Fotografía

Así de feliz es una infancia sin móvil ni televisión

En la jungla. Una fotógrafa retrata el día a día de sus cuatro hijos en una zona rural de Nueva Zelanda sin más distracciones que su imaginación. El resultado es enternecedor.

Una de las imágenes de la familia

Una de las imágenes de la familia

Que levante la mano quien no haya visto a un padre enchufar a su hijo al iPad para que esté tranquilo. O al que le deja el móvil para que vea La patrulla canina o Peppa Pig y deje de llorar.

Esas son las rutinas cotidianas de cualquier familia que vemos en nuestro día a día y por las que una fotógrafa neozelandesa ha creado una maravillosa serie de fotografías a modo de reivindicación.

Niki Boon cuenta, tanto en su página de Facebook como en su cuenta de Instagram, que "viven una vida simple en una zona rural de Nueva Zelanda en un terreno rodeado de ríos, colinas y arbustos".

Old tyre

Una foto publicada por Niki Boon (@nikiboonphoto) el 26 de Mar de 2016 a la(s) 12:34 PDT

#wildandfree #newzealand #unschool

Una foto publicada por Niki Boon (@nikiboonphoto) el 12 de Abr de 2016 a la(s) 1:11 PDT

Una foto publicada por Niki Boon (@nikiboonphoto) el 25 de Mar de 2016 a la(s) 1:12 PDT

Boon asegura en su página web que sus hijos no están escolarizados y viven sin televisión o aparatos electrónicos. "Estoy aquí para celebrar el mágico lugar que he elegido para vivir con mi familia".

Una foto publicada por Niki Boon (@nikiboonphoto) el 7 de Abr de 2016 a la(s) 1:26 PDT

Mud ,apparently it is best when you are completely immersed in it #childhood #newzealand #unschool #blackandwhite

Una foto publicada por Niki Boon (@nikiboonphoto) el 10 de Abr de 2016 a la(s) 1:21 PDT

Una foto publicada por Niki Boon (@nikiboonphoto) el 6 de Abr de 2016 a la(s) 1:24 PDT

Esta fotógrafa documenta sus vidas en la naturaleza tal y como es, sin artificios electrónicos. Quiere hacer ver que estas fotografías "son un reflejo de una infancia muy arraigada en mi propio pasado. Una infancia que ahora transmito a mis propios hijos".

"Creo que mis hijos están justo donde pertenecen: cubiertos de barro, corriendo y viviendo con la naturaleza. Pertenecen aquí, salvajes y libres, conectados con la tierra en una forma donde el paisaje comienza y termina sus pequeñas almas".

Si queréis ver más imágenes de esta serie de fotografías podéis hacerlo aquí y aquí.