Jaime Botín y el cuadro que le ha costado sentarse en el banquillo

Jaime Botín y el cuadro que le ha costado sentarse en el banquillo E.E.

Tribunales

El fiscal pide 4 años de cárcel a Jaime Botín por sacar ilegalmente un 'picasso'

El banquero escondió 'Cabeza de mujer joven', valorado en 26,2 millones de euros, para venderlo en Londres sin permiso administrativo.

María Peral

El banquero Jaime Botín Sanz de Sautuola se enfrenta a una petición de pena de 4 años de prisión y multa de 100 millones de pesetas por un presunto delito de contrabando del que le acusa el Ministerio Fiscal. Abocado a sentarse en el banquillo, el tío de la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, se arriesga también a perder la propiedad del cuadro de Picasso que pretendía vender en Londres de una manera presuntamente ilegal, dado que no tenía autorización administrativa para sacarlo de España.

El fiscal reclama que 'Cabeza de mujer joven', pintada por Picasso en 1906, sea adscrita al dominio público español. La obra fue intervenida en Córcega, oculta en un yate de Jaime Botín, y entregada en agosto de 2015 a la Guardia Civil.

De acuerdo con el escrito de acusación presentado por el Ministerio Público, en 2012 Jaime Botín se puso en contacto con Christie's, especializada en subastas de obras de arte, para vender en Londres 'Cabeza de mujer joven', que en ese momento estaba en la residencia del banquero en Somosaguas (Madrid).

Christie's le informó de que, dada la antigüedad de la pintura (superior a 100 años), debía pedir autorización al Ministerio de Cultura español para su exportación al tratarse de un bien perteneciente al patrimonio histórico español.

En diciembre de 2012 Cultura denegó la salida del cuadro de España y declaró su inexportabilidad "por no existir obra semejante en territorio español, siendo una de las pocas obras de Picasso en el período Gósol, etapa en la que se ve influenciado por la plástica del arte ibérico, con influencia decisiva en el cubismo y en la evolución posterior de la pintura en el siglo XX". La decisión se notificó tanto a la galería como a Botín.

"Plenamente consciente"

"Pese a ser plenamente consciente de la total y patente prohibición administrativa expresa", afirma el fiscal, "el acusado trasladó el cuadro al yate de su propiedad real, cuando en el mes de junio estaba atracado en el puerto de Valencia, con la finalidad de sacarlo ilícitamente de nuestro país, dando instrucciones a su capitán para que ocultara a las Autoridades la presencia de la obra en el barco".

El Servicio Fiscal de la Guardia Civil realizó el 10 de junio de 2015 una inspección en el buque, requiriendo al capitán para que hiciera una declaración de los bienes que estaban a bordo. "Siguiendo las instrucciones de su patrón, y sin que conste su conocimiento de la prohibición de salida del cuadro, el capitán no incluyó en el listado esta obra de arte, aunque sí otras", señala el escrito de acusación del fiscal.

En julio de 2015 el yate de Jaime Botín atracó en Córcega con la obra de Picasso a bordo. "Los servicios aduaneros franceses, al tener conocimiento de que el acusado estaba tramitando el permiso de salida del vuelo con un cuadro, ordenan la pertinente inspección de su interior, lo que llevan a cabo el 30 de julio de 2015 con consentimiento del capitán, localizando el cuadro embalado en la cabina del comandante", relata el fiscal. El cuadro fue intervenido por las autoridades francesas y devuelto a España.