RECICLAJE

Almohadas para lograr un mundo más justo

El proyecto Pillows4life da vida a unos pillows, totalmente artesanales, realizados con restos de telas donados que quieren contar historias y colaborar al desarrollo sostenible practicando el reciclaje y conectando con personas en riesgo de exclusión social

  1. Fundaciones
  2. Ayudas económicas
  3. Mujeres
  4. Asociaciones
  5. Moda sostenible
  6. Solidaridad
  7. Reciclaje

Es la historia de una almohada que puede hacer realidad miles de sueños. Trata de sensibilidades, de solidaridad, de pasos pequeños para conseguir zancadas; de reinventarse continuamente, de una forma de vida que apuesta por el reciclaje textil y que le ha llevado a crear Pilows4life, un proyecto solidario en el que su protagonista, Carmina Burguera, pone alma, corazón y muchas horas de trabajo.

Atraída por tejidos, texturas, matices, coloridos, materiales y la infinidad de combinaciones con las que poder jugar. Trozos de telas, donados por empresas textiles, tiendas e incluso particulares que conocen su proyecto, dan vida a unos pillows totalmente artesanales en los que se deja llevar por una imaginación en la que prima el buen gusto y la elegancia.

Algodones, sedas, linos, rafias, lanas, yutes… cualquier tela que caiga en sus manos es un reto, se siente como abducida entre ellas. Un caos de retales que irá armando como un puzzle donde al final terminan encajando las piezas. Planifica su composición, solapa unas texturas sobre otras o las potencia hasta que resulten sugerentes.

Recorta, lava, plancha y redacta la etiqueta que describe su proceso artesanal hecho con sentimiento… Y hasta una simple costura adquiere relevancia fusionando la simbología china y japonesa al introducir el hilo rojo para unificar el cosido. 

Pero Pilows4life no es solamente elaborar unos cojines elegantes reciclando trozos de tela que podrían haber terminado como bayetas o en un contenedor; no, va más allá, es un proceso en el que se implican los donantes textiles y los compradores. No es una mera transacción comercial, es algo más, una referencia al corazón ya que los beneficios de su venta van destinados íntegramente al proyecto que la Asociación Aida lleva a cabo en Guinea Bissau evacuando a menores con cardiopatías graves a hospitales en España, Portugal, Italia y Suiza, para que, una vez recuperados, vuelvan a su país.

Pasito a pasito, sin desfallecer, Carmina Burguera se abre a caminos más ambiciosos, colectivos, participativos... y, aunque sabe que serán lentos, está convencida de que merece la pena intentarlo.

Procesos también colaborando con Aida, como trabajar con mujeres con dificultades económicas debido a la crisis, enseñándoles conocimientos de costura o mejorando sus técnicas para realizar unos sencillos bolsitos que ha diseñado para que les den la oportunidad de integrarse en el mundo laboral y generar ingresos.

Y sumando pasos va logrando zancadas como su próximo proyecto, unos  pillows infantiles personalizados con los nombres de los más pequeños en colores cuyos beneficios irán destinados a la asociación Latiendo Juntos que trabaja en el hospital La Fe de Valencia atendiendo las necesidades de los niños con cardiopatías congénitas y apoyando a sus familias.

Carmina Burguera es consciente de la ambición de sus objetivos y la necesidad de contar con patrocinadores, donantes de telas, personas con las que pueda formar equipo para crecer e incluso reformular objetivos.

Y en su camino va arrastrando gente que la ayuda a crecer. Su madre y Lolita que, a sus 90 años, la ayudaron a coser sus primeros pillows, en sus comienzos solitarios; Bea Sarrión, que estructuró las ideas que se amontonaban en su cabeza; Amparo Lledó, apasionada de la escritura, que como agradecimiento narra un microrrelato personalizado, Una almohada rellena de cuentos, para las personas que nos envían una foto con su pillow; Pancho Amat, aficionado a la fotografía, que materializó este compromiso con la exposición Una mirada un cuento, o Cristina Bellido con la que intenta financiar un taller de costura (para producir la línea de bolsos) en el que trabajen personas en riesgo de exclusión social.

Retales que van mucho más allá de crear una simple almohada, que quieren contar historias y son una invitación a compartir y colaborar al desarrollo sostenible practicando el reciclaje y conectando con personas en riesgo de exclusión social “porque la desigualdad es responsabilidad de todos”, en palabras de su creadora.

Para saber más sobre estos maravillosos cojines, podéis entrar en su página web Pillow4life o descubrir cómo decorar tus espacios de casa entrando en su Instagram.

¿No son un regalo maravilloso? Tanto para quien lo recibe como para las personas a las que ayuda directamente.