Ford Mustang

El Ford Mustang se actualizará en 2017 y traerá consigo varias novedades

  1. Ford Mustang

El Mustang es uno de los valores seguros de Ford, que ha confiado en este muscle car desde hace casi 50 años tras su nacimiento en los años 60. Con cada nueva generación y actualización, este icono automovilístico ha ido agrandando su aura para terminar siendo uno de los vehículos más conocidos de la historia del automóvil. 

La actual generación del Mustang llegó al mercado en 2013 con un diseño más refinado que nunca, pero que irremediablemente se identifica como un Mustang. Sin embargo, los cambios más profundos los encontramos "bajo la piel", con un chasis mucho más evolucionado que sus antecesores. 

El actual Mustang es, además, el primero de la historia en comercializarse de forma oficial en Europa, algo que le ha supuesto un brusco aumento en las ventas a otro lado del charco. En Europa el Mustang se comercializa con una mecánica 2.3 Ecoboost de 4 cilindros y 315 CV y con un 5.0 V8 de 421 CV, aunque en otros mercados como el americano es posible encontrar un 3.7 V6 atmosférico como acceso a la gama en lugar del Ecoboost. 

Para la segunda mitad de 2017 la firma del óvalo tiene prevista la llegada de una actualización del Mustang a mitad de su vida comercial, que ayudará a mantener el atractivo del modelo mejorándolo ligeramente en el terreno estético y añadiendo nuevos avances técnicos. 

En principio la llegada de esta actualización significará la desaparición definitiva del 3.7 V6, que será sustituido en todos los mercados por el 2.3 Ecoboost. Además, se añadirá una nueva caja de cambios automática de ¡10! relaciones, siendo el primer deportivo en ofrecer una transmisión con semejante número de velocidades. Esta nueva caja de cambios ayudará a rebajar el consumo, mejorando además las prestaciones del conjunto. 

En términos dinámicos se añadirán nuevos amortiguadores, que podrán ser adaptativos al igual que ocurre con la versión prestacional GT350. Además, se revisarán tanto el equipo de frenos como la dirección con el fin de hacer más reactivo el manejo del Mustang. 

No es el caso de nuestro mercado, pero en otras regiones como EEUU o sudamérica, estas actualizaciones servirán para que el Mustang gane terreno a rivales como el Chevrolet Camaro o el Dodge Challenger, que desde tiempos inmemoriales se baten en una lucha muy intensa por dominar el segmento de los deportivos asequibles.