Ford Transit

Sistema de estabilización lateral de Ford para una Transit más segura

  1. Ford Transit

La Transit es toda una institución dentro de Ford, la marca creadora hace más de 50 años de este mito de las carreteras, uno de los vehículos industriales más populares del mundo, como demuestran las más de 8 millones de unidades vendidas a lo largo y ancho del planeta. Es, de hecho, la tercera furgoneta más vendida de la historia. 

La actual generación de Transit llegó al mercado en el año 2013 con el fin de sustituir a una cuarta edición que, contando con un profundo restyling a mitad de vida comercial, se mantuvo más de 12 años a la venta, siendo una de las generaciones más longevas de la historia del modelo de origen alemán. 

A día de hoy la Transit, pese a ser un vehículo industrial, ha evolucionado sustancialmente hasta ofrecer una calidad y un tacto cada vez más similares a los de un turismo. De hecho, la Transit siempre se ha caracterizado por una conducción muy dinámica y unas prestaciones sobresalientes. 

La quinta generación de la Transit, que es la que se vende actualmente, ya ofrece de serie sistemas como el control de estabilidad ESP o un sistema activo de asistencia Precolisión, capaz de asistir al conductor en caso de colisión inminente, detectando incluso la presencia de peatones en la calzada. 

Ahora Ford incorpora en las Transit y Transit Custom una nueva funcionalidad integrada en el sistema de control de estabilidad. Se trata de un asistente de estabilización lateral, que ayuda al conductor a mantenerse en el carril en caso de fuertes vientos a altas velocidades de circulación. 

Conducir con fuertes vientos un vehículo como la Transit, con una generosa superficie lateral, puede llegar a ser realmente estresante ya que el conductor está obligado a realizar pequeñas correcciones constantemente mientras el viento empuja al vehículo, desviándolo de su trayectoria. 

Sin embargo, el asistente de estabilización lateral, que monitoriza la trayectoria del vehículo 100 veces por segundo, es capaz de actuar en 200 milisegundos frenando ligeramente las ruedas del lado en el que golpea el viento, haciendo que las correcciones necesarias en la dirección sean sensiblemente menores. 

Con este sistema, además, se previenen situaciones de peligro, ya que evita que el vehículo vea modificada de forma brusca su trayectoria, algo que podría derivar en un accidente por salida de vía, o en un vuelco en caso de que la carga se vea desplazada rápidamente dentro de la furgoneta.