Angelina Jolie en “El nacimiento de Venus” de Sandro Botticelli (1484). | Foto: Eisen Bernard Bernardo.

Angelina Jolie en “El nacimiento de Venus” de Sandro Botticelli (1484). | Foto: Eisen Bernard Bernardo.

ARTE CON ESTILO

Las portadas de revistas son puro arte

Lo que para estos artista empezó siendo un hobby, se ha convertido hoy en objeto de deseo de numerosas galerías y marcas. ¿La clave de su éxito? Utilizar como punto de partida algo tan simple como una revista. 

María Morillas

Seguro que en más de una ocasión has pintado un bigote sobre el rostro sonriente de una modelo o te has sorprendido garabateando sobre la cabecera de tu revista favorita. Quizás no te lo habías planteado, pero una simple portada de revista puede convertirse en un gran lienzo en blanco sobre el que dar rienda suelta a nuestra creatividad.

Lo que para nosotros es un gesto sencillo fruto del aburrimient, para Stewart, Strumpf y Bernard Bernardo supone todo un mundo de posibilidades. Proceden de diferentes lugares, son de generaciones distintas pero, además de un gran ingenio y creatividad, tienen algo en común: han sabido hacer de su hobby una forma de vida. Tomando como punto de partida las revistas, estos artistas dibujan, rayan y colorean sus portadas -o yuxtaponen en el caso de Bernar Bernardo- para dar lugar a una nueva versión de éstas, creando verdaderas obras de arte pop que han conseguido atraer la atención de numerosas galerías y, también, de grandes marcas de la industria de la moda.

El doodle-bomb de Hattie Stewart

De estilo vibrante y descarado. Así es como describen el trabajo de Hattie Stewart, una joven artista londinense que en 2010 vio como su afición se convertía en objeto de deseo de numerosas galerías y marcas. Desde entonces, su trabajo ha dado la vuelta al mundo bajo el término ‘Doodle-Bomb’, nombre que ha sido acuñado por la propia Stewart para definir sus intervenciones artísticas en portadas en las que, a través del graffiti y el arte pop, la artista utiliza el humor y la creatividad para ironizar y reflexionar sobre las imágenes. De esta manera, Stewart consigue dar una nueva vida a las revistas, otorgándoles un aspecto más divertido, lleno de personalidad y, sobre todo, mucho color.

Lo que comenzó como un pasatiempo y una forma de expresar sus pensamientos, pronto se convertiría en un trabajo. Stylist e Interview Magazine fueron las primeras en encargarle la realización de portadas y editoriales. Tras ellas, Love, V y, más recientemente, Playboy. Aunque, entre sus archivos, se pueden encontrar versiones de casi todas las cabeceras importantes sobre las que ha dejado impreso su propio sello a lo largo de todos estos años.

Su éxito ha sido tal, que ha terminado calando en todo el sector fashion llegando a colaborar con los principales diseñadores de moda, artistas y músicos de todo el mundo. Ha trabajado con House of Holland, Marc By Marc Jacobs, la firma de cosméticos MAC y Adidas; así como Barneys NY, Pepsi y hasta Apple. Y sus trabajos se han exhibido en galerías de Miami, Los Ángeles, Bangkok, Nueva York, Berlín y Londres.

El Re.Cover de Ana Strumpf

Muy en la línea de Hattie Stewart destaca también el trabajo de Ana Strumpf. Artista multifacética donde las haya, Strumpf es diseñadora de interiores, consultora creativa y cazadora de tendencias. Pero si hay que destacar una sola faceta de esta artista brasileña esa es, sin duda, su trabajo como ilustradora.

Bajo el nombre ‘Re.Cover’, Ana Strumpf reinterpreta las portadas de populares revistas de moda como Vogue, Esquire España o i-D, a las que añade colores y formas geométricas, peculiares maquillajes y vestimentas con los que convierte a “modelos” de la talla Vivienne Weswtood, Nelson Mandela o Kate Moss en personajes divertidos y de gran impacto visual.

Volver a crear, revisar y recomponer, es el punto de partida de esta artista y diseñadora que busca la inspiración en todo lo que le rodea como los museos, las películas o los dibujos animados. Al igual que Stewart, su éxito surgió sin buscarlo. Todo empezó en 2010 durante la época en la que vivió en Nueva York y en la que, debido a la gran cantidad de clientes que tenía de en otros países, realizaba parte de sus reuniones por Skype. 

Así, durante esas largas sesiones fue cuando la artista comenzó a pintar sobre todo lo que tenía a mano -como revistas- para no aburrirse. El resultado de dichos garabatos le gustó bastante por lo que empezó a colgarlos en su cuenta de Instagram. Rápidamente unos amigos dueños de una galería en Sao Paulo la invitaron a exponer y, desde entonces, comenzó a atraer la atención de todo el mundo. De hecho, gracias a ‘Re.Coverha trabajado con marcas como Walt Disney, Nina Ricci, Diane Von Furstenberg, Clinique y Max Mara Group.

Del ‘pinta y colorea’ al ‘corta y pega’ de Eisen Bernard Bernardo

Las portadas de revistas también son las protagonistas del trabajo de Eisen Bernard Bernardo, aunque en esta ocasión sin necesidad de añadir colores o figuras. Y es que los mash-up de este artista filipino son todo un cuadro (en el sentido literal de la palabra). El artista filipino crea ingeniosos y divertidos collages en los que combina portadas de revistas de moda con cuadros clásicos de pintores de la talla de Boticelli, Klimt y Picasso.

Con un meticuloso cuidado, reimagina las pinturas clásicas con la cara de famosas estrellas inmortalizadas en revistas como Life, Time o Rolling Stone. Fijándose en sus expresiones, actitudes y poses, el artista consigue que estas imágenes encajen a la perfección con los cuadros dándoles una nueva vida pero siempre desde el mayor de los respetos. Porque Eisen Bernard no busca burlarse de las obras sino todo lo contrario, acercarlos a todo su público.

Público que fue, además, el responsable de la creación de ‘Mag + Art’, nombre con el que ha bautizado esta serie de mash-up y que nació por petición de sus propios seguidores en Tumbrl. Tras el éxito de su primera serie ‘Album + Art’, en la que interpretaba los cuadros con las carátulas de sus discos favoritos, sus seguidores le retaron a hacer lo mismo pero con portadas de revistas. El artista no se lo pensó y fruto de ello surgieron estas satíricas creaciones en las que la originalidad es, sin duda, la clave de su éxito.