Rally

Cinco alternativas al Mundial de Rallies y la Fórmula 1

Cinco alternativas al Mundial de Rallies y la Fórmula 1

Cinco alternativas al Mundial de Rallies y la Fórmula 1

  1. Rally
  2. Rally Dakar

Con el Campeonato del Mundo de Rallies y la Fórmula 1 afrontando su mayor cambio del último lustro para tratar de recuperar el protagonismo perdido. Durante este tiempo, los aficionados que no han sabido adaptarse a los nuevos tiempos que están pasando los reyes de ambas disciplinas (circuitos y off-road) han encontrado buen refugio en otros campeonatos que han gozado de menor popularidad durante los últimos años.

Es mejor no desesperar, la solución tanto para el Gran Circo como para el WRC puede estar en las actualizaciones a las que se someterán los reglamentos técnicos de ambos campeonatos la próxima temporada. Las nuevas normas, ideadas por los técnicos de la FIA en colaboración con equipos/escuderías, empresas de neumáticos y los propios promotores serán los grandes protagonistas de 2017 dentro del automovilismo intercontinental, hasta entonces, os presentamos otras cinco competiciones que podéis seguir si queréis encontrar otro tipo de experiencias.

El WEC ha recuperado durante los últimos años parte del protagonismo perdido

El WEC ha recuperado durante los últimos años parte del protagonismo perdido

Mundial de Resistencia:

No nos engañemos, la resistencia siempre ha tenido una buena dosis de popularidad entre los aficionados más dedicados al automovilismo. Al igual que el Mundial de Rallyes, esta disciplina tuvo una de sus épocas doradas entre la década de los ochenta y de los noventa con los brutales y ya extintos Grupo C. Desde entonces combinó años de transición con otras etapas de brillantez y grandes duelos entre fabricantes que sin duda escribieron algunas de las páginas doradas de la historia del automovilismo.

En la actualidad, y tras el fallido proyecto de Nissan con el GT-R LMP1 de tracción delantera, cuentan con una bonita batalla entre Toyota, Audi y Porsche, e incluso ya se habla de la posible vuelta de grandes marcas como BMW o Peugeot Sport. Ahora se ha empezado a dibujar el futuro de los prototipos, con la tecnología de la propulsión por pila de hidrogeno como la opción más atractiva para los equipos oficiales. Cuenta con el la irremplazable magia de las 24 Horas de Le Mans en su calendario, una de esas citas a la que todo fanático de las carreras debe ir al menos una vez en la vida y ya espera la llegada de una nueva generación de pilotos de la Fórmula 1, entre los que pueden estar Fernando Alonso, Felipe Massa o Jenson Button.

Los turismos siempre nos han dejado una visión alternativa de las carreras

Los turismos siempre nos han dejado una visión alternativa de las carreras

WTCC, V8 Supercars, BTCC o DTM:

El habitual recurso de los campeonatos de turismos. Es cierto que este tipo de competiciones suele estar alejada de toda la pompa y boato de la Fórmula 1, pero lo compensa habitualmente con carreras igualadas, filosofía tradicional y mucha acción puerta con puerta. Mundial de Turismos (con presencia de marcas oficiales como Honda, Volvo o Lada) y los torneos nacionales más importantes como el Británico de Turismos, DTM, los V8 Supercars australianos o incluso, los Super GT japoneses, son las opciones más seguras y dan ese punto exótico que necesitamos la mayoría entre nuestros gustos.

Obviamente son conceptos muy distintos para englobarlos en una misma categoría, pero a su vez, es difícil poner a una de estas opciones por encima del resto. Los potentes V8 australianos cuentan con un abultado calendario y un concepto de coche que ha variado muy poco en las últimas décadas, BTCC y WTCC son dos polos opuestos dentro de los tradicionales campeonatos de turismos, mientras que DTM (ha llegado a ser incluso una lanzadera hacía la Fórmula 1 para jóvenes piltoos) y Super GT dan una vuelta de tuerca en cuanto a lo tecnológico con sus musculosos y potentes coches que en un futuro se espera que compartan pista gracias a un reglamento que les puede unificar en cuanto a lo técnico.

La Fórmula E se está convirtiendo en un campeonato cada vez más a tener en cuenta

La Fórmula E se está convirtiendo en un campeonato cada vez más a tener en cuenta

Fórmula E:

Los que buscan nuevas experiencias, algo completamente distinto a lo visto hasta ahora, el primer campeonato FIA de monoplazas eléctricos es una buena opción. La Fórmula E ha propuesto unas carreras cortas, en circuitos urbanos situados en grandes capitales como Berlín, Londres o Buenos Aires para atraer a los aficionados, e incluso les ha dado la posibilidad de tener voz y voto en las carreras a través del fanboost (una especie de concurso de popularidad a través de redes sociales que da durante unos segundos algo más de potencia a determinados coches elegidos por los fans). Las marcas han sido otro de los objetivos del promotor del campeonato, no sólo fabricantes de automóviles están interesados en los sistemas de propulsión por baterías, sino también otras grandes multinacionales tecnológicas como Sony o Panasonic, que ya se han interesado en la competición y optan a ser los suministradores en el futuro de algunos elementos para los monoplazas.

En cuanto a los pilotos, ex-pilotos de Fórmula 1 a los que se les cerraron las puertas del Gran Circo dirigido por Bernie Ecclestone en el pasado han optado por la Fórmula E como competición compaginable con otras funciones o asientos en el Mundial de Resistencia. Sébastien Buemi, Nelsinho Piquet, Lucas di Grassi, Stéphane Sarrazin e incluso el argentino José María López han optado por una segunda etapa en monoplazas lejos de la pirámide, algo irregular, sobre la que está apoyada la Fórmula 1. Eso sí, si decidís dar el paso, es recomendable llegar con la mente abierta, sus carreras en ocasiones carecen de la habitual lógica de la que suelen estar cargadas este tipo de competiciones deportivas.

Un descubrimiento para muchos, acción sin limite y coches potentes

Un descubrimiento para muchos, acción sin limite y coches potentes

Campeonato del Mundo de RallyCross:

La vida del Mundial de RallyCross o del World RX se remonta únicamente a hace dos temporadas, año en el que el promotor del campeonato, IMG, y la Federación Internacional de Automovilismo decidían dar un paso más y fundar un torneo intercontinental sobre los cimientos del Campeonato de Europa de dicha disciplina. El RallyCross que combina coches similares a los que nos encontramos en el WRC (con más de potencia y menos ayudas) con carreras en circuitos mixtos tierra-asfalto ha sido capaz de aportar una competición cargada de contacto y adrenalina durante los dos últimos años.

Esta disciplina, que recibió a gran parte de los Grupo B provenientes del Mundial de Rallies después de su prohibición en la segunda mitad de los ochenta, ahora cuenta con vehículos de casi 600 CV de potencia y tracción total, capaces de hacer el 0 a 100 km/h en menos de dos segundos (más rápido que un Fórmula 1). La llegada de pilotos tan carismáticos como Ken Block, Mattias Ekstróm, el nueve veces Campeón del WRC, Sébastien Loeb y la presencia de Petter ‘Hollywood’ Solberg (ganador de los dos mundiales de rallycross disputados hasta la fecha) han disparado la popularidad de un tipo de pruebas que en el pasado únicamente se disputaban en regiones nórdicas y que ahora incluso ha llegado a nuestro país con una cita al máximo nivel que se disputa en septiembre en el Circuito de Montmeló.

Con la presencia de Loeb, Sainz o Peterhansel, el Dakar se ha convertido en una prueba al sprint

Con la presencia de Loeb, Sainz o Peterhansel, el Dakar se ha convertido en una prueba al sprint

Dakar:

Ya no se disputa en África, ni tan siquiera debería seguir manteniendo el nombre de Dakar ya que no termina a orillas del Lago Rosa como antaño, sin embargo, el rally-raid más duro del planeta sigue haciendo honor a su nombre y pone cada enero contra las cuerdas a pilotos y motards en una batalla entre el hombre y la naturaleza que sigue cobrándose víctimas. Ahora con Argentina, Bolivia y Paraguay como escenario, la cita grande para los apasionados del off-road sigue dejándonos historias e imágenes para el recuerdo. La épica de la categoría de motos y quads, el ritmo endiablado al que se rueda entre los coches o la brutalidad de los camiones no tienen parangón alguno dentro de las carreras.

Mientras que entre las motos se está produciendo un relevo generacional, con la aparición de hombres como Joan Barreda, Matthias Walkner o Tobby Price (los cuales sustituyen a nombres de la talla de Despres, Coma o Viladoms) dentro de la categoría de coches nos encontramos posiblemente en una de las épocas doradas de la misma, con la presencia de apellidos tan ilustres como Sainz, Peterhansel, Loeb, Hirvonen, Roma, De Villiers o Al-Attiyah. La lucha entre conceptos tan distintos como el buggy 4x2 de Peugeot, el MINI de X-Raid y las pick-up V8 de Toyota y Ford han atraído de nuevo las miradas del aficionado medio hacía al Dakar, todo ello a pesar de que ha perdido parte de la magia que tenía cuando se disputaba en el continente africano.