Audiencia Nacional

Zapata: “Condeno el terrorismo y para nada soy antisemita”

El concejal del equipo de Carmena se enfrenta a un año y ocho meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo.

Guillermo Zapata (i) durante el juicio que se sigue contra él.

Guillermo Zapata (i) durante el juicio que se sigue contra él. Efe

  1. Audiencia Nacional
  2. Caso Zapata
  3. Guillermo Zapata
  4. Terrorismo
  5. Cárceles

El concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, ha condenado el terrorismo y ha asegurado que no odia a los judíos para justificar los chistes que hizo hace más de cuatro años a través de la plataforma Twitter. “Yo condeno el terrorismo y para nada soy antisemita”, ha explicado el concejal de Manuela Carmena en el juicio en el que se enfrenta a un año y ocho meses de prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo.

El concejal del Ayuntamiento de Madrid ha explicado las razones por las que en su día hizo comentarios sobre la víctima de ETA, Irene Villa, o sobre el holocausto judío, y que ha reconocido que fue un “error”. Zapata se enfrenta a esta acusación con el criterio en contra de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que no le acusado. Únicamente, el concejal tiene en su contra la acusación de la asociación de víctimas Dignidad y Justicia, a pesar de que la propia Irene Villa dijo que no se sentía humillada por sus comentarios realizados años antes de entrar en política.

Ha explicado que cuando publicó esos 'tuit' era guionista y trabajaba para un proyecto de audiovisuales. Para Zapata, cuando entró en política y llego a concejal se quisieron utilizar sus comentarios para ir contra él.“Se quiso dar la imagen que era una persona cruel, violenta y antisemita. Por eso cerré mi cuenta de Twitter. Dos días después dimití de mi cargo y di una rueda de prensa para explicar lo sucedido”, ha alegado.

La Fiscalía entiende que estos comentarios están sacados de contexto y ocurrieron hace varios años, mucho antes de que Zapata entrara en política. No se hubieran conocido si el dirigente de Podemos no hubiera accedido a un cargo público. El juez de la Audiencia Nacional que instruyó la causa, Santiago Pedraz, también consideró que no había habido intención de enaltecer el terrorismo ni humillar a las víctimas.

Sin embargo, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional obligó al magistrado a sentarle en el banquillo de los acusados por comentarios como: “han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos"; o "¿cómo meterías a 5 millones de judíos en un seiscientos?, en un cenicero".

Zapata ya explicado que estos comentarios se realizaron en el marco de un ejercicio de humor negro, aunque la Audiencia entendió que sus 'tuit' "pueden indicar un cierto grado de desprecio a las víctimas del terrorismo, y una cierta y bastante manifiesta trivialización del terrorismo que podría exceder de lo que es un mero ejercicio del humor negro".

En su declaración como acusado, el concejal ha indicado que él no fue quien se inventó el chiste sino que se limitó a citarlo. Según ha defendido, escribió el comentario durante un debate público sobre los límites del humor negro para mostrar “aquello que tiene un perjuicio mínimo en un entorno pequeño, pero que se puede desdibujar en la red". "Un chiste puede no ser gracioso, pero tener formulación de chiste”, ha concluido.

En los informes definitivos, el fiscal ha mantenido la petición de libre absolución mientras que la abogada de Dignidad y Justicia ha mantenido la petición de cárcel así como la inhabilitación absoluta para cargo público. Además, ha acusado al Ministerio Púbico de no querer investigar lo hechos.