Lexus

Lexus LS 2017, el punto de referencia japonés

Daniel Valdivielso

La firma japonesa Lexus tiene su origen a finales de los años 80, momento en el que la cúpula de Toyota decidió lanzar al mercado una nueva marca de automóviles de lujo con la que competir con las grandes firmas alemanas y americanas, lanzando en 1989 el LS400, una berlina de gran tamaño que pasaría a medirse inmediatamente con modelos como el Mercedes Clase S o el BMW Serie 7. 

Los años han ido pasando, y Lexus se ha convertido en el máximo exponente de la excelencia japonesa a nivel mundial. A día de hoy su gama híbrida es una de las más populares del mundo, y sus diseños han ido evolucionando en una vertiente más emocional y personal. 

El buque insignia de Lexus es el LS, un modelo que ya contaba con muchos años a sus espaldas. Aprovechando la celebración del Salón de Detroit, los chicos de Lexus han presentado la renovación completa del LS, que supone una nueva dimensión para la marca tanto en tecnología como en diseño. 

Lo primero que llama la atención del nuevo LS es su diseño exterior, con un poderoso frontal en el que la típica parrilla de la marca es más grande que nunca. Destacan los faros LED, que aún manteniendo la forma típica de flecha de la marca, son más dinámicos y afilados que nunca.

El nuevo LS cuenta además con una parte trasera que se asemeja, por primera vez en el modelo, a un coupé, gracias a una pronunciada caída del techo combinada con una superficie acristalada más alargada que nunca. En la parte trasera encontramos rasgos más semejantes a los actuales modelos de la firma japonesa. Esta generación crece también en dimensiones, ya que alcanza los 5.23 metros de largo. 

En el interior la renovación es también completa. Los niveles de calidad y diseño alcanzan una nueva dimensión en el LS, destacando la elegancia y dinamismo de las líneas interiores, que "fluyen" tanto a lo largo como a lo ancho del habitáculo. No faltan detalles típicos de este segmento como un Head-Up Display a color de gran tamaño -el más grande de la industria según Lexus-, un equipo de sonido de altísima fidelidad firmado por Mark&Levinson, o unas plazas traseras con todo tipo de atenciones para sus ocupantes. 

Mecánicamente el LS estrena un propulsor de última generación, un 3.5 V6 biturbo con 415 CV y 600 NM, que asociado a una nueva transmisión automática de 10 velocidades es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4.5 segundos. En unos meses se presentará una segunda variante híbrida, que posiblemente se denominará LS500h y que utilizará el mismo sistema Multi Stage Hybrid que el LC500h.