BMW M2

En el futuro autónomo, BMW M seguirá apostando por la diversión

  1. BMW M2
  2. BMW M4

Sí, estamos hartos de escuchar que el coche autónomo será el futuro inevitable de la movilidad en pos de la máxima seguridad y eficiencia, pero dónde quedará la diversión al volante, el disfrute de las carreteras y el lado más pasional de adquirir un vehículo de corte deportivo. No cabe la menor duda de que todo cuanto supone el coche será tocado por los avances en conducción autónomo, pero no todo está perdido, y es que BMW Motorsport pretende conservar el espíritu de coche deportivo por mucho que cambien las cosas.

La llegada del coche autónomo es cuanto menos polémica, algo que no es ajeno a nadie. Hay muchas opiniones al respecto, la mayoría de ellas muy válidas, pero lo que está claro es que estamos ante un futuro inexorable que llegará a nuestro día a día para conseguir objetivos tan ambiciosos como el de cero accidentes. Tras el coche autónomo se esconde la intención de la industria automovilística y los gobiernos para frenar las muertes en la carretera y el derroche energético, y ese concepto tiene contra las cuerdas al sector más pasional del motor.

El grueso de los fabricantes de coches han mostrado ya sus intenciones sobre la conducción autónoma, incluso BMW nos ha ofrecido la idea de coches autónomos corriendo en circuito, pero lo que está claro es que queda mucho por recorrer para ubicar al coche autónomo a nivel legislativo y social. Por este motivo desde BMW Motorsport han querido aprovechar para reafirmar su compromiso con el lado más pasional de los coches deportivos, asegurando que harán todo lo posible por mantener intacta su filosofía de ofrecer sensaciones y diversión al volante.

La tecnología llegará de forma paulatina a los modelos de BMW, también las versiones más deportivas firmadas por BMW M, y por este motivo la idea a aplicar en futuros lanzamientos será ofrecer asistencias a la conducción y funciones de conducción autónoma bajo demanda, pero permitiendo al conductor tomar el control de vehículo cuando lo requiera para dar rienda suelta a sus prestaciones y su deportividad.

Esta idea de BMW M no es ni mucho menos nueva, y es que así es como fabricantes como Ferrari o Lamborghini adelantan cómo serán sus coches una vez la propulsión eléctrica y la conducción autónoma sean la tónica general. Sin duda se trata de una buena noticia para los amantes del motor, pues siempre quedará la opción de disfrutar del volante en determinados fabricantes.