdeslam

En el marco de esta operación, un vehículo BMW logró huir durante un control policial realizado el domingo por la noche en la región de Lieja. La prensa belga había informado de que en este coche podría viajar Salah Abdeslam, que escapó camino de Alemania. Sin embargo, la fiscalía ha querido desmentir esta información. "Este vehículo ha sido identificado y las investigaciones han mostrado que no está ligado de ninguna forma a la operación en curso", señala el comunicado de la fiscalía. 

En todo caso, su portavoz, Eric Van Der Sypt, admitió en una comparecencia ante la prensa la pasada madrugada que “Salah Abdeslam no está entre las personas detenidas durante las redadas”. El portavoz no desveló la identidad de ninguno de los detenidos ni tampoco admitió preguntas de los periodistas.

Un herido en un tiroteo con la policía

Durante una de las redadas en el barrio de Molenbeek el domingo, un vehículo se dirigió hacia la policía y los agentes abrieron fuego dos veces para detenerlo. El coche logró huir pero fue interceptado más tarde en el centro de Bruselas. Su conductor, que estaba herido, está entre los detenidos. “En este momento es imposible decir si hay un vínculo entre este arresto y la investigación en curso”, dijo el portavoz. El resto de registros se han llevado a cabo sin ningún incidente reseñable.

Las redadas, que comenzaron a última hora de la tarde del domingo, se desarrollaron en los barrios bruselenses de Molenbeek, donde vivía Salah y su hermano kamikaze Ibrahim, Anderlecht, Jette, Schaarbeek, Woluwe-Saint-Lambert y Forest. También hubo una gran redada en el centro de Bruselas, junto a la Grand Place. En la localidad de Charleroi, al sur de la capital, se llevaron a cabo tres registros.  

Durante la mañana del lunes se han producido cinco redadas suplementarias en la región de Bruselas y otras dos en la de Lieja.

El terrorista más buscado, Salah Abdeslam, logró huir de París a Bruselas tras los atentados del 13-N con la ayuda de dos cómplices que vinieron a buscarle y que están detenidos. Aunque fue detenido en un control policial en la frontera franco-belga, las fuerzas de seguridad francesas le dejaron seguir porque Bélgica no había informado de que estaba fichado por posible radicalización y todavía no se le relacionaba con los ataques. Uno de los cómplices dice que el octavo terrorista podría llevar un chaleco explosivo similar al del resto de kamikazes de París.

Pese a las operaciones policiales, el Gobierno belga ha decidido mantener el nivel máximo de alerta en Bruselas por el riesgo inminente de atentados terroristas. Este lunes cerrarán las escuelas y las universidades y el metro, que no circula desde el sábado por la mañana, seguirá sin funcionar.