Motocicletas

Las motocicletas eléctricas no tienen por qué ser aburridas

Iván Fernández

Con la tecnología de propulsión eléctrica haciéndose cada vez con un hueco mayor en el mercado, incluido en el de las dos ruedas, todos los meses surgen nuevas propuestas que ayuden a atraer la mirada hacia estos nuevos sistemas de movilidad. Las motocicletas alimentadas por vatios están muy presentes y muchas ya han empezado a buscar su propio diseño rompedor en clave futurista.

Un buen ejemplo de ello es la ST Concept que Alta Motors presentó en Portland hace unos días, en la octava edición del ‘The One Moto Show’. Una Street-Tracker de nueva generación fabricada por un incipiente taller en la bahía de San Francisco. Hasta el momento sólo habían acuñado dos modelos, Las versiones MX (motocross) y SM (supermoto) de la Redshift. Por el momento, la ST sólo se trata de una Concept Bike.

Una moto ligera de apenas 120 kilógramos y 40 CV de potencia para construir una tracker urbana y eléctrica con ciertas reminiscencias a montura de trial y ruedas de 19 pulgadas BSR en fibra de carbono más propias del flat track. Aspecto de competición para completar una silueta minimalista y adelantada a su época. Se corona con un bonito faro delantero con tecnología LED y la clara presencia del depósito de líquido de frenos que aporta más personalidad al conjunto.

Una estética off-road para un concepto totalmente urbano, con una suspensión trasera WP que ha sido rebajada hasta los 80 centímetros para hacerla accesible a todos los públicos. No sabemos si terminará llegando a la producción, pero su aspecto demuestra de que el cambio a tecnologías alternativas es posible, y no tienen por qué ser aburrido.