Ritaleaks

La Fiscalía archiva el 'Ritaleaks'

No ve que Barberá cargara al Ayuntamiento gastos no municipales "sin perjuicio" de que exista algún "déficit" en la justificación de viajes.

La exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

La exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

  1. Ritaleaks
  2. Valencia
  3. Rita Barberá
  4. Fiscalía
  5. Ayuntamiento de Valencia

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha archivado el llamado caso Ritaleaks sobre el gasto que denunció Compromís de 248.000 euros del Ayuntamiento de Valencia y de la alcaldía en concepto de representación y que consideraron que eran gastos “suntuosos”. La Fiscalía ha decidido archivarlo al estimar que no ha reunido el “grado de seguridad que una imputación delictiva requiere” sobre los gastos cargados por la exalcaldesa de Valencia y actual senadora, Rita Barberá.

Compromís llevó ante el Ministerio Público antes de las elecciones locales de 2015 un listado de facturas a cargo del consistorio por viajes y regalos de Barberá y del resto de la corporación. Entre las facturas hay pagos en ‘suites’ de hoteles cinco estrellas a 650 euros la noche o alquileres de coche por 5.000 euros. En este último caso, existe una factura de 4.912 euros por el alquiler de un coche que estuvo a su disposición durante ocho horas al día en su viaje a Londres en 2011 para reunirse con el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclesstone. También hay un gasto de más de 32.000 euros en ‘Regalos de Navidad’ que se corresponde a envíos de cajas de naranjas.

El escrito del fiscal sostiene que estos regalos son “un producto característico de la ciudad”, que no “tienen un precio elevado” y que los destinatarios eran personas con relevancia pública y social, mayoritariamente cargos del PP, por lo que sostiene que las personas agasajadas no son de su ámbito personal o familiar.

En cuanto al gasto de los viajes, el fiscal del Supremo destaca que “la mayoría” tiene una explicación “aunque sea somera”. Sí apunta que existe en algunos un “déficit de justificación”, pero concluye que es en el ámbito de la jurisdicción contable donde debe determinarse si el gasto cargado a las arcas fue correcto.

El Ritaleaks estaba siendo investigado por la fiscalía delegada de Anticorrupción en Valencia que, en mayo, decidió pasar el caso al Supremo tras ver la existencia de un posible delito en el que habría incurrido la senadora y aforada.