Películas

Quince años de Bridget Jones en quince lecciones

Las dos películas que versan sobre la paradójica vida de una soltera londinense, protagonizadas por Renée Zellweger, nos mostraron importantes consejos que no deberíamos olvidar.

Renée Zellweger en su papel en Bridget Jones.

Renée Zellweger en su papel en Bridget Jones.

  1. Películas
  2. Bridget Jones
  3. Periodismo
  4. Personajes de ficción

Han pasado más de 15 años y parece que Bridget Jones siempre está de moda. Este personaje, sacado de la novela de Helen Fielding, trascendió a las pantallas en 2001 con la dirección de la galesa Sharon Maguire. El diario de Bridget Jones, una comedia chiclosa -y muy, muy, rosa- se presentaba como una 'juguetona diversión para románticos heridos independientemente de su edad, sexo o nacionalidad', tal y como decía el crítico Peter Travers en la revista Rolling Stone.

El carismático -e irritante- personaje de Jones no hubiera sido lo mismo si otra persona, en lugar de la acrtiz Renee Zellweger, la hubiera reencarnado. Zellweger tuvo que ganar unos cuantos (muchos) kilos en las dos entregas de Bridget -aunque lo cierto es que el personaje inglés nunca se me antojó ‘gorda’-. Ahora estamos a la espera del estreno el próximo 16 de septiembre de la tercera entrega, Bridget Jones’ Baby, con una Bridget supuestamente más madura y centrada y están volando artículos como este que intentan recordar algunos de los hitos de la película (nosotros no íbamos a ser menos).

A pesar de todo, esta protagonista solterona y desesperada por encontrar el amor no ha suscitado solo buenas críticas. Recientemente, la periodista norteamericana Kate Bolick, y con motivo de la presentación de su ensayo Solterona (Malpaso), asegura que “Bridget Jones ha hecho mucho daño”. La soltería de la mujer históricamente se ha visto como algo grosero y triste. En la película, esto queda constatado en la escena en la que Jones es invitada a una cena de parejas. “Cuéntanos, Bridget ¿por qué hay tantas mujeres solteras a sus treinta?”, pregunta una de ellas. ¿Sabes contestar tú a eso? ¿No? Mientras lo piensas, aquí van las 15 lecciones de vida que nos ha dado Bridget Jones.

Si te quieres recrear, mejor con Céline Dion

via GIPHY

Aunque en España somos más dados a ponernos en bucle canciones de despecho de la mano (voz) de Malú, Merche o Cali y El Dandee, si lo que quieres es una auténtica recreación de tu animadversión con tu ex o tu soltería treintañera, no hay duda: Céline Dion. Añádele a la situación estos detalles para hacer tu vida algo más miserable: una botella de vino, un pijama de franela estampado con animalitos y un olor corporal de tres días sin ducha.

Crear listas no significa que las vayas a cumplir

via GIPHY

Bridget, como otras tantas personas, decidió darle un giro a su vida y creyó que perder unos kilos, dejar de beber, dejar de fumar, encontrar trabajo y agenciarse un marido supondría dejar atrás su patética vida y comenzar a ser feliz. Error. Las listas están para no cumplirse.

Esta fue la fallida lista personal de Bridget Jones: “Propósito número uno: obviamente bajar diez kilos. Número dos: poner siempre las bragas de la noche anterior en el canasto de la ropa sucia. También, importante, encontrar un novio amable y sensible y no seguir cayendo en relaciones románticas con los siguientes tipos: alcohólicos, adictos al trabajo, con miedo al compromiso, vividores, mirones, megalómanos o pervertidos. Y, sobre todo, no fantasear con alguien que encarne todas estas cosas”.

No se juzga los jerséis de los demás sin antes haberte visto el tuyo

via GIPHY

Gracias a dios jamás vestirías así, ¿verdad?... ¿VERDAD?

Di no al sexting con tu jefe

Por aquel entonces no existía el WhatsApp ni el Telegram, pero el concepto era el mismo. Otro consejo: nunca enviéis mensajes guarros por la intranet o el mail de la empresa. Tampoco hace falta decir que, si sale mal, la única que se arrepentirá de todo serás tú y no tu jefe. Lo mejor que te puede pasar es que te cambien de departamento, aunque seguramente acabes recogiendo las cosas de tu escritorio, por muy injusto que sea.

Comprueba siempre que el micro esté en modo ‘ON’

Lección substancial si quieres evitar hacer el ridículo delante de todo el mundo (¡Dios! ¿No os da mucha vergüenza ajena Bridget Jones en esta escena?). Y hablando de micros… No cantarás borracha en el karaoke que han montado en la cena de empresa

via GIPHY

Ni Rocío Jurado, ni Rocío Durcal, ni la Pantoja ni ninguna folclórica que se te venga a la cabeza. Mucho menos intentes cantar si llevas tres copas de más porque te grabarán y te sentirás despreciable al día siguiente cuando te enseñen que has estado bailando el aserejé con el micro entre las piernas.

Jamás te pongas unas bragas con las que no te sientes a gusto

Y esto no es un ‘no’ a la bragafaja, sino una apología a la comodidad. ¿Qué no puedes andar sin sentir cómo tu ropa interior te oprime la barriga? Pues entonces ya sabes qué hacer. Eso sí, no tienes por qué darle explicaciones a nadie que, con consentimiento, te las quiera arrancar.

Sal airosa de cualquier situación preguntando dónde está el bañoTe ves sumida en un debate de a cuatro sobre la Unión Europea. Sólo escuchas términos tales como “soberanías nacionales”, “Brexit”, “plebiscitos” y demás cosas de las que no tienes ni idea, pero te han pedido tu opinión. Solución: “¿Sabes dónde está el baño?”. Huye.

Nunca te disfraces de conejita

via GIPHY

¿En serio, no hay nada más original? Lo de conejita Playboy está muy desfasado, ¿Por qué no disfrazarse de Madame de Pompadour o Joan Crawford?

El vodka no es la solución

via GIPHY

Si no quieres acabar en Alcohólicos Anónimos, no le des un sorbo a la botella de vodka cada vez que te des cuenta de que no tienes novio. Por dios, estamos en 2016, sal, diviértete, disfruta de tu soltería. Quizá estés destinada a no encontrar marido ¿y qué? ¡Supéralo!

Comprueba siempre que la batidora de vaso está bien cerrada antes de que arruines tu cocina

via GIPHY

Es sentido común.

Los periodistas dicen “joder” todo el tiempo

Cuando Bridget presenta a sus amigos, conocemos a Shazza, una periodista que fuma como un carretero, bebe más que Las Grecas y no para de decir ‘Joder’. ¿Estereotipos? Lo dudamos (y hablamos con conocimiento de causa)

En los 2000 era fácil encontrar trabajo de periodista

Por lo menos en Londres. Y tampoco hacía falta que tuvieras demasiada experiencia, cambiar de una editorial de libros a un canal de televisión nacional era tan fácil como decirle al de recursos humanos que estás buscando un nuevo trabajo porque te tiraste a tu jefe y salió mal la cosa. Joder, Birdget, ¡qué suerte!

Nunca seas graciosa al descolgar el teléfono

via GIPHY

Siempre, siempre, te tienen que querer “tal y como eres”

via GIPHY

Di no a cualquier amor que no sea de esta manera.