1 DE MAYO

Enebro negro y maquillaje en el Día de la Madre

La primera referencia al Día de la Madre la tenemos en el antiguo Egipto, donde se celebraba un festival anual en honor a la diosa Isis, considerada como la Madre de los faraones.

Degustación en Madrid.

Degustación en Madrid.

  1. Mujeres
  2. Día de la Madre

Enebro negro, flor de hibisco y saúco. Son los ingredientes principales de una bebida ligera con sabor a cítricos que durante la mañana del sábado pudo probar todo aquel que se dio una primaveral vuelta por el centro de Madrid. El motivo de esta alegre degustación era, como no podía ser menos, el Día de la Madre.

Antes de narrar la floral experiencia convendría saber que la primera referencia al Día de la Madre la tenemos en el antiguo Egipto, donde se celebraba un festival anual en honor a la diosa Isis, considerada como la Madre de los faraones. Posteriormente, en la Grecia clásica, se organizaban fastos en honor a Rhea, la madre de los dioses Júpiter, Neptuno y Plutón.

El origen moderno de la fiesta del Día de la Madre debemos buscarlo en la Inglaterra del siglo XVII. Fue entonces cuando se empezó a celebrar una festividad en la que el cuarto domingo de Cuaresma se honraba con flores y otras ofrendas la Iglesia en la que cada uno había sido bautizado, la 'Iglesia Madre'.

Temas religiosos aparte, y tras este breve inciso, hay que destacar que la elegante, sofisticada y femenina bebida que se pudo degustar durante la mañana del sábado en el centro de Madrid lleva por nombre Ginial y tiene 25 grados de graduación. Nos adelantamos al primer domingo de mayo con este encuentro organizado por Ginial y el grupo Bodybell, en colaboración con El Español, al que fueron invitados nuestros suscriptores y del que pudieron disfrutar los paseantes que pasaron cerca del lugar de la cata, la tienda Bodybell de Gran Vía, una de las principales arterias madrileñas.

Con más de 300 puntos de venta, el grupo Bodybell representa el sector de la perfumería líder en España, en cuanto a facturación se refiere. Los orígenes de esta cadena de establecimientos se sitúan en una pequeña empresa con algunas tiendas localizadas en Madrid, que poco a poco fueron multiplicándose tanto por la capital como por otras provincias españolas.

Además de la degustación del licor, un grupo de especialistas asesoró al centenar de paseantes que entraron a la tienda sobre posibles tratamientos de belleza y cuidado personal. “Me gustan mucho este tipo de iniciativas. Iba dando un paseo con mi marido y me ofrecieron este cóctel. Sabía ligeramente amargo, muy fresco y floral”, manifestaba la madrileña Marta González.

“Después me hicieron un tratamiento anti envejecimiento y me explicaron cómo cuidar mi cutis. Soy madre de dos pequeños y agradezco que se celebren días como éste”, añadía la madre con su cóctel en la mano. Un experto en bebidas alcohólicas, Álvaro Illán, explicó a Marta cómo se hace este tipo de elixires alcohólicos.

“En el proceso de destilación de Ginial, el enebro, los cítricos y las flores se destilan por separado en alambiques de cobre. Después, los destilados se mezclan en las proporciones adecuadas y dan como resultado un producto suave y delicado, caracterizado por las notas intensas a naranja, pomelo y limón”, comentaba Álvaro sonriente, antes de retirarse a su hogar para celebrar el Día de la Madre junto a su familia.