AFGANISTÁN

"Vimos a nuestros colegas morir en el hospital y eso es algo muy duro"

El enfermero Lajos Zoltan Jecs se encontraba en el centro de trauma de Kunduz en el momento en el que empezaron a caer bombas sobre el hospital de Médicos Sin Fronteras.

Dos pacientes se refugian de las bombas en el hospital atacado por Estado Unidos en la ciudad afgana de Kunduz

Dos pacientes se refugian de las bombas en el hospital atacado por Estado Unidos en la ciudad afgana de Kunduz

  1. MSF Médicos sin Fronteras
  2. ONG
  3. Médicos
  4. Bombardeos
  5. Terrorismo
  6. Talibanes
  7. Kunduz
  8. Afganistán
  9. Estados Unidos

El enfermero de Médicos Sin Fronteras Lajos Zoltan Jecs se encontraba en el centro de trauma de Kunduz en el momento en el que empezaron a caer las bombas de Estados Unidos sobre hospital en el que han muerto 12 trabajadores de la organización y 7 pacientes. Ocurrió en plena madrugada del sábado 3 de octubre.

Lajos describe la experiencia que vivió como "absolutamente aterradora".

"Me desperté con el estruendo de una gran explosión. Indudablemente había sido cerca. Al principio no sabía lo que estaba pasando. Durante toda la semana pasada habíamos oído bombardeos y explosiones, pero siempre sonaban mucho más alejadas. Esta era diferente; cercana y atronadora.

Después de 20 o 30 minutos en los que no pararon de caer bombas, escuché que alguien gritaba mi nombre. Era uno de los enfermeros de la sala de emergencia. Se tambaleaba con una herida muy grave en su brazo. Estaba cubierto de sangre, con heridas por todo el cuerpo.

En ese momento mi cerebro no podía entender lo que estaba sucediendo. Por un segundo me quedé inmóvil, conmocionado.

Mi compañero gritaba pidiendo ayuda. No había morfina para parar su dolor. Hicimos lo que pudimos, pero no fue suficiente.

No sé exactamente cuánto tiempo pasó, pero pongámosle que fuera media hora desde el momento en el que cesaron los bombardeos. Salí del hospital con el coordinador del proyecto para ver lo que había sucedido.

Lo que vimos fuera es indescriptible: el hospital estaba destruido y varias salas completamente en llamas. No sé lo que sentí, de nuevo sólo conmoción.

Fuimos en busca de supervivientes. Algunos ya habían llegado a una de las habitaciones de seguridad. Poco a poco empezó a aparecer gente herida de todas partes; casi uno por uno. Entre ellos había algunos de nuestros colegas y también los cuidadores de los pacientes.

Tratamos de ver si podíamos entrar a uno de los edificios en llamas para ayudar a la gente. No era posible. No puedo describir lo que había ahí dentro. No hay palabras para explicar lo terrible que era. En la Unidad de Cuidados Intensivos seis pacientes estaban ardiendo en sus camas.

Fuimos a buscar a los compañeros que estaban trabajando en el quirófano en el momento en el que empezaron a caer las bombas. El panorama que vimos allí también era horrible. Un paciente estaba muerto en la mesa de operaciones, en medio de la destrucción. No podíamos encontrar a nuestro personal. Afortunadamente, después nos enteramos de que habían podido huir de la sala de operaciones y habían encontrado un lugar seguro donde protegerse.

Revisamos el departamento de pacientes hospitalizados. Por suerte no fue alcanzado por los bombardeos. Rápidamente nos aseguramos de que todo el mundo estaba bien. Y en una habitación de seguridad al lado, también estaban todos bien.

Luego, una vez de vuelta a la oficina, todo eran gritos y pacientes heridos por todas partes.

Fue una locura. Tuvimos que organizar rápidamente un plan para atender a las víctimas que llegaban en masa a la oficina, viendo qué médicos estaban vivos y disponibles para ayudar. Hicimos una cirugía urgente a uno de nuestros médicos. Lamentablemente murió allí, en la mesa de la oficina.

Vimos a nuestros colegas morir y eso es algo muy duro. Nuestro farmacéutico, con quien había estado hablando la noche anterior, con quien había estado haciendo el plan de trabajo para la noche, también murió allí, en nuestra oficina.

Los primeros momentos fueron de caos. Había sobrevivido suficiente personal, por lo que pudimos ayudar a muchos de los heridos que tenían heridas curables. Pero había demasiados. No pudimos ayudarlos a todos. Rápidamente vimos que en realidad no teníamos tiempo de tomar decisiones; todo estaba muy claro. Tratamos a las personas que necesitaban tratamiento y ya está. ¿Cómo se pueden tomar decisiones en medio de un caos así?

Algunos de mis colegas estaban demasiado conmocionados como para hacer nada. No podían parar de llorar. Traté de animarles para que nos ayudaran, de darles algo en que concentrarse y alejar sus mentes del horror, pero algunos estaban completamente paralizados. Ver a hombres adultos, ver a tus amigos llorando incontrolablemente, no es fácil de asimilar.

He estado trabajando aquí desde mayo y ya me ha tocado ver un montón de situaciones médicas difíciles. Pero cuando se trata de tus amigos es totalmente diferente.

Son personas que han estado trabajando muy duro durante meses, y que no habían descansado un minuto durante la última semana. Personas que no habían ido a sus casas, que no habían visto a sus familias, que habían estado trabajando en el hospital para ayudar a la gente ... y ahora están muertos. Estas personas son amigos, amigos cercanos. No tengo palabras para expresar lo que siento. Es indescriptible.

El hospital ha sido mi lugar de trabajo y mi hogar durante varios meses. Sí, es sólo un edificio, pero es mucho más que eso. Es la única asistencia sanitaria que había en Kunduz. Ahora ya no está

Mi corazón está destrozado. Lo que ha pasado es totalmente inaceptable. ¿Cómo pueden suceder cosas así? ¿Cuál es el beneficio? La destrucción de un hospital y de tantas vidas, para nada. No encuentro palabras".