Religión

Un sacerdote español detenido por un nuevo 'Vatileaks'

El Vaticano señala a Lucio Angel Vallejo Balda como sospechoso de robar y difundir información confidencial de la Santa Sede.  

El Vaticano denuncia el robo de información sobre su contabilidad

El Vaticano denuncia el robo de información sobre su contabilidad

El religioso español Lucio Angel Vallejo Balda fue detenido por el robo y divulgación de noticias y documentos reservados de la Santa Sede, en un caso que la prensa italiana ya ha bautizado como el Vatileaks 2.

El religioso fue arrestado junto a la seglar italiana Francesca Chaouqui, que ya ha sido puesta en libertad. El Vaticano ha informado en un comunicado que monseñor Vallejo Balda fue secretario y miembro de la ya disuelta Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede.

Vallejo Balda participó en una lujosa comida a la que asistieron religiosos, empresarios y periodistas italianos en una azotea del Vaticano durante la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II en mayo del 2014. El gesto fue muy criticado por Francisco, según recogió la prensa italiana en su momento.

Interrogados el fin de semana

El Vaticano ha dicho que ambos fueron arrestados después de ser interrogados el fin de semana, en el marco de las investigaciones que se están llevando a cabo en relación a un supuesto acceso a archivos reservados del Vaticano.

Parte de la información y documentación confidencial que ha sido presuntamente robada podría ser divulgada a través de los libros Avarizia, de Emiliano Fittipaldi, y Via Crucis, de Gianluigi Nuzzi, que se publicarán el próximo lunes 9 de noviembre.

El Vaticano había denunciado este mismo domingo 1 de noviembre el intento de robo del ordenador perteneciente al revisor general de la Santa Sede, Libero Milone, encargado de supervisar la contabilidad de la Curia Romana, según informaba el diario Il Corriere della Sera.

El primer 'Vatileaks'

Según el periódico, los autores de este delito podrían haber accedido a "documentos sobre las revisiones contables o sobre la reorganización en curso de los dicasterios (ministerios vaticanos)". El Vaticano no se ha pronunciado ante estas acciones y solo ha comentado que "no tiene "nada que decir".

Los medios italianos se refieren a este caso como Vatileaks 2 por su similitud con el escándalo que supuso en 2012 la revelación de la correspondencia privada de Benedicto XVI su mayordomo Paolo Gabriele.