Televisión

Cómo vacilar a tu compañero de curro, según Jim Halpert

La serie norteamericana 'The Office', con nueve temporadas, nos mostró con sus dos personajes (Dwight Schrute y Jim Halpert) cómo de insufrible se puede hacer nuestra jornada laboral.

Fotograma de la serie 'The Office'.

Fotograma de la serie 'The Office'.

  1. Televisión
  2. Trabajo
  3. Oficinas
  4. Humor

Todos tenemos un irritante compañero de trabajo. De los que no saben reírse de sí mismos, de los sabelotodo, de los que van corriendo a ganarse el beneplácito del jefe, de los que creen que eres su rival. En la versión americana de la serie 'The Office' (2005), retrataron muy bien a este característico personaje que tanto nos exaspera con Dwight Schrute, interpretado por el fantástico Rainn Wilson. Dwight fue para Jim Halpert (John Krasinski) una de las peores pesadillas de la oficina, aunque éste siempre encontraba la manera de vengarse del insoportable comportamiento de su compañero.

Durante los ocho años que duró la serie, el joven Jim Halpert nos ha dado innumerables lecciones de mofa y escarnio, nosotros hemos recopilado diez de las mejores para que aprendas a vacilar en condiciones al cansino adulador del trabajo. Ponerlas en práctica es decisión tuya.

Cubre sus objetos de escritorio en gelatina. Es la primera broma que 'The Office' nos mostró. Mientras Dwight grita enfurecido que Jim ha metido su grapadora en una tarta de gelatina, éste pregunta -llevándose gelatina a la boca-: “¿Cómo sabes que he sido yo?”.

Traslada su escritorio al baño. No sabemos cómo lo hizo, pero Jim Halpert movió el espacio de trabajo de Dwight al baño de hombres.

Haz que se pegue a sí mismo. Cuando Dwight trata de enseñarle a sus compañeros de oficina técnicas de autodefensa, Jim sugiere que el único oponente digno de Dwight es el propio Dwight. “¿Cómo te defenderías de tu propia fuerza?”, pregunta Jim.

Imítalo. Como si fueras un niño de cinco años. Actúa como él, habla como él, viste como él. Le irritará incluso más que la broma de la gelatina.

Véndele unas falsas ‘habichuelas mágicas’. En el mercadillo que montan en los almacenes de Dunder Mifflin, Jim Halpert consiguió intercambiar con Dwight un paquete de ‘habichuelas mágicas’ por un telescopio valorado en 150 dólares.

Dwight: “Comencé con una chincheta, hasta llegar a un telescopio, pero resulta que la cosa más valiosa del mercadillo son estas legumbres”. Hazle creer que mañana no tiene que ir a trabajar. Después de que Dwight asegurase que no ha faltado ningún día al trabajo, Jim le asegura a Dwight que están a viernes en vez de jueves. Por supuesto, es mentira.

Hazle creer que te estás convirtiendo en un vampiro. Después de que Dwight encontrase un murciélago en el entretecho de la oficina, Jim le dice que fue mordido por el animal. Pero, ¿cómo hacerle creer que estás en proceso de convertirte en vampiro? Haz que el ajo te quema, tócate los dientes caninos como si te estuvieran molestando y finge que el rosario que cuelga del cuello tu compañera te produce dolor de cabeza.

Mándale faxes y hazle creer que es su ‘yo’ del futuro. Hubo una época en la que Jim Halpert le mandaba a Dwight falsos faxes con remite del Dwight del futuro. En uno de ellos dice: “Dwight, hoy a las 8 de la mañana, alguien ha envenenado el café. No lo bebas. Te volveré a escribir con instrucciones. Cordial saludo, Dwight del futuro”.

Date el cambiazo. Un día, Jim le pidió a su amigo Steve (actor) que fuera al trabajo en su lugar y que se pasara por él. Steve se vistió, peinó, actuó como Jim, asegurando ser él. “¿En serio nunca te has dado cuenta de que soy asiático?”.

Hazle creer que te comunicas en código morse con otros compañeros. Así: