Volkswagen

Volkswagen Polo 2018, una nueva generación del urbano alemán

Daniel Valdivielso

Una nueva generación del urbano por excelencia de Volkswagen acaba de ser presentada. La sexta edición del Volkswagen Polo, que se construirá en la factoría española de Lambaden, Navarra, con una inversión de 152 millones de euros, ha sido desvelada en Berlín, dando a conocer al que será, a buen seguro, uno de los grandes superventas del segmento, donde luchará con rivales como el SEAT Ibiza o el Peugeot 208.

El diseño exterior del Polo 2018 se puede calificar sin ninguna duda como continuista. El aspecto externo es similar al del modelo que sustituye, una tendencia habitual dentro del Grupo VW, que prefiere pecar de conservador antes que pasarse de innovador. No obstante, el urbano crece en dimensiones, sobrepasando por primera vez en su historia los 4 metros de largo, alcanzando los 4.05 m de longitud. 

El diseño del habitáculo, por contra, rompe completamente con las líneas de sus predecesores. El nuevo Polo cuenta con un salpicadero de líneas rectas, lleno de molduras de color, elementos decorativos, iluminación ambiental y piezas personalizables. Todo para evitar la percepción de "coche serio" que siempre ha perseguido al Polo. 

Además de por su nuevo diseño y sus posibilidades de personalización, si por algo destaca el interior del Polo 2018 es por su espacio. El urbano ofrece ahora un habitáculo mucho más amplio tanto para sus ocupantes, que cuentan con mayores cotas de altura, longitud y anchura, como para la carga, con un maletero que pasa de 280 litros a 351 litros.

Bajo la carrocería encontramos la nueva plataforma modular MQB A0, una plataforma estrenada hace pocos meses por la nueva generación del SEAT Ibiza, con el que comparte también numerosos componentes tecnológicos, así como la mayoría de sus motores. El Polo equipará propulsores gasolina de tres y cuatro cilindros con potencias comprendidas entre los 60 y los 115 CV, mientras que en diésel serán sólo dos las opciones, ambas basadas en el 1.6 TDI, con 80 y 95 CV. Mención aparte merece el Polo GTI, cuyo 1.8 TSI ha sido sustituido por un 2.0 TSI que ofrece 200 CV, convirtiéndose en uno de los cocos del segmento. 

Tecnológicamente el Polo aspira a liderar el mercado gracias a la introducción de numerosos elementos que, o bien son inéditos en su segmento o bien son casi inexistentes. Destacan, por ejemplo, el sistema de iluminación Full LED o la instrumentación digital VW Digital Cockpit, novedad en el segmento B. 

No faltan tampoco otros sistemas como el de detección de ángulo muerto, el de control de crucero adaptativo, la lectura de señales o el sistema de frenada de emergencia autónoma Front Assist. Es novedad en el modelo la aparición del sistema de entrada y arranque sin llave.