Rupturas sentimentales

Seis maneras de romper con ella sin salir escaldado

Estas son las maneras más fáciles de dejarla sin llevarte la bronca esperada (al menos in situ).

  1. Rupturas sentimentales
  2. Relaciones de pareja
  3. Amor
  4. WhatsApp

Las rupturas no son fáciles para nadie, ni siquiera para la parte que decide que la relación debe acabar. ¿Cómo le dices a una persona que no quieres seguir con ella? En este mal trago se ven envueltos muchos hombres y mujeres que no saben decir basta a una situación con la que no están cómodos. Por eso mucha gente acude a la ruptura por teléfono o vía mail. Estas son las maneras más fáciles de dejarla sin llevarte la bronca esperada (al menos in situ).

Enviando un mail

mail

mail

Las rupturas son difíciles, pero esta es la manera más sencilla de romper con tu pareja. Eso sí, no esperes que te perdone en poco tiempo, porque también es la forma más fría y rastrera de hacerlo. Mucho peor que incluso una conversación de whatsapp. Para amenizarle el disgusto, envíale un link de su comida preferida a domicilio y asegúrale en todo momento que lo sientes, pero que esta es la única forma de atreverte a decirle que no estás enamorado de ella.

Mandando una carta

Nunca le mandaste esa postal que te pidió cuando te fuiste a México por una temporada, pero ahora – por lo menos para cumplir una de sus peticiones mientras estuvisteis juntos- deseas mandarle una carta bienintencionada en la que le dices (con mala letra, por supuesto) que “ no soy yo, eres tú”. Que no te gusta, vamos. Que no funciona, que te has dado cuenta de que no la quieres, que prefieres un orangután de compañera a estar con ella. Si usas esta manera para cortar con ella, empieza siempre con un “Querida [nombre]” y deséale lo mejor para el futuro. Hará de esta simplista ruptura, una más romántica.

Escribiéndole un whatsapp

Existen dos tipos de personas: las que escriben largos testamentos en una sola conversación, o los que envían en total 40 frases sueltas para explicarte las cosas por esta aplicación de mensajería. Esperamos que seas de los primeros, si no, al menos haz el esfuerzo de escribirlo todo de una tanda y no tenerla con el “ring- ring” del móvil tras cada mensajito que le mandes para explicarle que la dejas.

Mandándole flores y una pequeña nota

No hace falta ser tan cabrón despistado y mandarles las que más detesta. Deja las cosas estar, que bastante tiene con la inesperada ruptura. Elige las flores más estándar, las que sirven tanto para un roto que para un descosido. Las que no digan “dentro de poco me arrepentiré”, pero tampoco aquellas que le descubran que “te importa todo una puta mierda”: Hay que ser mesurado y educado. Siempre. Incluso en las separaciones. La nota es la que determinará la ruptura. Puedes ser más dramático escribirle algo así como “Lo siento”, y desaparecer por siempre jamás de su vida sin que tenga modo alguno de contactarte. Como no es lo más factible, simplemente ponle. “Lo dejamos. Es mejor así. Abrazos”.

Mandándole un kit de supervivencia y una pequeña nota

En la nota puedes escribir tus no tan buenas intenciones, y explicarle que esperas que le sirvan todos los artilugios que le mandas. La película de “Orgullo y Prejuicio” o “El diario de Noah”, una tarrina de helado de chocolate, una pizza a domicilio de las más grasientas, una paquete de kleenex, y un mes de netflix. Si escoges esta opción, es que te importa más de lo que piensas.

Encargándoles a otros que rompan con ella por ti

Parece una idea descabellada, pero créanme señores, existe esta posibilidad con The Breakup Shop, un servicio ideado por dos hermanos canadienses y veinteañeros. Estos dos hombrecitos quieren evitar que pases ese mal trago a la hora de dejarla, incluso tienes distintos servicios de Breakup. En realidad, todos los que te hemos sugerido anteriormente. Por aproximadamente 10 euros, ellos le mandan un email muy cordial a tu futura ex explicándoles que no estás en disposición de seguir con la relación. También manda cartas escritas a mano por unos 30 euros o, si desembolsas 80 euros, le enviarán un kit antidepresivo.