Volkswagen Polo R WRC

El reto de Sven Smeets de mantener a Volkswagen en lo más alto

  1. Volkswagen Polo R WRC
  2. Rally
  3. Sébastien Ogier

Finalmente no fue ni Luis Moya, ni Carlos Sainz, ni una contratación rutilante proveniente de otro equipo. Volkswagen Motorsport buscó la confianza y la experiencia para sustituir a su jefe hasta ahora, Jost Capito, con un hombre que se ha formado durante los últimos años dentro de la casa y que a sus espaldas tiene amplios conocimientos de cómo funciona internamente el Mundial de Rallies. El pasado día 1 de septiembre hubo cambio de guardia en Hannover, sede del brazo deportivo de la punta de lanza del Grupo VAG.

No le será fácil a Sven Smeets igualar los éxitos cosechados por Volkswagen durante los últimos tres años y medio, especialmente durante las temporadas 2013, 2014 y 2015, años en los que el equipo germano ha sido un auténtico panzer que ha aplastado a la competencia con mano de hierro y sin ninguna piedad. Por ello, una campaña como la de 2016, en la que han sumado cuatro victorias de nueve posibles no está siendo fácil de digerir dentro del seno del equipo, especialmente tras la polémica suscitada a raíz de la normativa de orden de salida.

Será difícil igualar lo conseguido con Jost Capito a la cabeza. El ex de Sauber o Ford regresa este año a la Fórmula 1 con un despacho en Woking y posiblemente con más presión que la que tenía dirigiendo a los de Wolfsburgo. Allí ya había alcanzado los éxitos, con McLaren-Honda le queda un camino muy largo hasta volver a luchar por el Mundial. El Gran Circo y especialmente los puestos de responsabilidad en escuderías históricas han demostrado ser una autentica apisonadora para aquellos que se deciden a afrontar el reto de dirigir en la categoría reina del automovilismo.

Pero, ¿quién es Sven Smeets? El belga se sentó a la derecha de algunos de los pilotos de su país más destacados, entre ellos François Duval (con el que consiguió su triunfo con Citroën en el Rally de Australia 2005) o Freddy Loix, hasta que decidió que su tiempo como copiloto había finalizado. Desde entonces formó parte del equipo Citroën, donde hizo las labores de manager. En aquella época Sven fue uno de los responsables de que la firma de los dos chevrones decidiera apostar por Sébastien Ogier como opción de futuro, algo que terminó situando al de Gap en el primer equipo y a la postre terminó sirviéndole para fichar por Volkswagen Motorsport.

Smeets también confió en Ogier cuando en 2012 llegó a la firma alemana ocupando un puesto similar al que venía ejerciendo en Citroën. El piloto galo fue nombrado líder del equipo y llevó todo el peso de desarrollo del Polo R WRC, todo ello mientras lo compaginaba con un año al volante del S2000 para no perder el ritmo de competición. Cuatro años más tarde, el equipo y la pareja Sébastien Ogier-Julen Ingrassia van camino del cuarto título Mundial.

Unos números difíciles de igualar:

A falta todavía de cuatro pruebas para que termine la temporada 2016, la Volkswagen Motorsport de Jost Capito ha acumulado 39 victorias de 48 posibles desde 2013 y 594 scratchs de 881 que ha disputado en el Mundial. Números que serán difíciles de igualar si nos atenemos a los resultados que estamos viendo esta temporada, más cuando en 2017 tendremos un nuevo reglamento técnico que tal vez afecta a la competitividad del Polo R WRC.

No será el único reto que tenga Sven Smeets como nuevo director de Volkswagen Motorsport, otros dos quebraderos de cabeza se anuncian en el horizonte. El primero de ellos será el de renovar los contratos de sus actuales pilotos, o decidir cuál de ellos es prescindible. Con Toyota deseando pescar en río revuelto y los acuerdos de Andreas Mikkelsen, Sébastien Ogier y Jari-Matti Latvala terminando a finales de 2017, el belga deberá lidiar con las negociaciones con sus respectivos representantes. También se deberá sentar con los responsables del Grupo VAG para discutir la futura estrategia deportiva de los alemanes.