Sexo

Estos 5 hábitos afectan a tu vida sexual

Comer mal, dormir con los pies destapados, tener un trabajo estresante o incluso abusar de la tecnología.

La vida en pareja se ve perjudicada por la tecnología. iStock

La vida en pareja se ve perjudicada por la tecnología. iStock

  1. Sexo
  2. Alimentación
  3. Ejercicio físico

Comer mal, dormir con los pies destapados, tener un trabajo estresante o incluso abusar de la tecnología. Todo esto puede afectar a tu vida sexual. Y es que todo en nuestro cuerpo está conectado. Si no quieres que tus malos hábitos se reflejen en él, comienza a llevar una vida más sana.

Pies fríos

iStock

iStock

Si en el sexo mañanero te cuesta llegar al orgasmo, puede que sea culpa de haber dormido con los pies destapados. La Universidad de Groninga, en los Países Bajos, realizó un estudio que dictaminó que el 50% de las parejas que no pudieron llegar al orgasmo durante la investigación tenían los pies fríos.Cuando los pies estaban más calentitos, las personas que alcanzaron el orgasmo aumentó a al 80%. Así que si tu pareja te pide que te quites los calcetines… piénsatelo dos veces.

Estrés

iStock

iStock

Tu jefe te pide resultados y te matas a trabajar. Cuando llegas a casa, tienes a los niños correteando, el perro ladrando, el teléfono que no para de sonar… Cualquier situación de estrés repercute en tu vida sexual más de lo que imaginas.

Esto ocurre porque el estrés libera en el cuerpo la hormona cortisol. En pequeñas dosis es esencial, pero cuando generamos de más puede acabar con la libido. Así que dile a tu pareja que este fin de semana os vais de spa sí o sí.

Mala alimentación

iStock

iStock

Olvídate de las hamburguesas y pizzas diarias. Ya sabemos que las dietas ricas en grasas son responsables de complicaciones cardiovasculares, pulmonares, diabetes y de sobrepeso.

El exceso de peso puede desequilibrar tus hormonas. Y cuando hablamos de hormonas hablamos de la testosterona. Si tienes un nivel de testosterona baja, el deseo sexual disminuye.

Ingerir demasiado alcohol

iStock

iStock

Mientras que un buen vaso de vino puede ayudar a tener mejor estado de ánimo, la botella entera puede acabar matando tu deseo sexual. Esto es porque el alcohol hace disminuir una hormona llamada DHEA, conocida como la hormona de la juventud y que influye también en la producción de hormonas sexuales.

Además el alcohol afecta al sistema nervioso central y provoca que tus movimientos sean más lentos. Una noche loca de alcohol y tabaco puede producir disfunción eréctil.

Uso de la tecnología

iStock

iStock

No daña tu cuerpo, pero sí tu vida social. La vida en pareja se ve perjudicada por la tecnología. En Estados Unidos, el 67% de las personas se van a la cama con su teléfono móvil. Sustituir el sexo por la tecnología no es buena idea. Así que apaga el móvil o déjalo a un lado y procura ser un buen amante.