El gestor suizo, Arturo Fasana.

El gestor suizo, Arturo Fasana.

Caso Gürtel

Arturo Fasana: “Correa sólo ocupaba un 3% de la cuenta Soleado”

El gestor suizo aseguró al juez De la Mata que el dinero del jefe de la trama era un pequeño porcentaje de una cuenta por la que habrían pasado grandes fortunas y personajes de renombre.

Carlota Guindal

Arturo Fasana es uno de los gestores suizos de más renombre entre las personalidades españolas que durante años han querido esconder su patrimonio en el país helvético. Fasana ha acabado en manos de la Justicia por mover el dinero del líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, a quien le llegó a crear una sociedad en Panamá. Fasana es un hombre con mucha influencia pero el pasado mes de mayo tuvo que enfrentarse al juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, quien le interrogó como investigado en una de las piezas del caso Gürtel, en el que se dilucida un pelotazo urbanístico en Arganda del Rey (Madrid) por el que se habrían cobrado en comisiones varios millones de euros.

Fasana es el hombre que ha gestionado la famosa cuenta Soleado, a través de la cual se ha movido mucho dinero de personalidades españolas, y de la que siempre se ha dicho que podía mover los cimientos del Estado si se conociera la identidad de todos sus clientes. Los investigadores sospechan que por el pelotazo de Arganda del Rey, Correa pudo llevarse, como intermediario, una comisión de cerca de 25 millones de euros.

Ese dinero o parte de él, habría acabado en manos de Fasana para que lo gestionara adecuadamente. Sin embargo, este gestor negó cualquier irregularidad. Según sostuvo ante el magistrado durante su interrogatorio, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, la cuenta Soleado “no era para ocultar nada en absoluto”.

El motivo de la existencia de la polémica cuenta se debe a que algunos clientes no querían aparecer como titulares. Fasana tenía la cuenta Soleado a su nombre y desde ella hacía operaciones en nombre de terceros, sus clientes. Sin embargo, defendió que el banco era perfectamente conocedor del beneficiario real de esos fondos y tenía que dar su aprobación.

La cuenta Soleado siempre ha sido un misterio. Y en su declaración ante el juez, Fasana no contribuyó a disipar tal enigma. “¿Cuál es la proporción a todo el portfolio de la cuenta de Correa y Crespo?”, le preguntó su abogado defensor. “Era un porcentaje del 3 o 4%”, contestó.

Además, procuró eludir cualquier responsabilidad. “El gestor no puede actuar solo, tiene que esperar a que el beneficiario económico de una instrucción”. Según relató, en aquella época en la que Correa era un gran hombre de negocios, “era normal utilizar ese sistema para mandar dinero”. “Ahora-añadió- eso no se hace”.

Los tachones, de la Fiscalía suiza

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, que lleva años investigando esa cuenta Soleado en el marco del caso Gürtel, elaboró un informe sobre ella en 2013, pero la información remitida por las autoridades suizas era "parcial" y estaba llena de tachones. "Los extractos en los que se refleja el conjunto de movimientos existentes en las diferentes subcuentas que conforman la cuenta Soleado se encuentran tachados y ocultos bajo la palabra 'omisis', lo que impide reconstruir la dinámica seguida por la posición bancaria", apuntaron entonces los investigadores en su informe.

EL ESPAÑOL ya accedió en su día a la documentación que desvelaba los nombres de aquellos beneficiarios: el financiero Ramón Blanco Balín y otros tres empresarios, que ingresaron en sus cuentas varios millones de euros en al menos 13 operaciones realizadas con el depósito suizo.

Los tachones en sus papeles no eran fruto de pretender esconder nombres relevantes de la cuenta Soleado. Según la versión de Fasana al juez, fue el fiscal suizo quien hizo esos tachones para responder a la comisión rogatoria enviada por la Justicia española. El juez del caso Gürtel remitió a Suiza posibles nombres con cuentas gestionadas por Fasana. “Si había personas que no tenían nada que ver con este procedimiento y no estaban en la lista remitida se habrán tachado (sus nombres)”, añadió. Sin embargo, aclaró que los suprimió el fiscal suizo.

A preguntas de la Fiscalía Anticorrupción, la cuenta Soleado se sabía de donde venía, no era oculta para el banco que lo gestionaba. “Cuando salían los activos de Soleado, las cuentas del cliente, el banco lo sabía y tenia que estar de acuerdo. A la salida, se registraba el número, domicilio y dirección del cliente. Cualquier movimiento de Soleado iba con una ficha del beneficiario”, apuntó.