Caso tarjetas black Cajamadrid

El fiscal de las 'black': “Los abogados intentan sacar agua de las rocas, pero el agua no es potable”

El Ministerio Público se ha opuesto a las pretensiones de las defensas de anular el juicio. El viernes empiezan los interrogatorios.

Algunos de los acusados en el juicio por las tarjetas black.

Algunos de los acusados en el juicio por las tarjetas black. Efe

“Los abogados han intentando sacar agua de las rocas pero el único agua que ha salido no es potable”. Con esta frase ha arrancado el alegato del fiscal en el juicio por las 'tarjetas black', Alejandro Luzón, para oponerse a todas las cuestiones planteadas por las defensas para intentar anular el proceso judicial y que no continúe la vista oral.

El fiscal ha ido punto por punto desmontando los alegatos de los abogados de los 65 acusados. En la primera sesión del juicio, Bankia -que actúa como acusación particular en calidad de perjudicada-, presentó una nueva batería de correos electrónicos para aportarlos en la causa, petición rechazada por unanimidad de todas las defensas por vulneración del derecho ala intimidad. “Que tengan carga intimidatoria no convierte en personal algo que es profesional”, ha explicado Luzón al tribunal de la Audiencia Nacional.

Según ha explicado, todos estos correos electrónicos, en los que se puede leer cómo muchos usuarios de las tarjetas pedían la ampliación del límite de la tarjeta porque no les era suficiente, son correos corporativos propiedad de Caja Madrid. Para el fiscal, la obtención por parte de Bankia de esos correos cumple los requisitos de idoneidad, necesidad y proporcionalidad. “Se trataba en caso de Bankia de una medida justificada. Existe un indiscutible interés de la entidad por descubrir prácticas irregulares, máxime en una entidad que ha requerido una importantísima inyección de fondos públicos”, ha defendido el fiscal.

Otro de los puntos tratados en la sesión del lunes por las defensas es la falta de legitimación de Bankia y del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de personarse como perjudicados dados que cuando se hicieron uso de las tarjetas black -y con las que se llegaron a gastar un total de 15 millones de euros- Bankia no existía y el fondo no había rescatado la nueva entidad.

Un funeral para los españoles

“No es que Bankia y el FROB tengan vela en el entierro, es que vela tenemos todos los españoles que hemos pagado la inyección de fondos en Bankia. No sé si un entierro pero sí algo parecido a un funeral para los ciudadanos españoles. El FROB encarna los intereses económicos de los españoles y el fiscal va a velar por la protección de todos los españoles”, ha zanjado Luzón.

Respecto a las hojas Excel elaboradas por Bankia con los gastos de las tarjetas que plantearon las defensas como motivo de nulidad, Luzón ha recordado que son numerosas las sentencias de la Audiencia Nacional que han condenado por estafa a acusados con los únicos extractos telemáticos que el comercio desde el que se hace uso la tarjeta envía de manera automática al banco, sin necesidad de los recibos.

Además, ha defendido la legalidad de esos datos, que aporta Bankia a la Fiscalía Anticorrupción una vez que ésta decide investigar los hechos, tras la alerta del FROB de que se han podido cometer irregularidades con el uso de esas tarjetas. Las defensas mantienen que Bankia se ha apropiado de esos documentos cuando no son de su propiedad, sino de Caja Madrid. ¿Cómo se supone que debe seguir Bankia el negocio bancario de Caja Madrid sin un sólo documento de ésta?”, ha preguntado retóricamente el fiscal. “Resulta que Rodrigo Rato dice que reprodujo el sistema de Caja Madrid pero ahora las defensas dicen que Bankia no podía hacer uso de la documentación de la caja”, añade.

El tribunal ya tiene encima de la mesa la exposición de todas las cuestiones previas y será el viernes, al inicio de la tercera sesión, cuando anuncie si estima alguna de ellas. Si todo sigue su cauces, el viernes comenzará el interrogatorio como acusado del expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, y continuará por su sucesor en el cargo, Rodrigo Rato.