Conflicto palestino-israelí

“La tercera intifada puede estallar ya”

Ha muerto de nuevo un palestino tras una semana de graves enfrentamientos que ha acabado con la vida de cuatro palestinos y cuatro israelíes 

Un palestino protesta ante el Ejército israelí.

Un palestino protesta ante el Ejército israelí. Cisjordania

Otro palestino ha fallecido este miércoles durante enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes. Ya son cuatro los palestinos muertos a manos de fuerzas israelíes y también cuatro los israelíes muertos a manos de palestinos desde el pasado 1 de octubre. Este palestino había apuñalado a un soldado israelí en la ciudad de Kiryat Gat. Había arrebatado su pistola al agente, por lo que las fuerzas especiales israelíes lo han disparado y matado, según ha informado la Policía israelí, recoge Reuters. 

La Policía israelí retira el cadáver del palestino muerto este miércoles

La Policía israelí retira el cadáver del palestino muerto este miércoles

Además, dos palestinos han resultado gravemente heridos, uno de ellos de extrema gravedad, tras otros enfrentamientos que se han producido este miércoles entre palestinos e israelíes cerca del asentamiento judío de Bet El, junto a la ciudad cisjordana de Ramala, informan distintas agencias de noticias.

Soldados israelíes detienen a un palestino herido cerca de Ramala

Soldados israelíes detienen a un palestino herido cerca de Ramala

Cuatro israelíes y tres palestinos han muerto en la última semana en una escalada de tensión entre ambos pueblos, en la que Hamas ha llamado a una tercera intifada mientras el premier israelí Benjamín Netanyahu, y su homólogo palestino, Mahmud Abas, intentan calmar los ánimos al mismo tiempo que el diálogo entre ambos se mantiene inexistente.

Abas y Netanyahu aseguran que no quieren una escalada de la violencia.

Abas y Netanyahu aseguran que no quieren una escalada de la violencia.

Meir Margalit es investigador del prestigioso Instituto Van Leer de Jerusalén y director del Centro para el Avance por las Iniciativas de Paz en Israel. Experto en la actividad pública para promover la paz, este antiguo concejal de la oposición progresista en Jerusalén evalúa para EL ESPAÑOL la posibilidad de que estalle una revuelta popular palestina que se prolongue y agrave, una tercera intifada.

Un palestino lanza piedras con un tirachinas contra el Ejército israelí.

Un palestino lanza piedras con un tirachinas contra el Ejército israelí.

¿Existe riesgo de una tercera intifada?

El riesgo es constante. Esta ciudad [por Jerusalén] más que ciudad es un volcán que en cualquier momento puede irrumpir [sic]. Es un polvorín. Nadie es profeta para decir cuándo estallará, pero está claro que es cuestión de tiempo. El clima está demasiado tenso y el grado de furia que viven los palestinos llegó a tal punto, que estallará tarde o temprano.

¿Le interesa a alguien una tercera intifada, a Netanyahu, como ha dicho Abas?

No creo que a nadie le interese una intifada, pero nadie hace lo necesario para evitarla.

El problema básico es que Israel no entiende que no se puede someter a un pueblo entero bajo ocupación para siempre; ya van 47 años. Está claro que tarde o temprano el pueblo palestino se va a sublevar. Es lo que hay.

Estos regímenes pueden mantenerse por la fuerza por un tiempo indeterminado, pero a la larga colapsan y no por las buenas.

Entonces cuando Abas renunció ante la ONU a los Acuerdos de Oslo porque entendía que en la práctica ya estaban anulados por Israel y Netanyahu contestó que estaba dispuesto a hablar sobre la solución de los dos Estados, ¿eran palabras vacías? ¿No lo decía de verdad?

A Netanyahu le creo. Él está dispuesto a hablar incesantemente, sin hacer nada. El problema es hacer algo concreto. Netanyahu es un artista en el arte de negociar, estaría feliz si pudiera negociar toda la vida. Los palestinos son listos [y lo saben].

¿Se dan circunstancias similares a las que llevaron a la primera y segunda Intifadas?

Sin lugar a dudas. El clima es similar, la reacción israelí también. Nadie entiende que se trata de un problema político y no de un problema de violencia callejera. Esta política de darle a la Policía o al Ejército mano libre para que calme la situación… la Policía es parte del problema.

Pero Abas ha dado instrucciones a sus organismos de seguridad para que eviten una escalada de violencia.

Abas no quiere que haya una ola de violencia, porque será aprovechada por los grupos más extremistas. Por eso prefiere que esto no estalle, pero estas cosas se le escapan de las manos a Abas.

No tiene el poder de controlar esta revuelta popular. Israel tampoco le ayuda mucho a reconstruir su imagen. Si Abas pudiera recuperarla con un logro político, por ahí su imagen se reforzaría y tendría algo más de poder. No controla la calle.

¿Aunque nadie pueda prever cuándo estallará la tercera intifada, cree que puede ser en los próximos días o semanas?

Puede ser este mismo día.

¿Qué tiene que suceder para que esto se produzca? ¿Cuál puede ser la gota que colme el vaso para que estalle?

Para que estas cosas sucedan tienen que pasar cosas de lo más banales. Alcanza con que un soldado le ponga la mano a una mujer donde no corresponde o un accidente de tránsito para que esto produzca una gran explosión. No hace falta una organización armada.