'Caso Nicolay'

La Policía descubre los engaños de Nicolás en sus supuestos negocios en Guinea

Hizo creer a un empresario para pedirle dinero que había organizado un viaje extraoficial del presidente guineano Teodoro Obiang en Madrid con Mariano Rajoy.

Francisco Nicolás, en las inmediaciones de la sede de la Comunidad de Madrid

Francisco Nicolás, en las inmediaciones de la sede de la Comunidad de Madrid Twitter

La Policía ha detectado todo una lista de engaños que Francisco Nicolás Gómez Iglesias pergeñaba y planeaba para conseguir que ciertas personas le prestaran dinero, le hicieran favores o le revelaran información, en algunas ocasiones de carácter sensible. Todo, decía él, en pro de España, del Gobierno y del Estado. Uno de los episodios que sale ahora de la investigación es que el joven pidió dinero a un empresario haciéndole creer que debía pagar la estancia en Madrid del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, en una visita extraoficial que hacía con el presidente del Gobierno y que él se estaba encargando de la organización.

El joven estudiante explicaba a su interlocutor que él iba a correr con todos los gastos. "Muchos negocios los voy a hacer yo y me dijeron que tenía que encargarme de sus gastos aquí”, decía, según consta en una “nota” guardada en su teléfono y cuyo destinatario, según al Policía, podría ser al empresario andaluz Manuel García Gallardo.

Según recoge en la nota, ese viaje de Obiang a Madrid iba a ser el 13 de agosto de 2014 pero la Policía ha identificado que en esas fechas él se encontraba en Ribadeo (Galicia) en el viaje que organizó para visitar el propietario de la empresa de autobuses Alsa, haciéndole creer que iba a acudir el rey Felipe VI, y que obviamente nunca apareció.

Pago a policías

Así, la Policía concluye en un informe entregado al juez de Madrid Arturo Zamarriego que la fecha del supuesto viaje de Obiang a España “se realizó el viaje a Ribadeo y por supuesto Francisco Nicolás no estuvo con Teodoro Obiang ni con Mariano Rajoy”.

Los agentes encargados de la investigación sostienen que aunque no se puede corroborar que el empresario finalmente le prestó el dinero, el joven guarda otra nota seguida a la anterior cuyo interlocutor es el policía municipal Jorge González Hormigos -investigado por utilizar medios de la Policía para llevar en coche oficial al pequeño Nicolás a Ribadeo haciéndole creer que se trataba de un viaje organizado por el Gobierno- en el que le dice: "Tengo una parte pero todavía me falta la otra...".

Para la Policía, este mensaje está claramente relacionado con otros anteriores con este mismo funcionario en el que le hablaba de entregarle un “sobre con los honorarios” por los servicios prestados. En ese mismo mensaje, pedía al agente que coordinara el viaje que se iba a realizar hasta Ribadeo, ya que según el pequeño Nicolás, “es el mayor acuerdo y mayor negocio que ha hecho”.

En ese mensaje, insistía a González Hormigos que “de verdad que vas a tener todo ya… como muy tarde mañana”, entendiendo la Policía que está reconociendo una deuda económica y la promesa de su pago.

Amigo del ministro

De la investigación policial se desprende cómo el joven presumía de tener relaciones con altos cargos del Gobierno, como el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, o el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez.

Mensajes del pequeño Nicolás

Mensajes del pequeño Nicolás

Estos mensajes se los envió a J.A.S., un guardia civil destinado en la Casa de su Majestad el Rey, a quien le prometía ayudarle en su carrera profesional, a cambio de pedirle información de las Bases de Datos policiales.

Acto del Rey a cambio de dinero

No se puede negar que Francisco Nicolás se granjeó buenas relaciones. De esta manera consiguió meter en la lista de invitados en el pasamanos de la Proclamación del rey Felipe VI a Catalina Hoffman, presidenta fundadora de Vitalia, la primera red de franquicias de centros de día en España, y él fue como su acompañante. Según el informe policial, después del acto, el joven le pidió “un favor muy importante”. Debía pagar 378.000 euros y le faltaban 58.000 euros, cantidad que consiguió que la mujer le prestara.

En ocasiones, las personas con las que contactaba no llegaran a acceder a sus pretensiones pero otras veces sí le salió bien. Es el caso de un directivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Juan Munguira, “a quien hizo creer que trabajaba directamente para la Vicepresidencia del Gobierno y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Según la Policía, este directivo pudo entregarle datos con información privilegiada de alguna empresa haciéndole creer que era para el departamento de Soraya Sáenz de Santamaría.