Frutas

La putrefacción también puede brillar

La artista adorna frutas descompuestas con materiales lujosos y así crear joyas originales sin perder su elegancia.

  1. Frutas
  2. Joyas
  3. Arte contemporáneo

Todo en esta vida puede convertirse en una perfecta y brillante joya. Incluso la comida descompuesta. Nos lo muestra la artista y fotógrafa argentina Luciana Rondolini quien ha revestido frutas putrefactas en perfectas piezas fulgurantes en un trabajo que ha titulado 'Tiffany'.

Este peculiar e irónico trabajo de la artista argentina comenzó en 2011, con el embellecimiento de productos descompuestos como plátanos, manzanas, naranjas y otras tantas frutas. Inspirado en la famosa cita de Hamlet ‘Algo huele a podrido en Dinamarca’, Luciana Rondolini ha querido yuxtaponer el lujo y el glamour con la basura orgánica, intentando lanzar un claro mensaje: la contradicción entre fachada e interior. “Estas frutas podridas cubiertas con gemas [no son auténticas] son el reflejo de la ambigüedad”, explica la artista.

Cada pieza ha sido hecha a mano con el especial cuidado de Rondolini. Se trata de un enigmático trabajo donde se muestra nuestra atracción por las joyas, “sin importar la manera en la que se nos presenten”, asegura Rondolini. “El brillo siempre eclipsa la decadencia”.