Mazda MX-5

Un Mazda MX5 con más de 200 CV es posible gracias a BBR

  1. Mazda MX-5

La última generación del MX-5 de Mazda está cosechando un tremendo éxito tras su lanzamiento hace ahora un año. El pequeño roadster japonés ha potenciado la esencia del original MX-5 de principios de los 90, con un diseño deportivo y unos propulsores atmosféricos con típico tacto nipón. 

Actualmente la gama del MX-5 ND está compuesta por dos motorizaciones Skyactiv-G, con un pequeño 1.5 de entrada con 131 CV y un mayor 2.0 de 160 CV para los que buscan mayores prestaciones. Sin embargo, hay a quien esta gama se le queda algo corta en términos de rendimiento. En ellos ha pensado el preparador británico BBR, que ha conseguido alcanzar hasta 214 CV sin cambiar componentes internos del bloque motor. 

La preparación, basada en el propulsor 2.0, está escalonada en dos niveles, más uno adicional que ya necesita algunos cambios en la estructura interna del propulsor. El primer nivel, denominado Super 200 Kit (3.800€), comprende la sustitución de los árboles de levas de admisión y escape por otros de mayor cruce, así como la instalación de nuevos muelles para las válvulas, un colector de escape 4-1 y una admisión fría más eficiente, todo ello acompañado por una reprogramación de la centralita. El resultado son 205 CV y 244 NM

Por encima se encuentra la opción Plus, que añade por unos 1.200€ un sistema de escape completo menos restrictivo para aumentar la potencia final hasta los 214 CV. El par máximo asciende hasta los 250 NM. Son cifras muy serias para un roadster que supera mínimamente la tonelada de peso. No hay más que comparar la aceleración de 0 a 100 km/h, que pasa a unos espectaculares 5.6 segundos frente a los 7.3 segundos que tarda de serie. 

De momento parece que estas preparaciones no se comercializarán en el territorio español, aunque siempre queda la opción de marcarse una buena excursión a tierras inglesas para volver con un MX-5 cargado de esteroides.