24 Horas de Le Mans

Nuevos destinos para pilotos recién jubilados

  1. 24 Horas de Le Mans
  2. Rally Dakar
  3. Rally

Mucho ha cambiado la competición estos últimos años, no sólo en cuanto a reglamento técnicos, caras nuevas, fabricantes que vienen y van o pilotos que saltan de uno a otro campeonato en búsqueda de su propia camino hacía las categorías internacionales más importantes. Sin embargo, no son los únicos que han cambian con el paso de las temporadas, también lo hace el orden de prioridad que tienen los pilotos cuando se retiran de los principales campeonatos, especialmente los provenientes de la Fórmula 1 o del Mundial de Rallies.

En el pasado los pilotos buscaban en campeonatos como la resistencia, el Dakar o incluso el DTM una forma de ‘matar el gusanillo’ de las carreras, en otras disciplinas tal vez menos exigentes y en las que no tuvieran tantos compromisos a lo largo del año. El objetivo era el de seguir compitiendo por los títulos, buscar nuevos retos, sin la misma carga de trabajo. Esto nos ha permitido ver situaciones tan curiosas como a Mika Häkkinen en el DTM o Nigel Mansell en el Británico de Turismos, además de los muchos pilotos que encontraron en la resistencia y específicamente en las 24 Horas de Le Mans el destino perfecto para seguir experimentando esas sensaciones que les acompañaron durante gran parte de su carrera deportiva.

Con el paso de los años, esta lista de prioridades ha ido variando y ahora que los pilotos que fueron campeones al final de la primera década del Siglo XXI afrontan su retirada de la Fórmula 1, nos damos cuenta de que precisamente esas preferencias para la ‘jubilación’ han cambiado. Buena muestra de ello es Jenson Button, el cual se tomará un año sabático en 2017 para aclarar su futuro, pero no ha descartado probar suerte en el RallyCross o en el Super GT. El británico, Campeón del Mundo en 2009 con Brawn quiere seguir los pasos de su padre, el cual compitió en la disciplina con un Volkswagen Beetle en el pasado, y el propio Jenson no ha descartado compaginar su nueva labor como embajador de McLaren-Honda con disputar algunas pruebas.

Jenson Button está dispuesto a probar la categoría en la que compitió su padre

Jenson Button está dispuesto a probar la categoría en la que compitió su padre

Felipe Massa también anunciaba el final de su carrera deportiva en la Fórmula 1, aunque lejos de centrarse en buscar un asiento en el WEC al volante de un LMP1 oficial, como ya han hecho durante las últimas temporadas Mark Webber, Kamui Kobayashi, Stéphane Sarrazin o Anthony Davidson (e incluso se vislumbra un futuro parecido para Fernando Alonso), el brasileño no descarta probar suerte en otro de los campeonato que también se está aprovechando de los numerosos pilotos que han salido rebotados del Gran Circo, la Fórmula E, o incluso el DTM.

Desde la creación del primer campeonato de monoplazas eléctricos, el cual afronta su tercera temporada de vida, hemos visto la parrilla nutrirse de nombres que a muchos les sonarán de la Fórmula 1 o del largo camino que te lleva hasta la categoría reina. Sarrazin, Buemi, Vergne, Heidfeld, Di Grassi o Piquet Jr. son algunos de los apellidos que estaban llamados a hacer grandes cosas hasta que se les cerraron las puertas de las once escuderías y tuvieron que buscar un destino alternativo.

En el caso del brasileño, el ‘crashgate’ del Gran Premio de Singapur 2008 le dejó sin asiento y después de probar suerte en la NASCAR también se le ha podido ver compaginar el pilotar en la Fórmula E con algo mucho más exótico: el Global RallyCross Championship, lugar en el que compite contra el ex-piloto Red Bull, Scott Speed, vigente campeón. Todos estos ejemplos contrastan con la intención de Lewis Hamilton de dedicarse a otras cosas una vez deje la Fórmula 1. Todos conocemos que el británico es un apasionado de la música y en más de una ocasión ha deslizado que le gustaría tener relación con la misma cuando se decida a bajarse del monoplaza.

El WRC, un camino de ida y vuelta:

No tuvo demasiado éxito, pero Kimi Räikkönen compitió en el WRC dos años

No tuvo demasiado éxito, pero Kimi Räikkönen compitió en el WRC dos años

Pocos han sido los que han encontrado en el Mundial de Rallies una alternativa para no poner punto y final a sus carreras deportivas. En los últimos años hemos tenido dos casos de trasvase de pilotos de la Fórmula 1 al WRC. Kimi Räikkönen y Robert Kubica siempre habían expresado su deseo de continuar en los rallies una vez terminada su participación en el gran circo. Sin embargo, ambos llegaron prematuramente por casos completamente distintos.

El finlandés, cansado del yugo que para él suponía toda la parafernalia de la Fórmula 1 se tomó dos años sabáticos tras salir de la disciplina de Ferrari a finales de la temporada 2009. Tras algún revolcón y algún buen crono, decidió regresar, esta vez con Lotus demostrando que tal vez en esas dos temporadas al volante del WRC no había conseguido resultados destacables, pero sí le había servido para volver con la mente despejada y con un nivel de pilotaje aún mejor.

Robert Kubica se coronó Campeón del Mundo del WRC2

Robert Kubica se coronó Campeón del Mundo del WRC2

Kubica hizo un salto más concienzudo. El polaco comenzó haciendo algunas pruebas regionales al volante de sus propios coches (se compró un Renault Clio S1600 y un Skoda Fabia WRC) aprovechando que su contrato con Renault se lo permitía. Su accidente, en una cita italiana le dejaba muy limitado su movimiento en el brazo derecho y suponía el cierre de una etapa de su carrera. Con la imposibilidad de pilotar un Fórmula 1, Robert, tras una larga recuperación y numerosas operaciones, terminó pilotando en el Mundial de Rallies con un coche adaptado y coronándose Campeón del Mundo de WRC2 en 2013. Su salto posterior a la categoría absoluta no salió como esperaba y tras el Rally de Monte-Carlo decidía tomarse un respiro ante la frustración que le suponía no conseguir los objetivos que perseguía. Su regreso a la categoría reina de los circuitos sigue siendo una utopía.

En cuanto a los pilotos que se han hecho un nombre compitiendo en el WRC, el destino preferido hasta el momento tras colgar los guantes era y sigue siendo el Dakar. En las últimas décadas, Vatanen, Sainz, McRae, Kankkunen, Hirvonen, Loeb o Biasion formaron parte de las listas de inscritos del rally-raid más duro del planeta. Ahora esa dinámica está cambiando y el Mundial de RallyCross es otra de las posibilidades que barajan aprovechando sus carreras llenas de acción, los fines de semana cortos (las carreras se concentran de viernes a domingo) y la buena promoción que están haciendo los responsables del campeonato. El propio Loeb y Petter Solberg han sido los primeros, mientras que Prokop, Neuville o el español Sordo ya han dejado abierta la posibilidad de competir también en él en un futuro.