Audi

Mattias Ekström cumplió su sueño de ser Campeón del Mundo

  1. Audi
  2. Audi S1

La transformación del Campeonato de Europa de Rallycross en Mundial hace dos temporadas, no sólo permitió una segunda etapa dorada de la disciplina (la primera de ellas fue con la llegada de los desterrados Grupo B) sino también la llegada de pilotos provenientes de otras categorías que no sólo veían en el RallyCross un pasatiempos después de la retirada o la última alternativa después de no conseguir sacar adelante otros programas.

Uno de los precursores fue el propio Petter Solberg, bicampeón del World RX en 2014 y 2015. El noruego, también Campeón del Mundo de Rallies, no encontró un proyecto en el WRC que le convenciera y prefirió probar suerte en el por aquel entonces Europeo. Tras él llegaron Sébastien Loeb, Ken Block e incluso Mattias Ekström. Todos ellos en el marco de estructuras potentes, pero en el caso de Solberg y Ekström con proyectos muy personales, similares a los que llevaban a cabo los pequeños equipos escandinavos que participaban en la disciplina.

El sueco soñó desde niño con llegar a ser algún día Campeón del Mundo de Automovilismo mientras observaba cómo su padre competía en la disciplina en la que Mattias se coronaría intercontinentalmente varias décadas después. Uno de los secretos del éxito fue precisamente ese, un equipo pequeño, con amigos e incluso familiares muy involucrados en conseguir que Ekström cumpliera ese sueño. El apoyo de Audi también fue necesario a la hora de financiar el asalto al título que comenzó hace dos años con la creación del equipo y la de un prototipo del Audi S1 EKS RX que con casi 600 CV de potencia anunciaba un 0 a 100 km/h por debajo de los dos segundos.

Precisamente la firma de los cuatro aros tuvo la última palabra sobre las opciones de título de su piloto en el DTM. Siempre teniendo en mente que el Campeonato Alemán de Turismos era prioridad, Ekström tuvo que pedir permiso a Audi Sport para que le permitieran saltarse la final en Hockenheim y viajar a Estering para disputar la penúltima cita del Mundial de RallyCross 2016. En el momento que los dirigentes de Ingolstadt tuvieron que tomar una decisión, Mattias ya tenía el campeonato encaminado después de una desastrosa actuación de Petter Solberg, su principal rival, en Letonia, donde fue descalificado y quedó fuera de las semifinales.

Con luz verde para saltarse sus obligaciones en el DTM, Ekström no tuvo ni tan siquiera que luchar por el podio en la gran final de Estering (la victoria era para Kevin Eriksson tras un espectacular adelantamiento en la primera vuelta) para coronarse Campeón del Mundo de RallyCross a falta de una cita. Las lágrimas que asomaban en sus ojos antes de subir al cajón demostraban que esta no había sido una victoria menor para Mattias, al menos estaban a la altura de sus dos títulos en el Alemán de Turismos. Un niño que soñó con ser campeón en el Mundial de Rallies o en circuitos y que finalmente encontró la gloria en una categoría que crece con fuera lejos del extremo norte del viejo continente.

¿Qué nos espera en la temporada 2017?

El calendario provisional del Campeonato del Mundo de RallyCross trae como principales novedades la caída de Argentina como prueba que cierra el calendario, la entrada en su lugar de una carrera en Ciudad del Cabo y el reajuste de la fecha de la prueba española, que se celebra en el Circuit de Barcelona-Catalunya y que a partir de la próxima temporada abrirá el año, cargo que hasta ahora ocupaba la prueba portuguesa de Montalegre.

En cuanto a los equipos de cabeza, tanto Ford Performance como Peugeot Sport/Hansen se esperan que mantengan sus programas con pocas variaciones, lo que significa que tanto Loeb, como Block, los hermanos Hansen o Bakkerud pueden contar con una montura de garantías para pelear por el título. Ekström no ha hecho pública su intención de defender el título, sin embargo, se espera que sea uno de los grandes candidatos a la espera de conocer el proyecto de Petter Solberg, el cual negocia con varios fabricantes la posibilidad de construir un nuevo coche. Lo que sí ha confirmado es que este será el último año compitiendo con el Citroën DS3 Supercar construido por PSRX.