BMW M4

El BMW M4 GTS estrenará la inyección de agua, ¿cuáles son sus beneficios?

BMW M4 GTS

BMW M4 GTS

  1. BMW M4

Mezclar en la combustión de un motor el aire y el combustible con agua no parece, en principio, una buena idea. El agua es -casi- incompresible, por lo que si por alguna causa llega a los cilindros, el destrozo interno puede ser mayúsculo. 

Sin embargo, Bosch ha desarrollado el primer sistema de inyección de agua, que se estrenará en el propulsor del nuevo BMW M4 GTS. El GTS es la variante más potente y deportiva del modelo, con un motor 3.0 biturbo de seis cilindros que ofrece 500 CV. 

Utilizando un pequeño depósito y dos inyectores situados en las tuberías de admisión, se vaporiza una pequeñísima agua destilada que permite bajar la temperatura de los gases antes de la explosión. Gracias a este sistema se mejora la eficiencia de la combustión, aumentando la potencia y disminuyendo las emisiones contaminantes. 

Según Bosch, el depósito de agua tiene una autonomía media de unos 3.000 km. Si el agua se agota, el vehículo sigue circulando con normalidad y suavidad, aunque con una ligerísima pérdida de potencia y eficiencia. 

Este sistema es particularmente eficaz en propulsores con una potencia específica superior a los 107 CV/litro, por ideal por tanto para los modelos más potentes del fabricante. 

BMW será el primer fabricante en implementar este sistema, que posteriormente se extenderá a otras motorizaciones en diferentes modelos. El mecanismo será virtualmente idéntico que el que monta el M4 GTS, manteniendo los costes de producción a raya.