Delito de contrabando

Jaime Botín declara como investigado que el 'Picasso' nunca estuvo en España

El banquero intentó sacar la obra pictórica “Cabeza de mujer joven” del país pese a la prohibición expresa de la Audiencia Nacional.

Jaime Botín declara como investigado por un delito de contrabando.

Jaime Botín declara como investigado por un delito de contrabando. EFE

El expresidente de Bankinter, Jaime Botín, ha mantenido ante el juez que le investiga por un delito de contrabando que el cuadro Cabeza de mujer joven, de Pablo Picasso, nunca ha estado físicamente en España y por tanto no es legítima la orden de la Audiencia Nacional de prohibirle sacar el cuadro del país. Esta obra pictórica fue interceptada en la isla de Córcega por la Guardia Civil cuando el hermano del fallecido Emilio Botín intentaba hacerlo llegar a Suiza y desde ahí a Londres para subastar la obra por 26 millones de euros.

Esta historia comienza en 2012, cuando Botín pide autorización para sacar el cuadro del país para venderlo en la casa de subastas Christie's Ibérica. Al año siguiente, el Ministerio de Cultura rechazó su solicitud porque debido a las características especiales de la obra debía permanecer en España. El banquero se negó a aceptar esta negativa que le impedía trasladar su obra para venderla en Suiza y recurrió ante la Audiencia Nacional, que confirmó la prohibición y la obligación de mantener el 'Picasso' en el país.

Botín esperó y en el verano de 2015 se dispuso a inclumplir la sentencia de la Audiencia Nacional y trasladar la obra en yate hasta Córcega y desde ahí la idea era meterlo en un avión que la trasladaría a Suiza para venderlo en una subasta, según sostienen las pesquisas de la Guardia Civil, misión que no se cumplió porque los agentes del grupo de Patrimonio Histórico, que controlaba el cuadro, lo interceptó a tiempo.

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) abrió una investigación, a petición del Ministerio de Cultura, representado por la Abogacía del Estado, contra Botín por un presunto delito de contrabando. Después de un año de instrucción, el magistrado citó a declarar al expresidente de Bankinter el pasado 26 de octubre, según ha podido saber EL ESPAÑOL de fuentes jurídicas.

Durante su interrogatorio ante el juez Enrique Presa, Botín mantuvo que ni el Ministerio de Cultura ni la Justicia le puede prohibir sacar de España el cuadro porque jamás ha estado en España. Es decir, su versión es que Cabeza de mujer joven siempre ha estado en su yate con bandera británica y por tanto aunque estuviera anclado en el puerto de Valencia debe regirse por las leyes británicas.

Sin embargo, esta versión se cae por su propio peso, según las fuentes jurídicas del caso consultadas. Tanto es así, que después de escuchar al banquero, el juez va a continuar adelante con la investigación y va a practicar nuevas diligencias antes de concluir con la instrucción.

"Contingencias fiscales"

Por ahora, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pozuelo no ha recibido respuesta de la Agencia Tributaria para que le aclare las “contingencias fiscales” en las que podría haber incurrido el expresidente de Bankinter dado que tanto el cuadro como la embarcación están a nombre de sociedades radicadas en el extranjero, según las mismas fuentes jurídicas.

La versión ofrecida por Botín respecto al lugar donde ha permanecido el cuadro ha sido contradicho por otros indicios. Inicialmente, cuando el propietario del cuadro pidió la exportabilidad de éste, comunicó que la obra se encontraba en Madrid. Sin embargo, después de que Cultura le prohibiera sacar el cuadro, Botín alegó que se habían cometido varios errores, entre ellos que el cuadro no estaba en España y por lo que no era competencia de Cultura decidir sobre su exportación, y que no era de su propiedad directa, sino de una sociedad panameña, Euroshipping Charter Company Inc.

Con este alegato, Botín puso la obra de Picasso rumbo a Suiza en el verano de 2015. Sin embargo, tanto Cultura como la Audiencia Nacional ya le advirtió que aunque fuera verdad que el cuadro nunca salió de su yate con bandera británica “la existencia de un buque en un puerto español le hace someterse a las normas del Estado ribereño”, con lo cual su tesis no se sostiene.

Christie's aseguró que estaba en Madrid

Pero es que además, durante la instrucción por la investigación de contrabando declaró como testigo el consejero delegado de Christie's Ibérica, Juan Várez, quien aseguró que Botín acudió a las oficinas de Madrid de la casa de subastas con la obra para hacerle una fotografía de gran calidad para iniciar la preparación de la subasta.

Tras la denegación de Cultura se paralizó el traslado, a pesar de que Botín les aseguró que “la cosa se iba a resolver”, según esta testifical. Christie's advirtió que sin autorización el cuadro no se trasladaría. Es más, fue la casa de subastas la que inicialmente solicitó el permiso de exportación definitiva, con aduana de salida en Madrid y destino Londres. En la solicitud se declaraba que el cuadro se encontraba en Madrid, siendo el propietario Jaime Botín. La obra fue valorada en dicha solicitud en 26,2 millones de euros.