Porsche 911 Carrera GTS

Porsche 911 GTS 2017, 450 CV y más deportividad

  1. Porsche 911 Carrera GTS

El mito de Porsche, el 911, ha acogido hace apenas un año una de las mayores novedades de su larga historia. La llegada de los motores turboalimentados a las versiones "no-turbo" supuso un gran punto y seguido en la trayectoria del "todoatrás", pero pese a la reticencia inicial -sobre todo de los usuarios más puristas-, la apuesta de Porsche por esta tecnología ha resultado todo un éxito. 

El actual 911, cuya denominación interna es 991.2, ofrece unos niveles de potencia, rendimiento y eficiencia prácticamente impensables hace sólo unos años. Ahora los chicos de Porsche han dado una vuelta de tuerca más al motor bóxer de seis cilindros y 3.0 litros de cubicaje para lanzar la variante GTS

El 911 GTS es el perfecto punto de equilibrio entre una versión "normal" como puede ser un Carrera S y una versión puramente prestacional como el Turbo. El resultado es un punto más de potencia y un punto más de deportividad, sin dejar de lado el mágico comportamiento de las versiones básicas. 

El 911 GTS 2017 se estrena con tres posibles carrocerías -coupé, cabrio y targa- y un completo paquete estético con paragolpes deportivos, detalles en color negro brillante, llantas de 20" de diseño exclusivo y una suspensión con 10 mm menos de altura. En el interior, la personalización del 911 puede llegar hasta donde el fondo de nuestra cartera nos permita. 

Mecánicamente las variantes GTS están disponibles tanto con tracción trasera como con tracción total permanente, así como con cambio manual de 7 velocidades o automático de doble embrague y también 7 relaciones. El propulsor 3.0 biturbo ofrece en estas versiones una potencia de 450 CV y un par máximo de 550 NM, y es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en un tiempo mínimo -dependiendo de la versión y carrocería- de 3.7 segundos. 

Además del motor, los 911 GTS disfrutan del sistema de escape deportivo de serie, de la suspensión activa PASM y de un equipo de frenos con discos de 350 y 330 mm de serie, que se pueden mejorar si se adquieren los famosos frenos cerámicos que Porsche denomina PCCB.