BIENESTAR

Un té para cada hora

Té verde, Tisanas frutales, infusión de Rooibos, Té oolong... Cada uno tiene su momento del día y sus beneficios te sorprenderán.

Getty Images

Getty Images

  1. Infusiones
  2. Bienestar
  3. Bebidas
  4. Estilo de vida

No debemos subestimar el poder de los tés. Existe una gran variedad, con propiedades distintas y múltiples beneficios que mejorarán nuestro día a día.

Té verde, al mediodía

Getty Images

Getty Images

El té verde es una gran fuente de antioxidantes, así lo han demostrado en la Universidad de Hong Kong. Contiene vitamina C, vitamina E, luteína y zeaxantina.

También reduce las enfermedades bucales, en dientes y encías, y disminuye el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular. Promueve el crecimiento de las células óseas, haciendo que se fortalezcan los huesos.

Además se ha demostrado que genera una sensación de saciedad que ayuda a llegar a la hora de la comida sin sentir demasiada hambre, por eso es ideal para aquellas personas que quieren bajar de peso.

Tisanas frutales, para antes de dormir

Getty Images

Getty Images

Muchas veces se tiende a pensar que infusión y tisana son lo mismo, pero tienen un pequeño detalle que les hace ser bebidas diferentes: la cocción. Una infusión se prepara a partir de agua muy caliente, pero que no ha llegado a hervir.

Por el contrario, para preparar una tisana hay que dejar que el agua llegue a punto de hervor. Si lo que quieres es relajarte, se recomienda consumir alguna tisana herbal antes de dormir. Pero prueba con las frutales, que además tienen un efecto purificante.

Infusión de Rooibos, para después de hacer ejercicio

Getty Images

Getty Images

En muchos sitios se vende como té, pero es una infusión ya que el rooibos no proviene de la Camellia Sinensis, sino de un arbusto de origen sudafricano.

Fue el doctor y botánico Nortier quien estudió en profundidad los beneficios de esta planta, que no contiene cafeína. Es una bebida remineralizante y por eso es beneficioso beberla después de hacer ejercicio, ya que funciona como una bebida isotónica.

Es una buena manera de incorporar hierro, potasio, calcio, zinc y magnesio al cuerpo. Además, ayuda a reducir el colesterol y mejora las actividades digestivas e intestinales gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas que alivian los dolores relacionados con los cólicos gástricos, los gases, el estreñimiento y la diarrea.

Té oolong, para después de comer

Getty Images

Getty Images

El té Oolong tiene las características del té verde y del té rojo. Mejora la digestión y quema grasas, por eso es ideal tomarlo después de comer.

Además también tiene poder antioxidante, aumenta las defensas inmunitarias, previene el cáncer, favorece los pulmones, reduce el azúcar en la sangre y la presión arterial. Regula el colesterol y equilibra el peso corporal.